1980: transición, crisis y esperanzas

Sáenz, Andrés. “1980: transición, crisis y esperanzas”. La Nación, Crítica de Teatro. (San José, Costa Rica), 9 de enero de 1981, p. 4b

Para el movimiento teatral costarricense y para el público aficionado al teatro, 1980 fue un año de transición. Si bien se recuperaron espectadores que se habían alejado de las salas en 1979, no hubo, en el 80, un aumento importante del número de asistentes. Aunque el Teatro Carpa hizo esfuerzos encomiables de divulgación a comunidades, esta actividad estuvo circunscrita al Valle Central, y si a la Compañía Nacional de Teatro le correspondía según su reglamento, hacer giras por el territorio nacional, en 1980 no realizó ninguna, y delegó esta importante función en jóvenes egresados del Taller Nacional de Teatro.

Quizá el problema fundamental con que se enfrenta el teatro en Costa Rica sea la selección del repertorio. En general, durante la temporada pasada el escogimiento de las obras no fue atinado, pues muchas estaban por encima de las capacidades de los grupos mientras que otras sencillamente eran malas o no tenían nada que decirle al público local. Sin embargo los jóvenes del Teatro Tiempo y del Teatro Estudio de la Universidad Nacional supieron escoger las piezas que presentaron e hicieron un aporte valioso al año teatral debido a la calidad de sus representaciones.

La Compañía Nacional de Teatro está en franca crisis. En todo el año sólo realizó tres montajes, uno de ellos estrenado en diciembre, del que de dieron unas pocas funciones antes de que el elenco entrara en su receso anual. Además, la sala de CNT se mantuvo cerrada semanas enteras. Esto es señal de que la compañía oficial del país ha sucumbido a la arteriosclerosis burocrática y que su actividad no justifica el elevado presupuesto que le paga el contribuyente.

El Teatro del Ángel cumplió en octubre cinco años de ininterrumpida labor en su sala de Cuesta de Moras. Como en los años anteriores, su principal contribución fue mantener la sala abierta todo el año con montajes de alta calidad profesional. Los demás grupos harían bien en aprender la lección que la estadía del Ángel en Costa Rica les enseña: guardar a cabalidad el compromiso adquirido con el público y con el oficio del teatro. Su anunciada partida del país dejará un vacío que únicamente la dedicación y la constancia de las otras agrupaciones podrían llenar.

Un estreno del autor nacional Alberto Cañas que obtuvo éxito de público y de crítica salvó la temporada del Teatro Universitario (TU), cuyas presentaciones anteriores a esta obra fueron decepcionantes. El TU debe escoger con mayor tino y esmero, no solo las piezas que presenta, sino igualmente a los directores que confía los montajes.

El año 1980 no reveló ningún talento extraordinario, pero el buen trabajo de los jóvenes Gerardo Bejarano y Ana Istarú promete mucho para el futuro. También, Jaime Hernández confirmo su capacidad como director y Leonardo Perucci demostró en las tablas que ha sido una magnífica adquisición para la escena costarricense.

A la larga, tal vez el hecho más significativo para el teatro nacional durante 1980 será la traducción de Troilo y Cresida, de William Shakespeare, hecha por don José Basileo Acuña y publicada por la editorial de la Universidad Estatal a Distancia. El medio artístico e intelectual del país no ha manifestado aún ninguna reacción ante el trabajo de don José Basileo y quizá tardará años en hacerlo. Pero sin duda la semilla sembrada por el insigne escritor nacional, con ésta y otras traducciones del inmortal dramaturgo inglés, dará abundantes frutos en el porvenir.

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Traducciones y otras vagabunderías

Figueres Ferrer, José. 1982. “Traducciones y otras vagabunderías. Notas literarias”. La Presa Libre. (San José, C.R.), 3 de junio 1982,  p. 7

Joaquín Gutiérrez con José María Figueres Ferrer, 1975

¿A cuál vagabundo se le ocurre a esta hora ponerse a traducir a Shakespeare al español? —Del todo vagabundo no debe de ser, porque la traducción es en verso, y probablemente llevó muchas toneladas de trabajo. Tampoco puede ser mal juez el traductor, porque escogió precisamente dos tragedias del bardo que son las preferidas de la gran crítica: el Hamlet y el Rey Lear.

Por casualidad recuerdo que Macauley expresó de pasada esta opinión sobre ambas obras, si la memoria me funciona bien, en su ensayo sobre Milton. Y, para mí, Lord Macauley es el papá y la mamá de los críticos literarios, y de los estetas.

Paradójicamente, por ser yo lector de los originales (desde la época remota de mis propias vagabunderías en Boston), no puedo establecer comparación entre estas traducciones “ticas” recientes, y otras anteriores, producidas a través de varios siglos. Ni siquiera se me hubiera ocurrido leer estos trabajos de ahora, si no fuera porque estoy prejuiciado favorablemente hacia las letras de Joaquín Gutiérrez.

Pero una vez encaminado en la lectura, comencé a sentir algo extraño. He aquí una obra literaria que me es nueva en el idioma, pero viejísima en lo que narra y dialoga, y en sus personajes y sus parábolas y sus metáforas. Me sentía como transitando por los corredores conocidos de un viejo palacio encantado, en un país remoto, oyendo voces familiares expresarse en español.

Ya una vez antes tuve esa misma sensación, al encontrarme no sé donde con los ensayos de Emerson, que yo había conocido desde mi adolescencia traducidos al catalán, que es el idioma universal en que aprendí a hablar como niño, en San Ramón de Alajuela, Costa Rica.

El lector joven de hoy, no conocedor aún de Shakespeare, al iniciarse en estas traducciones llevará una enorme ventaja, además del goce de leer las obras clásicas en lengua propia; la ventaja de no topar con todo un léxico arcaico, que tanto dificulta la lectura, y exige el auxilio frecuente de notas y diccionarios.

Gran parte del trabajo de hacha, de abrirse camino por la selva, lo ha realizado para él, el traductor, sin perder el mágico ambiente del bosque original.

Recuerdo la primera vez que leí el Hamlet en Boston, en tiempo de Cristián Rodríguez y Emilio Valverde Vega. A pesar de estar familiarizado ya con clásicos ingleses más recientes, las dificultades del vocabulario shakespeariano (aunque menos abstracto que el de Chaucer), me detuvieron durante gran parte de la noche. Pero antes de amanecer decidí, por fin, impaciente, echar carrera adelante, sin detenerme a examinar obstáculos, con la intención de volver después, sabiendo a donde iba, a explorar las curvas y recovecos del camino. Pocas páginas antes del final, tuve la sensación de que mi trabajo había sido inútil. No aparecía el desenlace trágico esperado, después de tantas horas de amenazadores nubarrones. Pero de pronto, como por encanto, se desató por todos lados la tormenta. Todos los héroes cayeron, súbitamente, dejando el escenario cubierto de cadáveres sangrientos.

Comprendí que aquellos momentos de duda y desilusión habían sido una triquiñuela; triquiñuela genial del dramaturgo.

Quien empiece hoy por leer la traducción de Gutiérrez, repetirá exactamente mi primera experiencia con el Hamlet, sin el trabajo de abrirse paso por el matorral de los arcaísmos.

Otras dos grandes ventajas tendrá a su favor quien lea directamente a don Joaquín: primera, le sucederá como a un principiante del Quijote, que comenzase por leer el Prólogo de la Segunda Parte. Sería víctima de amor a primera vista. Asimismo, los dos prólogos del propio Gutiérrez, que anteceden a las traducciones, son valiosos enfoques de un pensador de nuestro tiempo, sobre las conocidas tragedias del Siglo XVII.

Le sucederá también, pasando a otro campo enteramente distinto, como al joven matemático, que tiene a su alcance ahora, de una vez, la computadora. Quienes tuvimos que empezar por las tablas de multiplicación, después por las de logaritmos; luego por la regla de cálculo; para llegar, ya de viejos, a la época de las computadoras, envidiamos por analogía a los estudiantes de la tragedia clásica por la facilidad de que disfrutarán hoy, en sus estudios iniciales, gracias a la audacia y a la inspiración de un traductor tico vagabundo (El Hamlet y el Rey Lear de Gutiérrez están a la venta en las librerías de San José, y yo tengo comisión, según los editorialistas de La Nación).

Mucha gente ignora (y por eso el mundo anda tan mal) que yo fui traductor en Nueva York, en 1926 y 1927. Mi despacho, por si algo se les ofrece, estaba en 14 Battery Place, donde nace Broadway, en la punta de Manhattan. Pero no era yo traductor de poesía, ¡Dios me libre! Dictaba fácilmente de las lenguas latinas al inglés, en las materias técnicas cuyo vocabulario sencillo conocía: Física, Electricidad, Maquinaria. A pesar de que sabía de memoria, por otra vagabundería, buena parte de Edgar Allan Poe, y de Walt Whitman, jamás hubiera osado, ni entonces ni ahora, ponerme a traducirlos. Además, no había peligro: la oficina de traducciones de que yo formaba parte, no podía ser más burguesa. El arte y la filosofía les eran tan ajenos, como la virtud a las mozas de la venta, que Don Quijote tomaba por doncellas.

Con más ingenio que justicia se acuñó la frase italiana: “traduttore, traditore”. Hasta nuestro manchego se dejó decir que “las traducciones, como no sean de las lenguas clásicas, no arguyen mérito alguno”. Tal vez por castigo, el propio Ingenioso Hidalgo, nacido al principio del Siglo XVII, no llegó a conocer una buena versión de sus andanzas en inglés, sino hasta 1960. Anteriormente, parece mentira, el texto se pasaba del español al alemán, y de ahí al inglés. Yo debo tener todavía algunos viejos ejemplares, que resultan patéticamente malos (sin ánimo de elogiar a nadie). La única traducción buena, y definitiva, es la de Putman, que requirió once años de trabajo, y apareció hace solamente tres o cuatro lustros. El disfrute que proporciona Putnam es casi tan intenso como el del original de don Miguel. Y que me perdonen la herejía. No todo traduttore, y menos aun don Joaquín, es traditore.

Dicen que un hacendado latinoamericano residente en Chicago, que al parecer no era ningún Joaquín Gutiérrez, al leer Putnam exclamó: ¡Qué lástima que este libro tan interesante no se publique en español!

Comprar obras de Joaquín Gutiérrez

Joa­quín Gu­tié­rrez, con­tem­po­rá­neo de to­dos los hom­bres

Cortés, Carlos. “Joaquín Gutiérrez contemporáneo de todos los hombres”. Revista Nacional de Cultura: Págs. 8-12, 1993 (fragmento)

¿Quién es Joaquín Gutiérrez?

Ajedrecista de talento; editor de éxito —diez millones de ejemplares en la editorial Quimantú, en el tiempo de la Unidad Popular, hablan por sí mismos—; escritor para niños de una sola obra que le ha dado la vuelta al mundo —en 80 ediciones y más—; novelista de fama y traductor de genio  —empezó con Mao Tse Tung y terminó con William Shakespeare, algunos dicen que mejorándolo—. Todo eso es y no es Joaquín Gutiérrez. Todo eso es y no es suficiente.

Militante comunista por 60 años: amigo de Neruda y de Allende…., corresponsal de guerra en Vietnam: testigo de la revolución cultural de Mao y del deshielo de Krushov, nigromante confeso; navegante con regreso y Odiseo pródigo; fumador inclaudicable; palabrero; amiguero y amigable; visionario y socialista utópico; mirador de absolutos; gozador de felicidades; vividor de bondades; dicharachero; poeta; cuentero y amigo de sus amigos; soñador de todo lo soñable: decidor de todo lo decible.

Todo eso es y no es Joaquín Gutiérrez. Todo esto y más, pero sobre todo, simple y llanamente escritor. Y no ha querido ser otra cosa más que eso en el mundo.

Su vida se ha trenzado y transado, tejido y destejido en palabras. Su vida ha sido un nudo interminable de palabras, una continua transpiración de tinta, una red de sentido detrás del gran significado de la vida, de la gran balada universal de la que hablaban los antiguos”…

Comprar libros de don Joaquín Gutiérrez