Editan novela más reciente de Manlio Argueta

Editan novela más reciente de Manlio Argueta. Co Latino. Suplemento Cultural 3000.  (San Salvador, El Salvador), 17 de enero de 1998

La Dirección de Publicaciones e Impresos de CONCULTURA, edita la más reciente producción novelística del escritor salvadoreño Manlio Argueta “Siglo de O(g)ro”. Con esta obra, que es la más voluminosa, Argueta llega a la sexta novela de su prolífica carrera, a lo largo de la cual a obtenido importantes premios nacionales e internacionales.

“Siglo de O(g)ro’, de acuerdo con los editores, contiene las evocaciones de un niño asistido por una memoria privilegiada. El personaje es Alfonso Trece, un reyezuelo de la pobreza, rodeado de un corte de mujeres que lo miman. Los recuerdos del niño se  ven permanentemente salpicados con las narraciones de las  más hermosas narraciones rurales salvadoreñas.

Esta novela será presentada por la casa editorial nacional en el marco del Tercer Festival por la Paz el próximo 22 de enero. Al acto asistirán autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, CONCULTURA, funcionarios de la Universidad de El Salvador, en donde Argueta se desempeña como Director de Relaciones Internacionales, así como la comunidad de escritores e intelectuales que tiene expectativa sobre la aparición de otra novela de sus más prestigiados escritores.

Su primera novela “El valle de las hamacas” se publicó en la Editorial Sudamericana en 1970. Siete años más tarde su segunda novela “Caperucita en la zona roja” mereció el premio Casa de las Américas de Cuba, su novela más leída y traducida a varios idiomas es “Un día en la vida”, título tomado de una conocida canción de Los Beatles, donde Argueta narra la veinticuatro horas en la  vida de una mujer campesina en  una de las zonas conflictivas durante el período de la guerra en El Salvador.

Argueta, nacido en San Miguel en 1935, es junto a Roque  Dalton, el autor más representativo de la polémica “Generación comprometida” que comenzó a publicar sus obras literarias alrededor de los años 50. Argueta vivió en el exilio por más de una década, en Costa Rica, donde se desempeñó como catedrático universitario Centroamericana (EDUCA), Argueta retornó al país recién firmados los Acuerdos de Paz.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Manlio Argueta. “Los poetas darán de que hablar”

Chávez, Luis. Manlio Argueta. “Los poetas darán de que hablar”. Co Latino (San Salvador, El Salvador), 17 de febrero de 2001, p.7

 Entrevista de Luis Chávez.

¿Cuándo y donde nace Manlio Argueta?

Nací en San Miguel, en 1935, el 24 de noviembre. Ahí estuve toda mi infancia y adolescencia, y me vine a San Salvador a estudiar a la Universidad de El Salvador.

¿Y cómo escritor, que nace primero: el poeta o el novelista?

Comencé a escribir poesía en la escuela primaria, pero en mi edad adulta, como a los 29 años, yo necesitaba decir cosas que ya no las podía decir con la poesía, fue así como decidí meterme a la novela, sin haber tenido ninguna vocación por ésta, ni un ánimo por hacerlo.

Tenemos conocimiento que tu primer novela fue El Valle de las hamacas, la cual ganó un premio centroamericano ¿cuántas novelas has escrito a la fecha?

Bueno después de esa tengo seis novelas más, tomando en cuenta una inédita que se llama Los Poetas, que es la séptima.

Tu última novela, Siglo del O(g)ro habla mucho de tu niñez. ¿Estarías retroalimentando tu niñez, Manlio?

¡Claro!, y es lo que ha llamado la atención en San Miguel, porque realmente las dos últimas novelas que he escrito al volver a El Salvador, después de estar fuera son sobre San Miguel. Una de ellas es Milagro de la paz, que se refiere al barrio donde crecí y la otra es Siglo de O(g)ro, que es mi infancia, siempre en San Miguel.

Estar colocado entre los primeros cinco a nivel mundial con tu novelística ¿qué criterio te aviene?

En realidad del habla española estoy colocado entre los primeros cinco de 100 que escogieron. Claro que para mí es un gran estímulo. Es casi sorpresivo, ya que mi novelística no es tan conocida como la de otros novelistas que quedaron en puestos inferiores; sin embargo, algo encontraron en mi novela. Más que todo, -dicen los jurados- que es por el aporte social y la contribución en el siglo, según los contenidos de la novela, o sea, no es éxito por mayor venta o mayor publicidad que recibe una novela, sino que estudiaron influencias que ha tenido, y como mi novela “Un Día en la Vida” precisamente, que es la que galardonaron, ha tenido mucha distribución y mucha circulación a nivel mundial, de manera que es posible que eso motivó a los jurados, que no eran siquiera centroamericanos los que dieron esa denominación y es en habla española. Las 100 mejores novelas del siglo de habla hispana…Bueno, la primeras cinco: de (Gabriel) García Márquez, escogieron dos, de Carlos Fuentes, una, de Mario Vargas Llosa, otra y yo. Somos cuatro, pero como García Márquez participó con dos novelas, porque no es a los escritores, sino las novelas más importantes, entonces GABO tiene dos novelas en los primeros cinco lugares.

En los corrillos literarios se decía que te habían tomado el pelo. Muchas veces la envidia nos corroe; salieron algunos comentarios hirientes en los medios periodísticos del país. Sin embargo, mantuviste tu humildad, tu manera de ser, te conozco de años y sé la trayectoria que tienes Manlio. ¿Cuál fue tu reacción?

Al principio sentí un poco de sentimientos que me afectaban, pero, después me di cuenta que era normal. Fíjate, el hecho de aparecer al lado de Carlos Fuentes, de Vargas Llosa (Mario), para muchos intelectuales nuestros eso es inconcebible, pero, realmente, como yo se los decía, no soy yo quien lo decidí. Son jurados que trabajan en los Estados Unidos como críticos, como científicos sociales y como editores, de tal manera de que yo sabía la realidad de la nominación, pero no dejaba de sentirme afectado que mis compañeros, en vez de alegrarse y celebrar conmigo, se molestaban. Pero como sé la circulación que ha tenido la novela, lo acepté con sorpresa.

En tu poesía también nace el niño que llevas dentro. Ahí hay un verso que dice “saludas al mundo como un niño malo”, ¿estaría cargada tu poesía de lirismo, pero de un lirismo social?

Si, ese verso está en un poema que se llama Réquiem para un poeta, que yo se lo dedico a Orlando Fresedo, uno de mis poetas favoritos cuando yo me estaba formando como poeta, inclusive para ganar los premios. Quiero decirte que yo surgí de la nada. Yo gané dos primeros premios uno en noviembre y el otro en diciembre, sin que nadie supiera quien era yo, del anonimato de San Miguel, porque ese año me venía para San Salvador, y recuerdo que de los poetas que más me influenciaron fue precisamente Orlando Fresedo. También se Siglo de O(g)ro, ahí hablo de que “la infancia es la patria del poema”.

Tu trabajo no está comenzando, pues ya hay una experiencia acumulada, tenés una novela inédita… ¿qué otros proyectos tienes Manlio?

Tengo dos libros de poemas inéditos, uno que lo he venido trabajando inclusive me han publicado alguna parte en inglés, en una editorial bastante conocida en Nueva York, que se llaman Norton Press, una de las cinco o seis editoriales más grandes de Nueva York, pero yo lo quiero publicar en español.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Confesiones de Manlio Argueta. El Caso de Siglo de O(g)ro, Bio-novela circular. Hacia una aproximación antropológica

Rivas, Ramón. Confesiones de Manlio Argueta. El Caso de Siglo de O(g)ro, Bio-novela circular. Hacia una aproximación antropológica. Co Latino (San Salvador, El Salvador), 17 de enero de 1998.

 Desde Holanda.

Siglo de O(g)ro es muestra literaria en la que se conjugan recuerdos, experiencias, novedades y revelaciones en un determinado medio-cultural en la ciudad de San Miguel, El Salvador, a comienzos de la década de los años cuarenta. La minuciosidad con la que el autor describe ese medio y su gente hacen que la obra, de una vez, trascienda a otras dimensiones de carácter socio-antropológico.

Se trata de un libro autobiográfico, que por su misma naturaleza, se basa en las descripciones del mismo autor, el que a la vez nos aporta una espejo intensivo del medio en que se desenvolviera los primeros tres años de su vida. Y es que, la antropología como tal, ha intentado captar al individuo mediante descripciones autobiográficas y la obra de Argueta logra captar eso. Las descripciones autobiográficas, como la que aquí reseñamos, por su carácter intensivo en personajes familiares específicos, son de utilidad para cerrar la brecha entre los extremos conceptuales de la cultura y el individuo, de modo que la familia se convierta en el punto medio.

Y es que al ser la familia una unidad pequeña y tratable, puede ser descrita sin abstracciones y generalizaciones inevitables en la investigación de una cultura global. Además, en la descripción de los diversos miembros de una familia, como bien lo logra el novelista Argueta, vemos a individuos reales tal como viven y trabajan en medios, muchas veces, inmersos en todo tipo de vicisitudes que a su vez son ricas en experiencias para quien las puede potencializar. Manlio Argueta lo logra.

Es precisamente, en la familia, donde se pueden observar las interrelaciones entre los factores culturales e individuales respecto a la formación de la personalidad.

Manlio Argueta, tal vez sin la menor intención, en su obra, estudia una cultura nacional a través de una familia especifica, su familia. Antropológicamente hablando, vemos que la familia es una unidad natural para el estudio de las satisfacciones, las frustraciones y los desajustes del individuo y en Siglo de O(g)ro vemos conjugados esos aspectos.

El mismo autor lo revela cuando afirma que su obra “es un libro que tiene gran base biográfica”; Siempre me he afincado –nos dice- en hechos reales para partir de ahí a la creación novelística; en el caso de Siglo de O(g)ro –continúa “repare que tenía recuerdos de infancia, mis aventuras, mis amigos, mis sueños de niño, la raíz de mi inclinación poética; y me di cuenta también que tenía un material valioso para una novela”.

El mismo autor afirma que el niño se llama Alfonso Trece y comienza narrando su vida desde los tres años y medio cuando una niña de su misma edad le ofrece ser su madre. Y Alfonso Trece tiene su primera relación íntima con una mujer, ya que los dos están desnudos y ella lo toma de sus cabellos para que él se prenda de sus pechos.

Ese sueño maternal termino cuando apareció la abuela echando rayos y centellas y amenazándolo que lo iba a castigar Dios. En Siglo O(g)ro, la relación de Alfonso Trece con la abuela es muy importante, igualmente con la madre. De acuerdo al autor, el personaje de la madre es a la única que le cambia nombre y le pone el mismo de su novela Milagro de la Paz, es decir Crista. Señala también, que en la obra hay dos personajes que más le ha agradado desarrollar; se trata de Herminia, una mujer que cuido al niño desde aquella temprana edad y con la cual volvieron a encontrarse cincuenta años después cuando ya él, Alfonso Trece, era un conocido escritor. El otro personaje es Chela, una mujer que trabaja como empleada de Crista haciendo ropa en la única máquina de coser a pedal con la que contaba toda la familia para ganarse el sustento diario

¿Cuál es la importancia de esa dos mujeres? De acuerdo al mismo autor “se trata de mujeres muy humildes a quienes quiero rescatar como personas que me dieron mucho para estimular mi inclinación por la literatura”. Herminia ofrece a Alfonso Trece cariño, deferencia, comprensión solidaridad, además de atenciones casi maternales (aunque debo decir que Crista como madre juega su papel). Encontramos pues, que este cariño de Herminia hacia Alfonso Trece es determinante para despertar ciertos amores y ternuras humanas, la sensibilidad que después lo llevaría a ser el transcendente poeta que es.

¿Qué papel juega Chela? De acuerdo con el mismo autor: “Ella le enseña a Alfonso Trece las primeras canciones de dimensión emotiva como es el caso de los tangos en un ambiente sencillo donde no había ninguna comodidad comunicativa, sin acceso a los medios de comunicación hablado y apenas a los escritos”. Reconocerlo es importante, porque es parte vital en la novela, el marco socio-cultural de grandes limitaciones económicas. Por otro lado, Chela narra aventuras míticas que a ella le ocurrían causando en Alfonso Trece, por un lado, terror y por otro estimulando su fantasía. Pero eso no fue todo pues ella también la contaba los cuentos árabes de Las Mil y una Noches y de Corazón, de Amicis, a los que nunca podría haber tenido el niño personaje, mientras Crista le decía poemas de memoria o le contaba novelas, Vargas Vila o María.

Lo importante, en este hecho, es ver cómo mujeres humildes y sencillas, como salidas de un sueño, inciden en le formación de una actitud fantástica, por parte de Chela; y de apego y respeto hacia la identidad femenina que despertaba Herminia. Dos elementos que van a determinar en el futuro no solamente el carácter y la inclinación literaria de Alfonso Trece, es decir el ahora poeta y novelista internacional Manlio Argueta.

Pero indiscutiblemente, la novela no se reduce a estas dos mujeres ya que Crista quizás sea, de alguna manera, el personaje principal.

Argueta inserta en la novela doce historias míticas, como son:”La gota de coral “, “El basilisco”, “El misterio del Pajaro de Dulce Encanto y el espíritu de la coyota Teodora I y II”, “La siguanaba I y II”, y “El cadejo”, “La chinchintora”, “La carreta bruja”, y “El Cipitillo”.

La inserción de las historias míticas en la novela, viene a enriquecer más la obra pues ella nos remonta al pasado y a la vez nos hace tambalear en el presente. El mismo autor confiesa al referirse a la estructura de estas historias en la novela: “Yo pensaba que deberían ir en un recuadro dentro del texto, sin embargo tal vez por una especie de tradición editorial y o por los costos, a última hora no aparecieron dichos recuadros que son parte de la estructura novelística.

Y el autor vuelve a recalcar, como para no dejar ninguna duda en los lectores y estudiosos de todo quehacer literario a nivel nacional e internacional que: Es bueno decir también que el personaje Alfonso Trece sólo se desarrolla desde los tres años y medio, como se menciona arriba, hasta alcanzar los doce, eso significa que queda un material pendiente dentro de esta línea que puede ser una saga de bio-no-velas de Argueta. Con todo, a veces en la novela se hacen acotaciones referidas al futuro, por ejemplo cuando Alfonso Trece cuenta que se encuentra con Herminia cincuenta años después.

Sin más, en Siglo O(g)ro , se destacan las dos grandes direcciones en la narrativa que ha caracterizado a Manlio Argueta: Las mujeres como personajes determinantes y con ello, un profundo contenido social que pone en evidencia las grandes desigualdades sociales y a la vez el descubrimiento de ciertos valores culturales que determinan la identidad de la sociedad salvadoreña.

Se trata en otras palabras de una obra con profundo contenido socio-antropológico del cual no sólo los salvadoreños tenemos mucho que aprender sino que también otros países que conforman la realidad latinoamericana.

Por el título de la obra, y lo referido en cuanto a la estructura, el autor sigue demostrando que puede combinar el tema nacional con estructuras y técnicas de vanguardia. Por ejemplo la innovación en el título y también los juegos dentro del tiempo, manejado de tal manera que no afecta la fácil lectura; esa novedosa hilación de las historias que en el fondo son una sola historia, es decir una bio-no-vela, como la denomina el autor.

Oss, Holanda, enero de 1998.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta