Confesiones de Manlio Argueta. El Caso de Siglo de O(g)ro, Bio-novela circular. Hacia una aproximación antropológica

Rivas, Ramón. Confesiones de Manlio Argueta. El Caso de Siglo de O(g)ro, Bio-novela circular. Hacia una aproximación antropológica. Co Latino (San Salvador, El Salvador), 17 de enero de 1998.

 Desde Holanda.

Siglo de O(g)ro es muestra literaria en la que se conjugan recuerdos, experiencias, novedades y revelaciones en un determinado medio-cultural en la ciudad de San Miguel, El Salvador, a comienzos de la década de los años cuarenta. La minuciosidad con la que el autor describe ese medio y su gente hacen que la obra, de una vez, trascienda a otras dimensiones de carácter socio-antropológico.

Se trata de un libro autobiográfico, que por su misma naturaleza, se basa en las descripciones del mismo autor, el que a la vez nos aporta una espejo intensivo del medio en que se desenvolviera los primeros tres años de su vida. Y es que, la antropología como tal, ha intentado captar al individuo mediante descripciones autobiográficas y la obra de Argueta logra captar eso. Las descripciones autobiográficas, como la que aquí reseñamos, por su carácter intensivo en personajes familiares específicos, son de utilidad para cerrar la brecha entre los extremos conceptuales de la cultura y el individuo, de modo que la familia se convierta en el punto medio.

Y es que al ser la familia una unidad pequeña y tratable, puede ser descrita sin abstracciones y generalizaciones inevitables en la investigación de una cultura global. Además, en la descripción de los diversos miembros de una familia, como bien lo logra el novelista Argueta, vemos a individuos reales tal como viven y trabajan en medios, muchas veces, inmersos en todo tipo de vicisitudes que a su vez son ricas en experiencias para quien las puede potencializar. Manlio Argueta lo logra.

Es precisamente, en la familia, donde se pueden observar las interrelaciones entre los factores culturales e individuales respecto a la formación de la personalidad.

Manlio Argueta, tal vez sin la menor intención, en su obra, estudia una cultura nacional a través de una familia especifica, su familia. Antropológicamente hablando, vemos que la familia es una unidad natural para el estudio de las satisfacciones, las frustraciones y los desajustes del individuo y en Siglo de O(g)ro vemos conjugados esos aspectos.

El mismo autor lo revela cuando afirma que su obra “es un libro que tiene gran base biográfica”; Siempre me he afincado –nos dice- en hechos reales para partir de ahí a la creación novelística; en el caso de Siglo de O(g)ro –continúa “repare que tenía recuerdos de infancia, mis aventuras, mis amigos, mis sueños de niño, la raíz de mi inclinación poética; y me di cuenta también que tenía un material valioso para una novela”.

El mismo autor afirma que el niño se llama Alfonso Trece y comienza narrando su vida desde los tres años y medio cuando una niña de su misma edad le ofrece ser su madre. Y Alfonso Trece tiene su primera relación íntima con una mujer, ya que los dos están desnudos y ella lo toma de sus cabellos para que él se prenda de sus pechos.

Ese sueño maternal termino cuando apareció la abuela echando rayos y centellas y amenazándolo que lo iba a castigar Dios. En Siglo O(g)ro, la relación de Alfonso Trece con la abuela es muy importante, igualmente con la madre. De acuerdo al autor, el personaje de la madre es a la única que le cambia nombre y le pone el mismo de su novela Milagro de la Paz, es decir Crista. Señala también, que en la obra hay dos personajes que más le ha agradado desarrollar; se trata de Herminia, una mujer que cuido al niño desde aquella temprana edad y con la cual volvieron a encontrarse cincuenta años después cuando ya él, Alfonso Trece, era un conocido escritor. El otro personaje es Chela, una mujer que trabaja como empleada de Crista haciendo ropa en la única máquina de coser a pedal con la que contaba toda la familia para ganarse el sustento diario

¿Cuál es la importancia de esa dos mujeres? De acuerdo al mismo autor “se trata de mujeres muy humildes a quienes quiero rescatar como personas que me dieron mucho para estimular mi inclinación por la literatura”. Herminia ofrece a Alfonso Trece cariño, deferencia, comprensión solidaridad, además de atenciones casi maternales (aunque debo decir que Crista como madre juega su papel). Encontramos pues, que este cariño de Herminia hacia Alfonso Trece es determinante para despertar ciertos amores y ternuras humanas, la sensibilidad que después lo llevaría a ser el transcendente poeta que es.

¿Qué papel juega Chela? De acuerdo con el mismo autor: “Ella le enseña a Alfonso Trece las primeras canciones de dimensión emotiva como es el caso de los tangos en un ambiente sencillo donde no había ninguna comodidad comunicativa, sin acceso a los medios de comunicación hablado y apenas a los escritos”. Reconocerlo es importante, porque es parte vital en la novela, el marco socio-cultural de grandes limitaciones económicas. Por otro lado, Chela narra aventuras míticas que a ella le ocurrían causando en Alfonso Trece, por un lado, terror y por otro estimulando su fantasía. Pero eso no fue todo pues ella también la contaba los cuentos árabes de Las Mil y una Noches y de Corazón, de Amicis, a los que nunca podría haber tenido el niño personaje, mientras Crista le decía poemas de memoria o le contaba novelas, Vargas Vila o María.

Lo importante, en este hecho, es ver cómo mujeres humildes y sencillas, como salidas de un sueño, inciden en le formación de una actitud fantástica, por parte de Chela; y de apego y respeto hacia la identidad femenina que despertaba Herminia. Dos elementos que van a determinar en el futuro no solamente el carácter y la inclinación literaria de Alfonso Trece, es decir el ahora poeta y novelista internacional Manlio Argueta.

Pero indiscutiblemente, la novela no se reduce a estas dos mujeres ya que Crista quizás sea, de alguna manera, el personaje principal.

Argueta inserta en la novela doce historias míticas, como son:”La gota de coral “, “El basilisco”, “El misterio del Pajaro de Dulce Encanto y el espíritu de la coyota Teodora I y II”, “La siguanaba I y II”, y “El cadejo”, “La chinchintora”, “La carreta bruja”, y “El Cipitillo”.

La inserción de las historias míticas en la novela, viene a enriquecer más la obra pues ella nos remonta al pasado y a la vez nos hace tambalear en el presente. El mismo autor confiesa al referirse a la estructura de estas historias en la novela: “Yo pensaba que deberían ir en un recuadro dentro del texto, sin embargo tal vez por una especie de tradición editorial y o por los costos, a última hora no aparecieron dichos recuadros que son parte de la estructura novelística.

Y el autor vuelve a recalcar, como para no dejar ninguna duda en los lectores y estudiosos de todo quehacer literario a nivel nacional e internacional que: Es bueno decir también que el personaje Alfonso Trece sólo se desarrolla desde los tres años y medio, como se menciona arriba, hasta alcanzar los doce, eso significa que queda un material pendiente dentro de esta línea que puede ser una saga de bio-no-velas de Argueta. Con todo, a veces en la novela se hacen acotaciones referidas al futuro, por ejemplo cuando Alfonso Trece cuenta que se encuentra con Herminia cincuenta años después.

Sin más, en Siglo O(g)ro , se destacan las dos grandes direcciones en la narrativa que ha caracterizado a Manlio Argueta: Las mujeres como personajes determinantes y con ello, un profundo contenido social que pone en evidencia las grandes desigualdades sociales y a la vez el descubrimiento de ciertos valores culturales que determinan la identidad de la sociedad salvadoreña.

Se trata en otras palabras de una obra con profundo contenido socio-antropológico del cual no sólo los salvadoreños tenemos mucho que aprender sino que también otros países que conforman la realidad latinoamericana.

Por el título de la obra, y lo referido en cuanto a la estructura, el autor sigue demostrando que puede combinar el tema nacional con estructuras y técnicas de vanguardia. Por ejemplo la innovación en el título y también los juegos dentro del tiempo, manejado de tal manera que no afecta la fácil lectura; esa novedosa hilación de las historias que en el fondo son una sola historia, es decir una bio-no-vela, como la denomina el autor.

Oss, Holanda, enero de 1998.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Nuevas catedrales del conocimiento y cultura global

Argueta, Manlio. Nuevas catedrales del conocimiento y cultura global. La Prensa Gráfica (San Salvador, El Salvador), 10 de marzo de 2002. p.27b

 Los conocimientos almacenados en libros y documento abonan el espíritu patriótico, ese que nuestro escritor Salarrué definió con sencillez e inocencia.

Cuando se dice que las bibliotecas nacionales son las “nuevas catedrales de la información y del saber” no se trata sólo de una frase bien lograda.

En verdad, nos estamos refiriendo al “boom” de construcción y reconstrucción de edificaciones especiales para Bibliotecas Nacionales que para recibir el siglo XXI diseñan nuevos palacios bibliográficos de un país.

La paradoja de estas visiones arquitectónicas se presenta cuando reparamos en las modernas tecnologías de la información. Así, la Internet pone al alcance de hogares e instituciones gran parte del conocimiento del mundo. Un disco compacto puede concentrar los volúmenes de una enciclopedia o los tomos de periódicos de un siglo entero.

¿Por qué entonces las bibliotecas nacionales han comenzado a proyectarse en nuevos diseños de arquitectura moderna?

 Para salvar la tradición.

¿Qué hace que el micro procesador, ese nuevo David de la tecnología, no logre borrar la tradición y se construyan los edificios del saber que nos identifica con los libros? Una primera respuesta: la globalidad de la cultura, producida por ese pequeño gigante de la electrónica, el “micro chip”, que no contradice la necesidad de consolidar los elementos de indentidad y la preexistencia de valores regionales y locales que nos ligan a una nación determinada. Para el caso salvadoreño, la necesidad es evidente por su población migratoria unida económicamente y emotivamente a su país.

 Nuestras huellas digitales.

Las bibliotecas nacionales registran el signo o huella digital que nos individualiza en la gran aldea del mundo: tradicionales, creencias espirituales, costumbres, lenguaje y mitos, razón de ser de la humanidad compuesta por individuos y comunidades sin diferencias de tamaño de país, de poder político o económico; y que se concretan en valores literarios, históricos, científicos y ecológicos, es decir en libros y documentos.

No es extraño entonces que ante la tecnología informática exista un afán de preservar como se merece la bibliografía y para ello se construyen y reconstruyen modernas edificaciones.

Y esto se está dando en países que aún no saltan al primer mundo, que incluso han salido de guerras culturales o coloniales recientes, caso de Croacia, Serbia, Argelia, Túnez; no digamos aquellos de mayor avance tecnológico, estabilidad y riqueza como Francia, Portugal, Suecia, Estados Unidos.

Los conocimientos almacenados en libros y documentos abonan el espíritu patriótico, ese que nuestro escritor Salarrué definió con sencillez, pero con alto sentido crítico, como amor al terruño, al paisaje, a la familia, a la creencia mítica o religiosa.

Ni la tecnología ni la globalidad opacan las fuerzas morales del espíritu humano que se expresa en memoria documental desde comunidades específicas. La biblioteca estará por siempre proyectando la vida contemporánea y pasada de esas comunidades que dicen presente como nación dentro de la actual cultura que borra fronteras.

Artículo escrito por Manlio Argueta, poeta y novelista salvadoreño y actual director de la Biblioteca Nacional.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Tercera llamada

Bonilla, Alexandra. Tercera llamada. El Diario de Hoy (San Salvador, El Salvador), 24 de julio de 2002. p 114

10° Festival Centroamericano de Teatro

El lunes por la noche, los salvadoreños de Teatro La Calle lograron llenar totalmente el Museo Antropológico David J. Guzmán

Esta vez le tocó el turno a El Salvador. El lunes se presentó la obra “Un día en la vida” del escritor salvadoreño, Manlio Argueta. Tras las presentaciones de Ecuador, Guatemala y Colombia, le llegó la hora a Teatro La Calle, para poner en alto el nombre del país.

A las ocho de la noche no había ninguna butaca sola en el auditórium del Museo Antropológico David J. Guzmán. Lograron un lleno total, de los doscientos doce asientos no había ninguna silla desocupada.

Si bien es cierto que este grupo teatral ha presentado esta obra en varias ocasiones, dentro y fuera de país, esta vez traían una novedad. En presentaciones pasadas han incluido números de danza, pero en esta ocasión incluyeron un vídeo que les facilitó el departamento de audiovisuales de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

Video real

La obra juega con varios recursos. Hay un vídeo con imágenes de la guerra y han eliminado la danza. Ricardo Mendoza, director artístico de Teatro La Calle, explicó el porqué se hizo esto: “Hemos quitado la danza porque sentíamos que distraía un poco al espectador”. “Con la danza veíamos que se ponía ambigua la situación; la gente decía ´que bonita la danza´, sentíamos que no calaba más el mensaje. Es para concretar más en el mensaje. Es para concretar más en el mensaje que queremos dar”.

“Un día en la vida” relata la vida de Guadalupe y José Guardado, durante la época de la guerra. Malio Argueta logra captar la esencia de la realidad salvadoreña de los años ochentas. De acuerdo con Mendoza, el fin es: “Rescatar la historia, decirle a la gente esta es nuestra historia. Lo que sucedió antes de la guerra, por qué se dio la guerra, luchemos porque no se vuelva a dar este tipo de situaciones que generen otra guerra” finalizó.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Sergio Ramírez y Manlio Argueta se reúnen en la UES

Benítez, Pablo. “Sergio Ramírez y Manlio Argueta se reúnen en la UES”. El Diario de Hoy (San Salvador, El Salvador), 25 de abril de 2003, p. 89

 El miércoles, en el mismo evento, Sergio Ramírez presentó su nuevo libro y Manlio Argueta recibió un reconocimiento.

El miércoles pasado, al final de la tarde, una buena cantidad de personas se dio cita en el cine teatro de la Universidad de El Salvador.

Asistieron a una actividad que tenía doble propósito: la presentación de la novela “Sombras nada más”, del nicaragüense Sergio Ramírez, y la entrega de una placa de reconocimiento al escritor salvadoreño Manlio Argueta, por parte de la Cámara Salvadoreña del Libro.

El evento inició con las palabras de la doctora María Isabel Rodríguez, rectora de la UES, quien expresó su satisfacción porque dos “escritores centroamericanos tan importantes y tan cercanos a la universidad” estuvieran una vez más en esa casa de estudios.

Anunció además que el novelista nicaragüense realizará en junio otra visita a la universidad, con el objeto de emprender la reactivación de la editorial universitaria.

La novela.

Es escritor Geovani Galeas fue el encargado de hacer el cometario crítico de la novela del literato nicaragüense.

En su intervención, Galeas destacó dos aspectos importantes: la profundidad en el tratamiento temático y la complejidad de la estructura narrativa. Señalo que el libro es “sumamente disfrutable y de lectura simple”. Galeas concluyó su participación con un juicio definitivo: “Sombras nada más” es seguramente un clásico de la literatura centroamericana y latinoamericana”.

Ramírez hizo un somero repaso de algunas de sus ideas con respecto a la literatura y, en especial, con respecto al arte de la novela. Expresó que su compromiso como escritor es “primero con el lector y luego consigo mismo”, que el reto es cumplir ese compromiso sin traicionarse a sí mismo ni traicionar al lector.

Al final, esbozó una interesante definición: “La novela es un aparato de mentiras”.

El reconocimiento

La segunda parte de la actividad fue breve. Consistió en la entrega de una placa de reconocimiento al novelista salvadoreño y actual director de la Biblioteca Nacional, Manlio Argueta.

Carlos Arabia, miembro de la Cámara Salvadoreña del Libro y gerente del Grupo Santillana en El Salvador, aseguró que cada año la cámara realiza la entrega de un galardón a personas que hayan contribuido al fortalecimiento de la cultura y el arte nacionales.

“Manlio Argueta ha puesto en alto repetidas veces el nombre de El Salvador”, enfatizó Arabia. El escritor salvadoreño manifestó también sus sinceros agradecimientos por la realización de este homenaje.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Espero una novela histórica

Astvaldsson, Astvaldur. “Espero una novela histórica”. El Diario de Hoy (San Salvador, El Salvador), 14 de marzo de 2005, p. 89

El profesor de Literatura Latinoamericana Astvaldur Astvaldsson de la Universidad de Liberpool, quien ha realizado varias investigaciones sobre la obra de Manlio Argueta, cita “Cuando conocí a Manlio leí su novela y me pareció poesía. Me parece que es uno de los escritores que retrata al salvadoreño”.

Ironizar a la muerte, exponer la violencia en las ciudades, reflejar la complejidad de las relaciones y retratar el homosexualismo son algunas de las constantes de la literatura salvadoreña de hoy.

Luego de que cesó el conflicto armado, los escritores empezaron a explorar sus emociones más internas. Así, tenemos a los máximos exponentes de esta nueva etapa: Jacinta Escudos, Claudia Hernández y Horacio Castellanos Moya. “La mayoría de estos escritores van a lo interior”, afirmó Nilda Villalta, crítica literaria.

Otra de las características que ella menciona de la producción de esta generación es que el escenario en donde se dan sus relatos ya no es el campo, sino una ciudad que bien puede ser San Salvador o Cali, en Colombia. “Lo que pasa es que, luego de la guerra, nuestras ciudades aumentaron los índices de violencia. No es que no sucedieran en la guerra, simplemente no había tiempo de plasmarlas, las prioridades eran otras”, indicó la conocedora.

Villalta augura un mejor desarrollo de las letras salvadoreñas, al igual que su investigación y crítica. “Espero un mejor desarrollo y creo –como me dijo Manlio- que en algún momento surgirá una novela histórica sobre la guerra, que esté a la distancia de las ideologías”, subrayó.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Un fantasma llamado Manlio Argueta

Mendoza, Rafael. “Un fantasma llamado Manlio Argueta”. Diario el Mundo (San Salvador, El Salvador), 25 de abril de 1987, p. 13

Anda por las calles de San José de Costa Rica, con su paso apresurado y un portafolios que parece estorbarle, yendo al Centro Cultural Costarricense–Salvadoreño que él fundó con apoyo de instituciones holandesas, o viniendo de todas las nostalgias que su voluntario exilio estancó para que el ácido de la distancia realizara el milagro novelesco, que en él es más que oficio, porque es casi una obsesión o serio compromiso en la trinchera literaria. Anda y no anda por ahí. Cabeza llena de llamadas por hacer, de cartas por armar, de nuevos capítulos que agregar a… quién sabe qué nueva sorpresa; y entre todas esas larvas se su pensar, algún encargo de su mujer que, como siempre , olvidó.

La última vez que le vimos, en su humilde indumentaria de peregrino laureado, andaba con Vëroed, el conjunto holandés que difundió en canciones muchos de los textos de “Un día en la Vida”. Fue el casco de Panamá, una noche de antorchas, guitarras y embriaguez poética. Luego se vinieron otros cinco años. Lapso que no dejaron de animar otras cartas, otras noticias de sus éxitos, nuevas esperanzas de reencontrarnos…  Hasta hoy, 27 de marzo de 1987, en el hotel donde me hospedo, de visita en Costa Rica para cumplir actividades paralelas a la Conferencia “Hacia la Paz en C.A.”.  El ha soltado el “quiúbole” pipil sin demostrar emoción, como lo expresaría alguien que nos ve a diario; la muestra de afecto las trae en dos o tres libros, entre los cuales destaca la edición en francés de “Un Día en la Vida”; me entrega además algunas copias fotostáticas de comentarios que de sus obras se han hecho en Europa y los Estados Unidos. Del hotel tenemos que salir apresuradamente rumbo al Centro Cultural Costarricense-Salvadoreño, su centro de operaciones y entidad que él fundó con colaboración de instituciones holandesas. El debe telefonear a su gente en Estados Unidos para informarse de las gestiones que aquél hace por el contrato de filmación de “Un Día …”.  Mientras él trata infructuosamente de establecer la conexión, leemos el material que nos confió:

“CUSCATLAN” Por Manlio Argueta… (traduzco). La brillante nueva novela del autor de Un Día en la Vida…  En esta obra maestra (textual) Manlio Argueta nos entrega un trabajo literario, sumamente atractivo y de gran hondura, que nos obliga a empatizar con un pueblo cuya historia política está tan entrelazada con la nuestra…”  Edición primera de Random House , Nueva York…

“Chatto Fiction… (sigo traduciendo). “Un Día en la Vida”…  Unos de esos libros que aparecen cada década y alternan nuestra concepción de la verdadera tragedia que hay detrás de los encabezados noticiosos…/… – Manlio Argueta, probablemente el principal novelista centroamericano, (en el libro) ha evocado la dura realidad de sus paisanos que viven en un país lamentándose bajo cincuenta años de explotación militar…”  Edición primera de Chatto & Windus, Londres…

“Manlio Argueta… “Un Día como Tantos Otros” (traduciendo el título original en francés)… Colección L’Autre Amerique, L’-Hartmattan… Francia… Manlio Argueta es actualmente el escritor salvadoreño más representativo por sus novelas que ponen en escena la trágica vida de sus conciudadanos…”

Salimos por fin de aquel teatro-taller que ya me tenía aplastado por el inusual calor del marzo tico, y ya en la calle, mientras aguardamos un auto que nos conduzca a San Pedro, asaltado por la sensación del exilio que me autoimpuse en Panamá, le pregunto al humilde migueleño que ha conquistado tanto respeto internacional: “¿Y vos ya te acostumbraste a este país? ¿Te sentís parte de San José o… todavía te jode la nostalgia?”… El, con su sonrisa bonachona, asiente con la cabeza y luego enfatiza… “!Más que jodido!… Yo aquí soy un fantasma… En otros países me reciben con los brazos abiertos y, aquí, a nadie le interesa saber qué hago ni dónde encontrarme… Todos saben que trabajo en este Centro y nunca me avisan si algún extranjero pregunta por mí… Todavía, algunos escritores locales, cuando me encuentran me preguntan que “dónde, en que país vivo ahora”… Eso parezco: un fantasma, traducido a varios idiomas pero ignorado en su región…”

Ahora andará con su portafolios en alguna calle de Londres. Lo dejamos ya casi preparando las maletas, despidiéndonos con el “nos vemos” de siempre, perdiéndose bajo el paraguas de la noche de otro día en la vida, la suya, la nuestra, la de su patria que él describe fielmente y quién sabe cuándo volverá a tenerlo en su subdesarrollado seno…    Rafael Mendoza.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Siento que estoy comenzando

Escudos, Jacinta. “Siento que estoy comenzando”. La Nación. Ancora (San José, Costa Rica), 8 de octubre de 2006, p. 5 http://wvw.nacion.com/ancora/2006/octubre/08/ancora6.html

Entrevista. El destacado autor salvadoreño, Manlio Argueta, conversó sobre sus escritos más recientes.

Manlio Argueta es, sin duda, uno de los escritores vivos más importantes de la región centroamericana. Nacido en 1935 en El Salvador, ganó en 1977 el Premio Casa de las Américas por Caperucita en la Zona Roja, una novela que tuvo gran influencia en los autores salvadoreños de generaciones futuras. Fue miembro de la llamada Generación Comprometida, un grupo de intelectuales que creía que los artistas y escritores no podían darle la espalda a la realidad social de su país. Entre otros miembros destacados de esta generación estaban Italo López Vallecillos y Álvaro Menen Desleal. También participó en el Círculo Literario Universitario junto a Roque Dalton y Otto René Castillo.

Por sus escritos y su actividad política tuvo que exiliarse en 1972 en Costa Rica, aunque Manlio prefiere no llamarlo así. “Me da pena llamarlo exilio porque los ticos se portaron muy bien conmigo”, dice. Después de casi 20 años de vivir en San José y de nacionalizarse costarricense, regresó en los 90 a El Salvador, donde ha ejercido diversos cargos culturales. Actualmente se desempeña como Director de la Biblioteca Nacional.

Su obra literaria le ha valido numerosos reconocimientos. En el 2000, su novela Un día en la vida obtuvo el quinto lugar en la lista de las cien mejores novelas latinoamericanas, según la Modern Library. En el 2004 fue declarado “Escritor Meritísimo de El Salvador” según decreto de la Asamblea Nacional. Y el año pasado ganó la Beca Guggenheim para trabajar en una novela cuyo tema será la migración salvadoreña.

Acá en Costa Rica, Editorial Legado publicó hace poco su cuento El Cipitío, con ilustraciones de Vicky Ramos. Basado en una tradición oral salvadoreña, El Cipitío es la historia de un niño abandonado por su madre que vive en los ríos, come ceniza de los fogones en los ranchos y le gusta enamorar a las niñas bonitas. Se dice que es un niño que nunca envejece y, como tal, disfruta haciendo una que otra travesura.

–¿Cómo nace la idea de combinar cuentos para niños con leyendas tradicionales de El Salvador?

–Era un tema que para mí estaba en el aire. Comencé a escribir estas historias para darles identidad escrita, porque personajes como el cipitío, la siguanaba, el cadejo y la chinchintora son parte de nuestras historias orales. Ya existen otras versiones anteriores, como las que hicieron Miguel Ángel Espino y Francisco Gavidia, pero no se han reeditado. Me pareció importante retomarlas como elementos de la identidad.

El Cipitío es un libro que tenía como 6 años de estarse cocinando. De hecho, el ilustrador seleccionado era el fallecido Hugo Díaz, a quien Sebastián Vaquerano (el editor) y yo bombardeamos con fotografías y dibujos para que las ilustraciones fueran lo más parecidas posibles al entorno de donde provenía la historia. Luego de fallecido Hugo, yo le sugerí a Sebastián algunos ilustradores de Cuba y Colombia, pero Sebastián se decidió por Vicky Ramos por su calidad como ilustradora y porque él quería estar cerca de todo el proceso de producción para cuidar la edición lo mejor posible.

–¿Le parece que con el fenómeno migratorio actual que se vive y con la urbanización de las zonas rurales se están perdiendo ciertas tradiciones?

–La intención principal de retomar estas historias es rescatar nuestras tradiciones, nuestros valores, y aportar algo propio a la literatura infantil. Se lee literatura infantil hecha desde Colombia o España. De hecho, mi generación se alimentó con lo infantil que venía de Argentina. Me pareció importante rescatar lo nuestro pensando en la migración y que los muchachos allá puedan leer algo que viene de la región centroamericana.

–Cambiando de tema, en los últimos meses parece haber mucho interés sobre su poesía…

–En las próximas semanas aparecerá publicada mi poesía completa en Hispamérica, una editorial de la Universidad de Maryland. El compilador es el Dr. Astvaldur Astvaldsson de la Universidad de Liverpool. Astvaldsson incluso descubrió poemas de mi adolescencia, que a estas alturas yo preferiría no publicar, pero el investigador dice que en la historia literaria de alguien, todos los textos son válidos.

 Además, fui honrado con el Premio de Poesía Naim Frashëri, de Macedonia, que se otorga en el marco de un festival de poesía famoso en el área de la cultura balcánica, que este año cumple su décima edición. También se hará una publicación conmemorativa con diez poemas míos.

–Recientemente usted fue jurado de un concurso literario en El Salvador, y una de las cosas que se comentaron mucho es que todos los cuentos participantes tocaban el tema de la violencia y la muerte. ¿No le parece excesivo el tema de la violencia en la narrativa salvadoreña?

–Cuando los jóvenes escriben sobre la violencia se debe a que es la realidad que están viviendo ahora. Casi todos los cuentos que concursaron tenían que ver con la muerte.

Los jóvenes escritores tienden a ligar la realidad con la literatura. Es claro que hay violencia y no me extraña que seguirá siendo el tema predominante en nuestra literatura, sobre todo en la narrativa. Pero el tema no lo dice todo, sino cómo se maneja. Creo que lo importante es insistir en que haya disciplina y cultura para escribir. Y tomarlo con seriedad.

–A estas alturas del campeonato, ¿cuál podría decir que fue el aporte de la Generación Comprometida a la literatura salvadoreña y centroamericana?

–Creo que el mejor aporte fue la actitud del escritor frente a su realidad, a no marginarse, a no sentirse especial ni separado de la realidad. Nuestro grupo tuvo en su momento mucho contacto con otros escritores, grupos, revistas culturales e intelectuales de toda la región, y eso creó un intercambio de ideas que, aunque no todos estuviéramos de acuerdo, lo importante era el diálogo.

Pienso por ejemplo que estos muchachos que escriben ahora sobre la violencia es por influencia nuestra. Lo que habrá que ver es qué ocurre con ellos cuando esa realidad se desvanezca, si perderán su tema narrativo. Por eso lo importante es escribir con calidad y pensando en la permanencia, hacer trascender esta realidad en el tiempo.

A mí por ejemplo mucha gente me dijo que acabada la guerra se acabó Manlio Argueta, porque yo había escrito mucho sobre la guerra. Y eso me lo dijeron algunos amigos en son de broma y otra gente que lo decía muy en serio. Pensaron que acabada la guerra ya no tendría sobre qué escribir. Pero todo lo contrario. He seguido escribiendo, y la verdad siento que estoy comenzando, que tengo mucho qué decir todavía.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta