El Cipitío

El Cipitío

El Cipitío

El Cipitío es un duende náhualt que nunca dejará de ser niño. Su madre, la Siguanaba, lo abandonó en el recodo de un río cuando el dios Tlaloc la condenó por trasnochadora y viciosa a vagar para siempre por los montes. Era esposa de Cipitl, gran tirador de flechas.

Una parte de esta edición fue adquirida por el Proyecto Regional de Bibliotecas de América Central para ser distribuido entre los países de la región como resultado de la cooperación entre dichas bibliotecas y la Biblioteca Real de Suecia.

(más…)

Cuentos de barro

Cuentos de barro

Cuentos de barro

Salarrué, Seud.; Vides, José María, Ils. Cuentos de barro. San José, Costa Rica : Editorial Legado, 2000

“Salarrué (seudónimo de Salvador Salazar Arrué, 1899-1975), gran patriarca de la literatura salvadoreña, de fecunda actividad en la pintura, el cuento, la novela y la poesía, tiene un lugar de privilegio en la cultura de su país y un reconocimiento en todo el continente. Es uno de los maestros del realismo costumbrista en América Latina. Aunque esa clasificación es aplicable sólo a la primera fase de su obra narrativa, dentro de esa corriente llegó a producir verdaderas joyas del relato vernáculo. Publicó cinco libros de cuentos: Cuentos de barro, Trasmallo, Eso y más, La espada y otras narraciones, y Cuentos de cipotes; cuatro novelas: El señor de la burbuja, sed de Siln Badler, Catleya luna e Íngrimo; tres libros de relatos: El cristo negro, O-Yarkandal, y Remotando el Uluán; tres de ensayos: Conjeturas en la penumbra, Vilanos, El libro desnudo, y uno de categoría inubicable: La sombra y otros motivos literarios. Sobre el célebre Cuentos de barro, la poetisa chilena Gabriela Mistral (Premio Nobel de literatura en 1945) comentó:

“El Salvador da sus sorpresas; a mi me ha dado la de un fermento intelectual admirable, la de la levadura que pone un grupo selecto y que acabará por enliudar al país. No todos están en formación; algunos se hallan formados; son dueños ya de su lengua y maestros en algún género. Así este Salarrué, prosista de una originalidad que se podrá apreciar en los cuentos de esta página y persona fascinante en la vida interior que confiesa sin confesar y que le labra la obra del buen modo: de adentro hacia fuera. Antes de ser un escritor ha querido ser un hombre depurado y rematado, artesano lento y seguro de sus potencias.” (Repertorio Americano, Tomo XXIII, Nº15, Costa Rica, 17 de octubre de 1931) , La presente edición es ilustrada con grabados del pintor salvadoreño José Mejía Vides, publicados en 1943 por la Editorial Nascimento, de Chile.

Comprar “Cuentos de barro” de Salarrué