Deuda saldada

Soto, Rodrigo. “Deuda saldada”. La Nación. Ancora. (San José, Costa Rica), 16 de febrero 2003, p. 6

Han pasado casi 20 años desde que Anacristina Rossi publicara su novela María la noche (Lumen, 1985). En ese lapso, publicó la nouvelle La Loca de Gandoca (EDUCA, 1992), a la que no obstante su éxito editorial hemos de considerar una obra menor, y los desiguales relatos incluidos en la colección Situaciones conyugales (REI, 1993). De este modo, la sensación de que la autora de María la noche estaba en deuda con los lectores era, creo, bastante generalizada. Hoy, con la publicación de su novela Limón Blues (Alfaguara, 2002), me atrevo a afirmar que la deuda ha sido saldada, pues con ella, Rossi retoma la senda de su mejor narrativa: rigurosa, profunda y de largo aliento.

En esta ocasión, la autora lanza una mirada retrospectiva a la historia de la inmigración antillana -particularmente la jamaiquina- a la costa caribe costarricense. Por ello, la novela de Rossi se relaciona con otras que, en años recientes, han  abordado desde distintos ángulos ese mismo tema: Calypso, de Tatiana Lobo, La Flota Negra, de Yazmín Ross, así como con la de los autores afrocostarricenses, en particular la de Quince Duncan. Sin embargo, y sin ser un especialista en la materia, tengo la impresión de que ninguno de los intentos anteriores había sido tan abarcador y riguroso en su afán de recrear la historia de esta inmigración.

La novela se teje alrededor de la historia de tres personajes principales -los jamaiquinos Orlandus Robinson y su mujer, Irene, y Leonor, una aristócrata costarricense (es decir, ticomeseteña)-, cuyas vidas se cruzan en diferentes momentos y circunstancias. A partir de ellas, la autora reconstruye con trazo firme y abundante documentación una de las facetas más ricas, pero también más relegadas, de la historia contemporánea del país: la de los antillanos, que a partir de finales del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX llegaron a las costas limonense y talamanqueña y cambiaron para siempre la fisonomía de nuestra nación.

En esta historia -y en la vida de los personajes que conducen la narración-, jugará un papel determinante la U.N.I.A., el movimiento político fundado por Marcus Garvey, cuyo programa aspiraba en última instancia a la repatriación de todos los negros al África. La mirada que nos propone la autora sobre ese movimiento y sobre su carismático líder dista de ser simplista o apologética. Por el contrario, trata de ahondar en las contradicciones que lo tensaron y que, en última instancia, condujeron a su fracaso. Asimismo, la novela dibuja el papel que jugó el enclave bananero de la United Fruit Company, no solo en la vida de estos inmigrantes, sino en la de toda la nación costarricense.

Sabia amalgama

En conjunto, la novela arroja una visión muy diferente de la que la mayoría de los costarricenses tenemos de esa zona del país y de ese momento de la historia, y nos propone un Limón cosmopolita y dinámico, mucho más vinculado con el extranjero de la que estaba entonces el resto del país. Y aun cuando en lo personal he tenido la impresión de que algunos trazos de ese dibujo están un tanto magnificados o idealizados, uno termina de leer el libro con la convicción de que ahí se encuentra una imagen aproximada -y en todo caso mucho más completa de la que hasta entonces teníamos- de esa parte de la historia del país.

Aun tratándose de una novela rigurosamente, documentada, en ningún momento la obra deja de ser eso: una novela. Y la autora se encarga de recordárselo, no solo mediante la construcción de personajes ricos y complejos, que son quienes en todo momento conducen los hilos de la trama, sino también con algunas escenas que, alejándose del tono documental que impregna la obra, se adentran decididamente en la imaginación poética y literaria. Salvo algunos detalles que más allá de su realidad histórica resultan poco verosímiles -como una copia fotostática en los años veintes-, la novela resulta convincente desde el punto de vista histórico. Más importante aún, resulta convincente y con frecuencia apasionante como relato novelístico. Quizás por momentos la narración se hace demasiado atropellada y los lectores hubiéramos agradecido alguna pausa o signo tipográfico que separa las escenas, pero estos detalles carecen de relieve al lado de la fuerza narrativa y de la riqueza documental de lo obra.

Novela en donde la recreación histórica, el apunte político, la reconstrucción cultural y el dibujo psicológico se armonizan y amalgaman sabiamente, Limón Blues se anuncia como la primera parte de un díptico cuya segunda parte esperamos desde ya los lectores.

Anuncios

Vivan las locas

Quesada, Juan Rafael. “Vivan las locas”. La República.  (San José, C.R.), febrero 1993

¡Qué refrescante, qué estimulante es saber que existen mujeres como “La loca de Gandoca“!

La República / Jorge Illá

En Costa Rica hasta los años 40, a la mujer se le educó para que tuviera como fin último “el encontrar un marido”. Sin embargo, con la apertura de la Universidad de Costa Rica se inició, poco a poco, la profesionalizaron de las mujeres, y empezaron a desarrollarse las condiciones necesarias para convertirlas en ciudadanas. No es por casualidad, entonces, la participación de las mujeres en la huelga de “brazos caídos” de 1946 y en los hechos políticos de 1948.

Desde entonces, la mujer ha ido teniendo más participación en diversos órdenes de la vida costarricense y, es posible, que en un futuro cercano hasta lleguen a la casa presidencial. Eso sí, por méritos, no por decretos, ni por apellidos. En ese contexto de la década de 1990 es que debe ubicarse la palabra y la acción de esa valiente mujer –ejemplo para todos los hombres de Costa Rica– llamada Ana Cristina Rossi.

Aunque Ana Cristina se había hecho conocer hace unos años como escritora, por medio de su novela “María la noche”, podemos afirmar, tajantemente, que “La loca de Gandoca” es la obra –éxito de librería– que la ha hecho trascender los medios intelectuales y llegar a un público mucho más amplio. ¿Por qué ese éxito?

Por Ana Cristina, contra viento y marea, ha logrado que se haga de público conocimiento la destrucción de la naturaleza –es decir la fuente de la vida– que se está llevando a cabo, hoy mismo, en Gandoca-Manzanillo, en la provincia de Limón. Porque la autora en una obra con valor literario en sí, se ha referido a un tema de interés general, de desgarradora actualidad.

Mientras otras mujeres desvirtúan nobles causas como el feminismo, y otras se ganan los favores oficiales, reafirmando con nuevos órdenes (marxismo-gremsciano) añejas mitologías sobre el sistema político costarricense, Ana Cristina ha asumido plenamente su responsabilidad ciudadana al denunciar, ayudada por sus dotes literarios, el desastre ecológico, del que sigue siendo víctima buena parte de la zona atlántica.

¡Claro está, Ana Cristina ha debido enfrentar muchos obstáculos! Dificultad para obtener información en el MIRENEM, intimidaciones, amenazas de extranjeros, matonismo por parte de “muchos” malinschistas, etc. Pero esencialmente, el mayor obstáculo –de ahí su enorme mérito– ha sido el comportamiento generalizado de los costarricenses: el ser tico, o sea, palanganas, oportunista, ayuno de compromiso, zafa lomo. Es este comportamiento, el que Rodrigo Facio calificó, en su momento determinado, para descalificarla –como quisieron hacer con Carlos Morales cuando denunció los desmadres del CSUCA–, la trataron de loca.

¡Gracias Ana Cristina por esta renovadora inyección de optimismo; por fortalecer nuestra responsabilidad ciudadana! Gracias mil, por recordarnos que Costa Rica vale más que todo el oro del mundo. Por eso queremos decir a todo pulmón: “¡Vivan las locas!”.

Comprar obras de Anacristina Rossi

Comprar obras de Anacristina Rossi

Gandoca no está loca

Tovar, Enrique. “Gandoca no está loca”. La República.  (San José, C.R.), 27 de mayo 1995 

La exuberancia de la costa del Caribe hechiza y captura a los visitantes con sus bellas playas y su selva tropical.

Foto de Enrique Tovar

El turista llega al borde del litoral e inmediatamente se siente poseído. Es más, siente la magia del lugar. Las vibraciones son diferentes. El medio tiene una fuerza telúrica, una fuerza invisible que subyuga. En Gandoca, allá por Uvita y Manzanillo en la costa Atlántica, en un día de verano las palmeras –como dice la canción­– están borrachas de sol. La vegetación, el azul oscuro del mar y la radiante luminosidad se imponen. Realmente es una de las más bellas playas de Costa Rica, por eso le han puesto el ojo empresarios y turistas.

Decenas de hoteles, de pequeños y cómodos hospedajes se encuentran a lo largo de la vía entre Puerto Viejo y Manzanillo, dos lugares bellísimos también junto con Cahuita, Puerto Vargas y Punta Uva.

El visitante puede encontrar alojamiento del gusto que desee, desde una habitación doble que pasa los $75 hasta dormir en la playa, a la sombra de un almendro y bajo el arrullo de una palmera.

Desde el año pasado (1994)  se propagó una noticia: en Gandoca hay una loca, derivado del excelente libro de Anacristina Rossi, una de las obras más valientes escritas en nuestro país y concebida con solvencia literaria.

La gente llega al lugar y –especialmente aquellos que no se han leído el libro y que apenas han visto su título o que medio han oído algo– pregunta por la Loca de Gandoca.

En realidad, Gandoca no está loca ni existe ninguna demente suelta en ese bucólico paraje marino. Loca –eso sí– se pone la gente al sentir el rumor de las olas, la brisa salobre, y al embriagarse de las tonalidades verdes de la espesa vegetación. Los sábados y domingos es cuando llegan más visitantes a Gandoca, y el camino está en regulares condiciones, de Penshurt a Cahuita la vía asfaltada presenta muchos huecos y hendiduras ocasionadas por el terremoto del 22 de abril de 1991. Luego sigue la vía lastrada hasta Manzanillo.

¿Y cómo es Gandoca?

Uno de los logros del libro de Anacristina Rossi es que no vacía de un solo porrazo la descripción total y rotunda sobre el Refugio de Gandoca.

Hábilmente esta escritora inserta en determinados momentos pinceladas con el fresco y cautivante aroma de ese Refugio, y el lector, entre pasajes de romanticismo, momentos de coraje y sentimientos quebrantados –que se exponen en la novela– va captando el panorama de Gandoca.

Seguidamente, entresacados de la obra, se ofrecen algunas de las descripciones de la región.

“He sido depositada agotada y laxa sobre la arena de oro. Una manada de congos baja de los árboles a observarme. La que me mira es una mona. Se soba mucho el vientre: está embarazada”.

“Hay mares lisos de un azul índigo uniforme, mares perfectos como el Océano Pacífico. Hay mares con 20 metros de transparencia, como el Caribe en San Blas. El mar del Refugio Gandoca es una cosa distinta.

“No es un mar de buceo porque pasa revuelto diez meses al año. No es azul, tiene un alma cambiante, ora verde, ora violeta, ora gris. No se le puede ofrecer al turista tradicional que mide el éxito de sus vacaciones por el bronceado porque muchas veces llueve y no hay sol. Yo lo conozco bien y sé que no es un mar sino un lugar interior, un temperamento, una importante etapa en el conocimiento de sí. Sentarse en las playas del Refugio Gandoca es trascenderlo todo, incluso su propia arbitraria belleza, sus flores, sus algas, eternas, perfumadas, putrescibles”.

Poesía tropical

“Hundirse en los verdes repastos marinos, en lechos de esponjas…”.

“Los estudios de Álvaro eran casi poéticos. Hablaban de arrecifes fósiles, de los arrecifes vivos, de las esponjas en su frágil e inmensa variedad. Hablaban de moluscos excepcionales y decían que por ejemplo de 60 especies nuevas de algas descubiertas en nuestro país, el 90% eran del Refugio”.

“Los jobos, los cativos, el cashá y los guácimos hijearon. Yo no quiero aquí jardín, quiero la selva. Además no maté nunca los cangrejos, porque son como los trabajadores municipales, procesan la basura. Es verdad que los cangrejos son grandes y atrevidos, entran a la casa y se llevan el pan, los cepillos de dientes o las cajas de fósforos. Por eso hay que dejar todo bien guardado. Son grandes como gatos pero tampoco me decido a agarrarlos y hacerlos en sopa”.

Edén del Caribe

“Los árboles altísimos tapaban el cielo y se afianzaban con esas raíces como paredes que se llaman gambas. La selva intrépida hervía de especies útiles, especies muy antiguas. La selva enmarañada llegaba hasta un cocal y después del coral seguía la arena cremosa. La transición de selva a playa era original: los árboles arralaban y surgían flores grandes, brillantes y endémicas como heliconias. Y frutos prohibidos: manzanas de mono y anonas de mar. Las palmas tenían los troncos anaranjados y estaban invadidas por orquídeas de plena floración. Todo eso iba a desaparecer pronto bajo los bulldozers”, las palas mecánicas, los tractores de oruga”.

Comprar el libro “La loca de Gandoca”

Tres veces loca

“Tres veces loca”. La Nación. Suplemento Viva.  (San José, C.R.), 25 de enero 1993, p. 10


Portada de la Edición de EDUCA (1992)

De verdad que Costa Rica es un país de contrastes, de notables y sorprendentes contrastes, y de hechos inusuales… Mientras miles de libros se apilan en bodegas y librerías, con lo cual generan a veces la quiebra de instituciones, otros provocan el milagro de agotarse con solo semanas de circular.

Para muestra de ello, vale la pena mencionar la novela La loca de Gandoca, publicada por la escritora Anacristina Rossi, bajo el sello de la Editorial Universitaria Centromericana (EDUCA).

Un tema caliente, una narración de denuncia, una autora que utiliza la pluma para defender un territorio y advertir sobre los peligros que puede acarrear para los ecosistemas el desarrollo irracional de la industria turística, son los ingredientes de una novela que ha provocado el milagro y que ha movido a mucha gente a adquirirla o, quizás, a personas interesadas en el tema ecológico que se han preocupado por hacer llegar la novela a las manos apropiadas.

Cualquiera que sea la situación, lo cierto es que La loca de Gandoca, novela que empezó a circular el 23 de octubre de 1992, con un tiraje inicial de mil ejemplares, para el mes de diciembre ya se había agotado y exigía una segunda reimpresión, la cual a su vez, para la primera semana de enero de 1993 también se había terminado en librerías.

Sebastián Vaquerano, director de EDUCA, comentó que sus estimaciones iniciales se habían quedado cortas, pues pensó que a un tiraje de mil ejemplares le tomaría un año agotarse. “Esta es una situación verdaderamente atípica del mercado”, subrayo, aunque admitió sentirse completamente satisfecho, en especial porque ello trae oxígeno a una institución agobiada por los problemas económicos.

De todas maneras y para evitar retrasos en la circulación de la novela, EDUCA ha decidido que la tercera reimpresión sea de tres mil ejemplares, los cuales esperan que estén en circulación para la última semana de enero o la primera de febrero.

Anacristina Rossi reconoce que el éxito de su novela le da “una sensación maravillosa. Lo mejor que puede sentir un escritor es saber que lo están leyendo”.

Comprar “La loca de Gandoca” de Anacristina Rossi

No está tan loca la de Gandoca

Semanario Universidad, 21 de mayo de 1993

El refugio de Gandoca Manzanillo ubicado en Limón se asemeja a lo que pudo haber sido el paraíso, pero igual que en la historia bíblica llegó la «serpiente» (inversión extranjera) a provocar el conflicto y la destrucción.

En los últimos meses en dicho Refugio se desató una lucha entre el gobierno, asociaciones ambientalistas y el empresario checo Jan Kalina, por daños cometidos al ambiente.

Una clara denuncia del problema quedó plasmada en el libro «La loca de Gandoca», de Anacristina Rossi.

Rossi, quien tiene una propiedad en esta zona, ha vivido de cerca los problemas que se han presentado y las violaciones cometidas por Kalina en el refugio, por esta razón es que escribió el libro.

En la obra se narra como la región se convirtió en un ejemplo vivo del ultraje, cuando una extranjera inicia la construcción de un proyecto turístico llamado «Eco Dólares» (en la realidad se llama Proyecto de Desarrollo Turístico Punta Uva S.A.), sin estudios de impacto ambiental.

«Daniela», principal personaje del libro, se ve inmersa en un proceso de lucha contra quienes aprobaron la venta de la soberanía nacional.

Las violaciones que se dieron con el proyecto del hotel Las Palmas, ubicado en Punta Uva se centran en la construcción de cabinas sin control (al no contar con el permiso de las autoridades correspondientes); y tala indiscriminada de árboles.

También se destruyeron arrecifes únicos en el mundo para construir un canal de drenaje del terreno, con lo cual se viciaron los 50 metros de milla marítima pública, ya que este obstruye el paso peatonal.

Además, se construyó un bar en zona inalienable, así como la utilización de palmeras para alumbrado público, se utilizó un tractor en la playa para nivelarla y posteriormente se tiraron los sedimentos al mar.

Las irregularidades del proyecto turístico se basaban en violaciones a la Ley Forestal, la Ley Vida Silvestre, el Decreto del Reglamento del Refugio y no cumplían con los permisos de uso concedido por el Gobierno.

El final de la historia literaria parece no haber terminado, pues en marzo de este año, fue revocado el permiso de uso.

En el acta declaratoria del MIRENEM se especifican los trámites administrativos seguidos en el caso, las violaciones hechas por Kalina y se le concede un plazo de 6 meses para dejar el lugar como lo había encontrado

Ante esta situación Kalina presentó un recurso ele amparo ante la Sala IV, el cual fue resuelto a su favor, esta semana, debido al procedimiento utilizado por el MIRENEM.

Comprar “La loca de Gandoca”

La Loca de Gandoca o la angustia del ciudadano

Salazar, Roxana. “La Loca de Gandoca o la angustia del ciudadano”. La República.  (San José, C.R.), 16 de enero 1993. p. 15A


ROXANA SALAZAR
Abogada ambientalista

La República / Jorge Illá

La novela La Loca de Gandoca de la novelista costarricense Ana Cristina Rossi nos lleva a reflexionar sobre el tema ambiental y el papel que cada uno de nosotros debe jugar ante los problemas ambientales que estamos viviendo.

En la obra, la autora nos relata una serie de vivencias de una realidad en que estamos inmersos, con la gran cantidad de contradicciones que día a día nos encontramos. Por supuesto me referiré al tema de la denuncia ambiental, más que al tema de la novela, como obra literaria, que de por sí es magnífica.

La autora nos relata —de manera muy amena— las “angustias del ciudadano” frente al aparato estatal. El tema alrededor de las inquietudes de una ciudadana, común y corriente, que busca la protección de un refugio natural —un sitio patrimonio de la humanidad– de los desmanes de una explotación irracional por parte de grupos, que encuentran en el aparato estatal complacencia.

En la vida diaria nos angustiamos ante la impotencia que tenemos cada uno de los ciudadanos conscientes de los problemas ambientales, por lograr que el Estado o los funcionarios se comprometan realmente con esa necesaria protección ambiental.

Esto se convierte en una contradicción, ya que en reiteradas ocasiones hemos expresado la necesidad de que cada uno de nosotros adquiera su compromiso ambiental, tanto con los otros seres humanos como con el ambiente.

Pero no encontramos apoyo por parte del aparato estatal, lo que genera una contradicción muy difícil de resolver. El fomentar un compromiso, una responsabilidad ambiental, y sentir que no existe apoyo por parte del Estado nos preocupa en demasía. El aparato administrativo se convierte en cómplice, en algunos casos por falta de acción, en otros por omisión.

La novela relata las angustias e impotencia de un ciudadano ante la complicidad oficial de la destrucción de los recursos naturales. Ante este panorama el personaje central —La Loca de Gandoca— debe forzosamente recurrir a algo que denomina “Sala Constitucional”.

Acudir a esta vía tiene el objetivo de lograr una protección por parte del aparato judicial contra esa complicidad destructiva. Valga la pena hacer la relación con nuestra Sala Constitucional, instancia recientemente establecida en nuestro país, a la que acudimos cuando no encontramos una respuesta pronta y cumplida por parte del aparato administrativo.

La Sala Constitucional ha venido a jugar un papel muy importante en la protección de las garantías ciudadanas, tiene en sus manos en este momento un gran reto: la oportunidad histórica de sentar las bases de la protección de nuestros principios jurídicos, sobre todo aquellos no incluidos expresamente en la normativa, tales como nuestro derecho de disfrutar de un ambiente sano.

Muy bien se expresa en la carta de ampare que se encuentra en las páginas de la novela, en que la autora acota en forma magistral las angustias ante los distintos jerarcas administrativos, indicando las respuestas que cada uno de ellos da en forma excusatoria de su falta de acción.

La novela explora las diversas opciones que, de manera muy similar a la realidad, tenemos los ciudadanos para que el Estado como un todo pueda ofrecer respuesta a las inquietudes del ciudadano.

Ana Cristina nos lleva de la mano mostrándonos la impotencia que envuelve a la “Loca de Gandoca” al tocar las puertas de las instancias institucionales y de algunos grupos de los llamados no gubernamentales, con un paralelismo increíble a nuestra realidad real.

Después de leer nos quedan una gran cantidad de inquietudes que merecen una respuesta.

Comprar el libro “Loca de Gandoca”

Color en el mapa literario

Durán Luzio, Juan. “Color en el mapa literario”. La Nación. Ancora.  (San José, C.R.),  23 de febrero de 2003, p. 9


Con la novela Limón Blues, de Anacristina Rossi, culmina el proceso de inclusión al territorio letrado de la patria, de la tradición afrolimonense, que se yergue aquí indiscutidamente como otro de los pilares de la nacionalidad

En un ensayo revelador aparecido en 1954, León Pacheco postulaba que el costarricense, enraizado desde la colonia en el valle central, apenas había comenzado, ya bien entrado el siglo XX, la incorporación de las otras regiones del país a su visión cultural, en especial, a su mapa literario: “Los centros urbanos históricos, situados en la Meseta Central, continúan siendo el escenario de su vida social, económica, intelectual, emocional. El litoral del Atlántico, primero, y el del Pacífico, después, han sido regiones del territorio nacional añadidas muy recientemente a la totalidad del país desde todos los puntos de vista. En ellos viven tipos humanos extraños a nuestras tradiciones: el negro jamaicano y el nicaragüense en el Atlántico. Últimamente, en las nuevas plantaciones bananeras del Pacífico, el nicaragüense y el panameño. El tico es un ser esporádico en esos litorales. Para el habitante de la Meseta Central esas zonas se hallan fuera de su alcance y representan, para las modalidades de su existencia sedentaria y perezosa, la aventura de un mundo nebuloso”

Primicias caribes

Sin duda que desde 1931, con la aparición en forma de libro de los relatos de Bananos y hombres, de Carmen Lyra, se comenzaba a percibir el Atlántico; luego en 1941, Mamita Yunai expande esa mirada primera pero, en ambos casos, la visión era guiada por una perspectiva unilateral: focalizan necesariamente solo el conflicto que entonces creaba entre sus trabajadores locales la célebre compañía transnacional. Tales eran, por lo demás, las urgencias políticas de Carmen Lyra y Fallas, quienes –sobre todo Calufa– con sus obras respondían más bien a las demandas sociales y estéticas de una posición partidista.

Después, con las novelas de Joaquín Gutiérrez, el espacio del Caribe apenas deja de ser el territorio plano de las fechorías de la United Fruit, pues sus obras (Puerto Limón, en 1950 y Murámonos Federico en 1973) si bien de alcance más amplio, situaban otra vez como centro el asunto de los bananales: el hombre blanco de la meseta afincado allí en pugna con las compañías extranjeras. Acaso por eso Cocorí, libre de aquellas presencias, aparezca, más allá de la fábula infantil, como una primera visión amable y mítica de ese escenario espectacular.

Luego sobresalen los cuentos y novelas de Quince Duncan, nieto de aquellos emigrantes jamaiquinos, “tipos humanos extraños a, nuestras tradiciones”, como temió Pacheco.

De niño, Duncan crece en Estrada de Matina, leyendo autores y periódicos ingleses, pero se hace escritor en San José, situado entre la divergencia de dos lenguas, el inglés y el español, con sus culturas diversas y, ciertamente, habitado por regiones diferentes. Aunque en su narrativa el mundo es visto a menudo desde la perspectiva de un hombre negro, estos se refieren más a la vida del valle intermontano que a Limón; dejó, en cambio, la crónica del pasado de su gente en un libro de historia, El negro en Costa Rica, compilado y escrito en 1972 con la sólida colaboración de Carlos Meléndez.

Concurrencia histórica

Pero en estos días, con la aclamada aparición de la obra de Anacristina Rossi, esas tierras y seres dejarán por fin de ser “la aventura de un mundo nebuloso” porque en sus páginas han llegado a ser un capítulo claro y definido en el mapa histórico y humano de la formación de la nacionalidad. Al amplio escenario de esta crónica novelada, que arranca a fines del XX, apoyada en un rico cuerpo de documentos históricos, concurren el negro jamaicano tanto como otros emigrantes caribeños, hispano o anglo hablantes, además del costarricense meseteño. Y a esta convocatoria asisten movidos por los fines más variados, aunque las tres figuras centrales de Limón Blues van impulsadas por el amor: dos historias, una de pasión y otra de afecto, organizan el desarrollo de una novela que alcanza con creces su afán totalizador porque la cultura afrolimonense descrita es la de allí y la de todo el Caribe, y gracias a esas historias el relato se expande hasta Jamaica, Cuba y Nueva York, porque ocurre durante años en los cuales surge un universalismo panafricano encabezado por el polémico Marcus Garbey –el de la Black Star Line– mentor de la fallida cruzada por el retorno al África y personaje importante en la novela. Es por eso que la voluntad de inclusión narrativa de esta obra de cuatrocientas páginas llega más allá del continente: hasta la convulsionada Liberia, utopía soñada y fallida para el retorno del negro americano.

Con Limón Blues viene a culminar el proceso de inclusión al territorio letrado de la patria, de aquella geografía visitada pero apenas editada en las páginas de sus dramas cotidianos. Pero, por otra parte, desde esta novela comienza el desafío para enriquecer, más allá de lo ahora propuesto, la tradición afrolimonense que se yergue aquí indiscutidamente como otro de los pilares de la nacionalidad.

Comprar obras de Anacristina Rossi

¿Quién es Anacristina? ¿Qué es La loca de Gandoca?

¿Quién es Anacristina Rossi?

Anacristina Rossi es una escritora ecologista, que también fue por muchísimos años (casi 20) activista, pero que tuvo que dejar el activismo ecológico por amenazas de muerte que iban en serio, como ocurre tantas veces en este país, aunque es una realidad que nunca se muestre, que a los ecologistas nos amenazan de muerte, y por eso dejamos de luchar. Pero sigo siendo escritora, y sigo siendo ecologista.

¿Qué es La loca de Gandoca?

La loca de Gandoca es un testimonio de una de las luchas más dolorosas que se han dado probablemente en este país por un maravilloso lugar que debió haber sido parque nacional, y por los intereses de los empresarios se convirtió en refugio de vida silvestre, y no en parque nacional, lo cual permite que comercien con las tierras y se vendan y toda esa maravilla y esa belleza sea asesinada.

Da el testimonio con un enorme sufrimiento de la destrucción de ese maravilloso lugar, una destrucción lenta que La loca de Gandoca ayudó a mantener en ciertos momentos, pero que sigue inexorablemente y cualquiera que vaya y visite se dará cuenta de que La loca de Gandoca está 100% vigente en Gandoca Manzanillo y desgraciadamente en muchos otros lugares de Costa Rica y en el mundo.

Anacristina Rossi, 4 de octubre, 2011

Comprar “La loca de Gandoca”

El Limón de Anacristina

Mora Rodríguez, Arnoldo. “El Limón de Anacristina”. La República.  (San José, C.R.), 07 de enero 2003

 

Más que por razones climáticas o geográficas, nuestra región del litoral caribeño ha ido forjando desde los días de la Colonia un perfil muy propio, que se tipifica por una identidad cultural de trazos muy definidos. Su característica principal es su gran diversidad étnica, lingüística y religiosa que se refleja en una historia económica, social y política tan dramática y sorprendente como ignorada por el resto del país, especialmente por los sectores tradicionalmente dominantes originarios de la Meseta Central y que han regido los destinos de nuestro pueblo imponiendo su mentalidad y sus intereses como si solo ellos existieran. Esto nos explica el aislamiento que esta región nacional ha sufrido a través de nuestra historia, que le ha permitido ir forjando un perfil o identidad cultural muy bien definida frente al resto de la nación.

Estos rasgos socio-culturales han suministrado una riquísima veta de inspiración a no pocos y notables creadores en el campo de las artes (música, plástica, danza, literatura) que dichosamente parece estar lejos de haberse agotado, por lo que cada día nos ofrece obras de incomparable belleza y originalidad. La más reciente la constituye la novela “Limón Blues” surgida de la pluma de una escritora, que ya es bastante conocida en nuestro medio cultural por su originalidad no exenta de polémica, que le ha granjeado notables éxitos editoriales que han trascendido las fronteras nacionales.

Anacristina Rossi es una escritora de gran cultura y de una personalidad muy definida, que no teme desafiar prejuicios y afrontar polémicas en defensa de sus firmes convicciones en muchos y diversos temas, especialmente en los campos ecológico y socio-político. Esto le ha valido, igualmente, ser acreedora con justicia a diversos premios dentro del país y ver sus obras ser objeto de traducciones más allá de nuestras fronteras.

El año que acaba de terminar publicó una novela dedicada a la sorprendente y poco conocida historia política y cultural de la comunidad limonense de origen africano. La novela lleva por título “Limón Blues“, fruto de una erudita, prolongada y, sobre todo, apasionada investigación en fuentes originales de la historia de la comunidad negra de esa región de la vertiente atlántica del territorio nacional, donde la autora ha pasado buena parte de su vida y cuya experiencia la ha dejado marcada para siempre, provocando en ella un amor total y una admiración que se refleja en cada línea de esta notable obra.

De mi parte, confieso que he leído con hondo interés sus tres obras anteriores, lo mismo que sus artículos periodísticos, pero considero que en “Limón Blues” Anacristina Rossi alcanza su madurez como escritora. Se anuncia como la primera parte de un tríptico que nuestra autora se propone publicar en un futuro cercano, pues ya las otras dos partes están terminadas.

La prestigiosa casa editorial Alfaguara ha tenido el acierto de asumir la tarea de publicarlas, cosa que, en el caso de la obra que comentamos, lo ha hecho con su característica pulcritud. Como se ve, se trata de una especie de saga sobre la comunidad negra de Costa Rica, cosa inédita en nuestro medio a pesar de la ya abundante -producción de que esta comunidad ha sido objeto de parte de novelistas, poetas, ensayistas e historiadores.

En esta novela, Anacristina Rossi demuestra un dominio total de lo que caracteriza el género de la novela histórica clásica que remonta al siglo XIX. En ella, su autora ha logrado crear personajes, sobre todo, los femeninos que, sin duda, pasarán a la historia de nuestras letras como de los mejor logrados. También considero que algunos pasajes son de antología, combinando con rítmica cadencia —de ahí el título de “blues” que ostenta la obra— conmovedoras descripciones realistas con vertiginosos diálogos, cercanos al género dramático. En fin, son muchas las páginas de esta novela que me han seducido, haciendo de su lectura uno de los más exquisitos regalos de esta Navidad. ¡Gracias Anacristina!

Comprar libros de Anacristina Rossi

Al fin, María la noche llegó

Díaz, Doriam. “Al fin, María la noche llegó”. La Nación.  (San José, C.R.), 20 de noviembre, 2003


Hoy (20 de noviembre de 2003) se presenta la edición tica de la novela de Anacristina Rossi.

FOTO DE KATTIA VARGAS / LA NACIÓN

“Después de 18 años, he vuelto a leer María la noche y pensé que la hubiera vuelto a escribir igual”, dijo la escritora Anacristina Rossi.

A María la noche le tomó 18 años llegar a Costa Rica. Esta noche, a las 8 pm., en el Centro Cultural Chile se presentará la primera edición costarricense, bajo el sello de la Editorial Costa Rica (ECR), de esa novela de 1985 de Anacristina Rossi.

Para llegar hasta aquí, la obra creció fuera de Costa Rica, mientras que aquí apenas era conocida por un pequeño grupo de lectores, en su mayoría bien impresionado por la irreverencia y los aportes del texto.

María la noche fue publicada en 1985 por la editorial Lumen en España y por el sello Actes Sud en Francia en 1997. Además ganó el Premio Aquileo J. Echeverría en novela en 1985.

De oídas muchos lectores se enteraron de que la novela era importante; no obstante, en Costa Rica circularon pocos ejemplares que pasaron de mano en mano.

A partir de ahora, la novela podrá conseguirse con facilidad en las librerías nacionales.

Poco conocida

“La primera edición costarricense es algo muy hermoso y duro. Duro porque la novela prácticamente no se conoció en Costa Rica, fue un secreto que se pasó de mano en mano. Se vendió y se leyó en España, pero no tuvo suficiente repercusión”, afirmó Rossi, autora de La loca de Gandoca y Limón Blues (Premio Aquileo J. Echeverría 2002 y Premio Áncora 2001-2002 en literatura).

Para la autora, el libro no ha sido tomado en cuenta por el grueso de los expertos en literatura costarricense y los lectores ni lo conocen. “En un Congreso de Literatura Centroamericana no se ha hablado de ella”, dijo.

No obstante, ese saborcillo amargo por la suerte de su texto se endulza al pensar que la ECR se tendrá que encargar de distribuirlo por todo el país.

Búsqueda femenina

Anacristina asegura que si hubiese escrito María la noche ayer sería igual que la que publicó hace 15 años. Es decir, sigue vigente.

Ella puntualizó: “Su búsqueda sigue vigente, es la búsqueda del mundo interno femenino en un mundo totalmente masculino. María la noche es un libro en femenino, es la búsqueda de la sensibilidad, de las relaciones humanas y de la sexualidad desde una mujer. Cuando una habla con las mujeres se da cuenta de que existe una insatisfacción inmensa”.

María la noche muestra a la Anacristina poética, pues otro de sus intereses fue desarrollar en el texto el lenguaje poético.

De todo esto y más se hablará esta noche. La novela será presentada por Ginnette Barrantes y Werner Mackenbach.

Comprar obras de Anacristina Rossi