La libertad, los gatos y un cierto azul

Izaguirre Cedeño, María del Mar. “La libertad, los gatos y un cierto azul”. Oficina de Divulgación. Universidad de Costa Rica, 7 de diciembre de 2009 (http://www.ucr.ac.cr/noticias/2009/12/07/la-libertad-los-gatos-y-un-cierto-azul.html)

El profesor y escritor Fernando Contreras Castro presentó a la comunidad universitaria su libro Cierto Azul, el cual al parecer de la escritora Ana Cristina Rossi es un libro surrealista, y fantástico.

El libro inicia con un relato de lo que es la calle para el protagonista fuente infinita de asombro, dolor y libertad. ¿Qué es lo que cuenta en esta vida? Fernando Contreras nos dice que la libertad, la solidaridad, la creación y la improvisación, es decir el amor. Todo ese va junto y es inseparable, aseveró la Magistra Ana Cristina Rossi.

Cierto azul narra la historia de un niño huérfano y ciego, el cual es adoptado por una pandilla de gatos músicos, todos integrantes de una banda de jazz. Arturo el es un niño de 7 años que vive en la calle, el chico es adoptado por el gato Freddy Freeloader y los integrantes del sexteto de jazz.

“La calle es una sorpresa en ondas expansivas, nunca falta alguien que se agache y chasquee los dedos para llamar la atención y me rasque la cabeza si me acerco. O alguien que me quite de su camino de una sola patada en las costillas pero esa es la calle fuente infinita de asombro y dolor. La vida sería más fácil sin pulgas. Nos rascamos y nos sacudimos inútilmente. Las pulgas nos habitan, nos pueblan, nos beben, trabajamos para ellas. Pero esto es vivir en la calle, y la verdad, no cambiaría ni una de mis malditas pulgas por un segundo de mi libertad”.

Los gatos del libro muestran a una ciudad capital: San José llena de comercio, una ciudad de negocios, donde ni siquiera los parques son sólidos manifestó el sociólogo Dr. Sergio Villena.

Para Villena Cierto Azul es la tercera pieza de la trilogía de Contreras que inició con Única mirando al mar y Los Peor.

El libro de Contreras Castillo Cierto Azul consta de 70 páginas en las que resalta los valores humanos trascendentales como la solidaridad, la amistad y la libertad comentaron los académicos presentes en la presentación de este libro que se efectuó en la sala multiusos de la Escuela de Estudios Generales de la UCR.

El autor aseguró que el libro parte fundamentalmente de una premisa: el amor es un acto subversivo y peligroso.

Fernando Contreras: Esta novela mía es más exigente

Fonseca Q., Pablo. “Fernando Contreras: Esta novela mía es más exigente”. La Nación (San José, Costa Rica), 8 de diciembre de 2006

Entrevista:

El escritor Fernando Contreras acaba de presentar Cantos de las guerras preventivas, una novela en la cual explota los temas del terrorismo, las guerras y la contaminación.

Esta parece ser una novela tan apocalíptica como esperanzadora. ¿Qué mensaje quiere dar?

Creo que el término apocalíptico no es lo que busco porque no hay un final definitivo de la especie humana. Está la idea de una destrucción en muchos sentidos, como el social y el ecológico. La destrucción es consecuencia de esta dirección en la que vamos actualmente, pero al fin y al cabo pienso que la vida será más fuerte y en medio de esa destrucción creo que habrá grupos de humanos que quieran vivir pacíficamente, aun en condiciones rudimentarias.

El tema de la novela está fuertemente anclado en lo que sucede en el mundo desde el 2001.

Claro, es la historia del mundo que cambia con la farsa del 2001, cuando se emprende una estrategia absurda y homicida llamada “guerras preventivas”, que no es más que el eufemismo utilizado para justificar todas estas acciones brutales. Simplemente son proyectos homicidas y criminales.

Después de que parte del mundo se destruye con “guerras preventivas” quedan algunos humanos que deben empezar de nuevo.

Aunque en el texto estemos hablando de grandes ataques, todo en el texto está desde el punto de vista de las víctimas que son bombardeadas arbitrariamente. ¿Qué pasa cuando la ciudad es destruida y la gente queda sin luz, sin agua, sin casa o cuando no sabés qué le pasó a tu familia? Entonces la gente sale a la calle y no hay nada. Eso que queda en ese momento es la realidad desprovista de todo y los humanos no podemos vivir en la realidad. Nosotros podemos vivir porque vivimos en nuestras ficciones cotidianas, reinventando el mundo constantemente y entonces esos seres humanos deben crear sentido de nuevo.

¿Es arbitrario el espacio preponderante a la religiosidad?

Por un lado está la religión desde la oficialidad y por el otro la recuperación que hacen los disidentes de la religiosidad. En el tercer capítulo hay toda una degradación de la idea de la religiosidad como institución, pero en el quinto existe un tratamiento de la figura de Dios sumamente respetuoso porque nace de la gente. ¿A qué se acude para fundar de nuevo el mundo? A la idea de Dios, la idea de la religiosidad.

¿Cree que el mundo va hacia donde usted lo describe?

De todo corazón yo quiero que no, pero hasta ahora no hay nada que me demuestre lo contrario. Todos los proyectos armamentistas van en esa dirección. No veo voluntad política para evitar un desastre de esa magnitud.

¿Qué representa este nuevo libro en su carrera literaria?

El escritor y su público se necesitan mutuamente. Esta novela es un poco más exigente para el lector, un poco más dura y requiere un poco más de esfuerzo que mis libros anteriores.

Fernando Contreras Castro

Entradas

En 1986 aparecieron sus cuentos “Su oficio de escritor” y “Sueños del Faraón”. Su cuento “El ratón y la locomotora” fue traducido al alemán e incluido en la antología “Leben auf eigne Faust” (Historias de niños de la calle de cuatro continentes).

También ha publicado varios ensayos sobre diversos temas en revistas especializadas del país, y otros textos suyos han aparecido en diversas antologías. En orden cronológico, estos son sus libros publicados:

  • Única mirando al mar: novela 1993
  • Los Peor: novela, 1995 (Premio Nacional Aquileo J. Echeverría)
  • Urbanoscopio: cuentos,1997
  • El tibio Recinto de la oscuridad: novela, 2000 (Premio Nacional Aquileo J. Echeverría)
  • Sonambulario: cuentos, 2005
  • Cantos de las Guerras Preventivas: novela, 2006:
  • Cierto azul: novela corta, 2009

Fue profesor de Filología y actualmente en la Escuela de Estudios Generales en la Universidad de Costa Rica.

Este autor de nuevos clásicos nacionales conforma parte de una nueva narrativa costarricense, la llamada generación del desencanto, que rompe con el costumbrismo de la generación del 40 y con la generación urbana de los 60.

Ingresar al blog de Fernando Contreras Castro

Única mirando al mar

Única mirando al mar

Única mirando al mar

Un hombre le da al canario su última ración de alpiste… y lo libera; después se tira a la basura como un desecho más. Esta es una de las imágenes más brillantes que haya inventado algún escritor costarricense, no sólo por el ingenio que la adorna, sino por lo que vislumbra y desencadena en uno de los mejores relatos sobre la miseria global del siglo XX. El personaje “suicida”, Mondolfo Moya Garro, modesto vigilante nocturno cansado de la vida, se lanza así al camión recolector de los desechos y termina en el relleno sanitario de Río Azul, donde descubrirá el sustento de la indigencia y el amor inesperado de una maestra desahuciada que busca todos los días -entre los restos orgánicos y minerales- una luz o una rosa blanca para que no todo sea tan tenebroso como la vida en el muladar. Única Oconitrillo es el soporte de la esperanza en el putrefactorio de los buzos del “mar de los peces de aluminio”, peleado basural capitalino donde se refugian cientos de familias en pobreza extrema para escarbar, entre zopilotes, una lata brillante o una botella vieja que pueda intercambiarse por algo de comida.

Denuncia irónica de nuestra corte de los milagros, la breve y laureada novela ha sido profundizada por su autor, y nos la ofrece ahora en versión mejorada y definitiva.

Comprar “Única mirando al mar”

Los Peor

Hábil constructor de imágenes literarias, Fernando Contreras Castro se lanzó con esta, su segunda novela, tras una cosecha poética superior que rompiera los marcos del costumbrismo simple y andrajoso tan frecuente en los relatos de marginalidad social de todas las épocas.

Si bien aquí el ambiente sigue las mismas rutas de la miseria, ahora se matiza de prostíbulo, predicadores, proxenetismo, cíclopes, mendicidad, y así la obra consigue hallazgos líricos que –por vía de la hipérbole– la desbordan de lo mágico a lo surrealista.

Las andanzas de Jerónimo Peor –un monje raro y ambulante– junto a Polifemo –un niño deforme que ve más de la cuenta– le sirven al autor para escenificar la espantosa periferia de la pobreza, los antros de la pordiosería y divagar también sobre varios temas sustanciales del ser y la existencia. Todo el relato se podría sintetizar en “el monstruoso mundo que nos rodea, donde siempre lo peor se impone a lo mejor”.

La reflexión filosófica está muy presente y la denuncia política va de la mano con una crítica social que comporta sardónica dosis de buen humor.

Cierto azul (este libro está agotado)

Un niño huérfano de siete años de edad, abandonado en las calles de San José y además ciego, es adoptado y criado por un sexteto de jazz, cuya inolvidable particularidad es que está conformado exclusivamente por gatos –sí, sí: mininos de cuatro patas–, los cuales habitan en los cielos rasos del Mercado Central y deambulan por toda la ciudad. Ya esa sola referencia fabulesca nos da una idea de las libertades alegóricas y de improvisación que se tomará esta nouvelle para encaminar al lector por los mejores momentos del jazz, el blues y otros ritmos de origen afro, sin ocultar, con fino humor, una buena carga de filosofía y otra de crítica social. Lo inverosímil de la convivencia gatuna es sorteada con gracia por la fuerza de un lenguaje poético y un estilete de seda que sabe donde punzar las falacias y corruptelas de una sociedad “perruna” que poco aprecia valores como la libertad, la improvisación, la diferencia, la rebeldía, la amistad o el amor.

“La normalidad es una camisa de fuerza que, cuando se ajusta de un lado, se descose del otro”, dice el personaje principal del libro; un típico Cronopio que detesta lo corriente y se desvive por maestros del jazz como Mills, Evans, Sandoval o Gillespie.