Carmen Lyra

Carmen Lyra

Carmen Lyra es el nombre artístico de María Isabel Carvajal, la escritora más significativa de las letras costarricenses y una figura entrañable para varias generaciones educadas con sus relatos a partir de los años cuarenta, cuando, en cada aula, se acostumbraba cerrar el día embelezando a los niños con las travesuras de Tío Coyote y Tío Conejo. Nació en 1888 en San José y murió exiliada en México en 1949. Fue educadora por antonomasia, luchadora cívica, renovadora en la narrativa y la docencia, cuentista y novelista. Entre su vasta producción figuran numerosos artículos en Repertorio Americano y otras revistas literarias; los libros Fantasías de Juan Silvestre, Bananos y hombres y Relatos Escogidos; varios ensayos políticos y didácticos; el manual escolar Patria Grande y la novela En una silla de ruedas.

Comprar obras de Carmen Lyra

Vivan las locas

Quesada, Juan Rafael. “Vivan las locas”. La República.  (San José, C.R.), febrero 1993

¡Qué refrescante, qué estimulante es saber que existen mujeres como “La loca de Gandoca“!

La República / Jorge Illá

En Costa Rica hasta los años 40, a la mujer se le educó para que tuviera como fin último “el encontrar un marido”. Sin embargo, con la apertura de la Universidad de Costa Rica se inició, poco a poco, la profesionalizaron de las mujeres, y empezaron a desarrollarse las condiciones necesarias para convertirlas en ciudadanas. No es por casualidad, entonces, la participación de las mujeres en la huelga de “brazos caídos” de 1946 y en los hechos políticos de 1948.

Desde entonces, la mujer ha ido teniendo más participación en diversos órdenes de la vida costarricense y, es posible, que en un futuro cercano hasta lleguen a la casa presidencial. Eso sí, por méritos, no por decretos, ni por apellidos. En ese contexto de la década de 1990 es que debe ubicarse la palabra y la acción de esa valiente mujer –ejemplo para todos los hombres de Costa Rica– llamada Ana Cristina Rossi.

Aunque Ana Cristina se había hecho conocer hace unos años como escritora, por medio de su novela “María la noche”, podemos afirmar, tajantemente, que “La loca de Gandoca” es la obra –éxito de librería– que la ha hecho trascender los medios intelectuales y llegar a un público mucho más amplio. ¿Por qué ese éxito?

Por Ana Cristina, contra viento y marea, ha logrado que se haga de público conocimiento la destrucción de la naturaleza –es decir la fuente de la vida– que se está llevando a cabo, hoy mismo, en Gandoca-Manzanillo, en la provincia de Limón. Porque la autora en una obra con valor literario en sí, se ha referido a un tema de interés general, de desgarradora actualidad.

Mientras otras mujeres desvirtúan nobles causas como el feminismo, y otras se ganan los favores oficiales, reafirmando con nuevos órdenes (marxismo-gremsciano) añejas mitologías sobre el sistema político costarricense, Ana Cristina ha asumido plenamente su responsabilidad ciudadana al denunciar, ayudada por sus dotes literarios, el desastre ecológico, del que sigue siendo víctima buena parte de la zona atlántica.

¡Claro está, Ana Cristina ha debido enfrentar muchos obstáculos! Dificultad para obtener información en el MIRENEM, intimidaciones, amenazas de extranjeros, matonismo por parte de “muchos” malinschistas, etc. Pero esencialmente, el mayor obstáculo –de ahí su enorme mérito– ha sido el comportamiento generalizado de los costarricenses: el ser tico, o sea, palanganas, oportunista, ayuno de compromiso, zafa lomo. Es este comportamiento, el que Rodrigo Facio calificó, en su momento determinado, para descalificarla –como quisieron hacer con Carlos Morales cuando denunció los desmadres del CSUCA–, la trataron de loca.

¡Gracias Ana Cristina por esta renovadora inyección de optimismo; por fortalecer nuestra responsabilidad ciudadana! Gracias mil, por recordarnos que Costa Rica vale más que todo el oro del mundo. Por eso queremos decir a todo pulmón: “¡Vivan las locas!”.

Comprar obras de Anacristina Rossi

Comprar obras de Anacristina Rossi

Maria la nuit, Anacristina de día

Dobles, Aurelia. “María la nuit, Anacristina de día”. La Nación.  (San José, C.R.), 16 de noviembre 1997, p. 2-3

Dentro del programa Belles Etrangéres figura la costarricense Anacristina Rossi, cuya novela María la Noche ha sido traducida y publicada en francés por la prestigiosa editorial Actes Sud. Ella reside en Holanda, mas atisbamos sus andares durante su reciente estancia en Costa Rica.

“Confieso una cosa: después de la dificultad de aceptación de María la Noche, se me quitaron las ganas de escribir que tenía antes de ese libro. En estos momentos ya no hay gente que se interese por literatura distinta, por lo no comercial, por el mundo interior; les interesa lo que se pueda vender. Eso me redujo las ganas de escribir. No estoy como en la carrera de ser escritora famosa –me entra flojo–, aunque me gustaría que lo que escribo sea aceptado, que se lea y circule, pero si lo hiciera con un seudónimo me daría igual.”

Anacristina Rossi no ha perdido un ápice de su lucidez inversamente proporcional a su figura menuda; si se quiere, la madurez aguza su perfil; duele que se haya desencantado del quehacer literario, aunque se apasiona con un nuevo reto intelectual.

Luego de trajinar por senderos tortuosos donde dejó otro libro, este sí muy leído, La loca de Gandoca, uno de cuentos y varias luchas perdidas y ganadas, ella no anda de mil amores con la literatura, pero la literatura sigue enamorada de ella: en Francia, ediciones Actes Sud se fascinó –así de enfático, ni más ni menos– con su novela María la Noche.

Esta obra, publicada por primera vez hace más de diez años en España, le otorgó a la autora una estatura inmediata como escritora, y aquí le concedieron el premio nacional Aquileo J. Echeverría 1985. Pero la autora siente y resiente que su novela no fue nunca aceptada por el medio.

“Siempre sentí que María la Noche fue una novela incomprendida. En su momento fue atacada y hasta un periodista llegó a decir: “refleja el mundo putesco de la protagonista”. No solo en Costa Rica, también en España se suscitaron comentarios que me han dolido: un periodista me dijo que yo escribía como Juan García Ponce (el escritor erótico mexicano), que tenía sus mismos defectos y virtudes. Eso me golpeó porque yo quería plantear toda una tesis: los límites del conocimiento racional y si, puede haber otro tipo de conocimiento, pasando por un descoyuntamiento, del lenguaje y por lo femenino, que podría ser una forma de razonar distinta.

¿ Propiamente femenina?

–Es una manera distinta de razonar que no es solo de la mujer, pero ella la está poniendo en evidencia. Una manera distinta de razonar se da en el psicoanálisis, al cual usa la epistemología femenina; su estudio me evitó caer en las trampas del discurso patriarcal de siempre. Las feministas, el psicoanálisis y las escritoras mujeres han hecho un esfuerzo por salirse de esas trampas.

¿Entonces crees en la división que establece una literatura femenina?

–No creo en la división: creo que las mujeres dicen las cosas iluminando el otro lado de la luna. No es que crea en una literatura femenina pues hay un miedo de caer en las profesiones o actividades desvalorizadas como de ‘cuello rosado’. Me gusta leer lo que escriben las mujeres; no todas, claro; no porque me lo proponga, sino porque me gusta: es una casualidad. Los libros de Amy Tan o de Marcela Serrano me encantan. Lo que hace aquí Tatiana Lobo no lo ha hecho nadie; lo que hace Irma Prego, que no le dan pelota, me gusta. El escritor que me ha apasionado en los últimos tiempos es José Luis Sampedro y me parece que tiene una sensibilidad que es como la de una mujer, y leo mucha teoría, de hombres y de mujeres, sobre formas de razonar distintas.

¿Por qué crees que la sociedad costarricense no aceptó María la Noche?

–Tal vez porque es un libro que habla de sexualidad femenina, de erotismo femenino; presento la imagen de la madre como una mujer que no tiene sexualidad o solo la que los hombres le dan. Sin embargo, guardo cartas de hombres y de mujeres fascinados con el libro; es muy raro: siento un rechazo de la sociedad costarricense pero a la gente que le gusta, realmente le apasiona.

Lo que se vende ahora en literatura es una maniobra comercial, tiene que tener una serie de características, y aunque el libro sea bueno, no va a ser aceptado si no las cumple. Me parece que a los poetas les pasa igual. Ser reconocido en Europa para mí no cuenta.

¿ Cómo consideras la traducción en francés?

Bien, bien. Siento que Ciaude Blé-ton se identifica tanto que realmente logró traducirlo. Le costó muchísimo, me mandaba cartas: “¡qué lindo, pero qué difícil!” El tiene una sensibilidad parecida a la mía y resultó. Es escritor y tenemos una amistad muy linda.”

En otras

Eso conversamos refugiadas en un café de la plazuela frente al Teatro Nacional, huyendo de palomas y escolares al vuelo; Anacristina venía abrazada a sus torres de papel: una mujer sumamente ocupada en asuntos de este mundo, libre ya de inquietarse por parecer o no parecer ¿qué?: ella, al fin de cuentas.

En estos pocos meses en el país estuvo trabajando en una consultoría para los Comités de Vigilancia de Recursos Naturales (Covirenas), integrando cuestiones de género. La marca de Gandoca.

¿Qué ha sido de Anacristina Rossi?

–Vivo en dos países, pero también viajo mucho a Francia. Me fui a estudiar a Holanda; necesitaba abrirme espacios teóricos: es que a uno se le gasta el cassette, el discurso por medio del cual ve el mundo; era una cuenta pendiente conmigo misma, pues había dejado a medio palo los estudios de epistemología en Francia. Al mismo tiempo, una vez que uno se mete en actividades de naturaleza práctica, de cerca con los hechos comunitarios, no se puede esconder en una torre de marfil. Necesitaba unir los hechos con lo abstracto y eso lo encontré en el campo de Mujer y Desarrollo. Tengo dos años de estudiar esto sin parar. Vengo del psicoanálisis, que vino después del feminismo. Estudio con una curiosidad insaciable.

¿Y la literatura?

–La tengo un poquillo postergada. Tengo cosas como para armar una novela pero necesitaría varios meses solo en eso para reunirlos. Con María la Noche duré diez años escribiendo pedacillos… Tengo que estar inmersa en lo que está pasando en mi vida y esta no puede ser solo literatura. Estar inmersa en el vivir y poder retirarse a escribir… Pero uno a veces no tiene los medios para ese segundo paso… Me alegra que se traduzca María la Noche y ojalá también La loca de Gandoca, que hay proyecto. Lo que sí tengo entre manos son dos libros de teoría que escribí en inglés. Uno es mi tesis de maestría: Jac-ques Lacan viaja a Kerala, un cuestionamiento del lugar estructural que La-can le da a la mujer en los años cincuenta. Trato de mostrar que él incurre en errores antropológicos. El otro está basado en estudios de Marina Warner y es una deconstrucción de la Virgen María.”

Esta mujer inquieta juzga sin vidrio de colores la crisis institucional que vive nuestro país natal: “de lo único que me alegro es de que no haya instituciones militares. Si las hubiera, no habría salida; hay que buscar una salida cívica poco a poco y ojalá aguante la situación. Si no salimos del bipartidismo, los esfuerzos de descentralización van a estar siempre viciados. El país se está hundiendo en un laberinto formal, legal y en la corrupción. Es un momento loco de la sociedad costarricense.”

Pareceres de Actes Sud

Querida Anacristina:

Acabo de terminar la lectura de María la Noche. Soy editora de Actes Sud para el ámbito francés y estoy encargada, como cada uno de nosotros, de algunos campos extranjeros como el castellano, con Claude Bléston. Sé que usted vendrá a París en noviembre pero no pude resistir la gana de escribirle.

Su libro es una maravilla de escritura y de universo.

Estoy encargada de formular los argumentos para el equipo de ventas y de prensa y para el diseño de la cubierta de todos los libros, y no paro de hablar del suyo, pero sobre todo no dejo de pensar en él. Paso mi vida entre libros pero solo algunos son para mí verdaderas revelaciones: el corazón de la literatura en lo que ésta tiene de necesidad y de absoluto. Su novela se sitúa entre ellos. Es única y preciosa.

Estoy encantada de saber que la tendremos con nosotros este otoño. Muy cordialmente

Yvéline Chanet.

Comprar obras de Anacristina Rossi

Tía Panchita y la niña Carmen

“Tía Panchita y la niña Carmen”. La Nación.  Zurquí, (San José, Costa Rica),  17 de abril de 1996

Mi Tía Panchita era una mujer bajita y menuda…” así nos describe Carmen Lyra a esta mítica narradora de increíbles historias para niños.

Ilustración tomada del artículo mencionado con anterioridad.

Pero qué casualidad que su descripción nos recuerde a la de la niña María Isabel, esa incasable maestra costarricense que hacia los años veinte inició su gran labor de escritora y educadora.

Y es que de su mágica mano salieron los cuentos más queridos por generaciones de costarricenses, cuentos que ella dijo haber recogido de la estancia de la propia Tía Panchita, en una limpia casita allá por las inmediaciones del Morazán, la misma instancia donde la prolija viejtia desgranaba esas historias y cuentos para entretener y hacer reír a los niños de esos tiempos.

María Isabel Carvajal o Carmen Lyra (como mejor la conocemos) nació en San José, en 1888.

Sus estudios primarios los realizó en la escuela del Edificio Metálico y los secundarios en el Colegio Superior de Señoritas, además recibió el certificado de maestra normal y se dedicó a enseñar en varias escuelas tanto de la capital como la escuela rural de El Monte, en Heredia.

Ingresó a trabajar como novicia en el hospital San Juan de Dios y luego de dos años, comprobó que su verdadera vocación era otra.

Así que continuó con su labor educativa e inició su actividad literaria publicando artículos y obras en las más prestigiosas revistas y periódicos de la época. En 1918 publicó sus primeros libros.

En 1920 publicó la obra por la que la recordamos tantas generaciones de ticos: Los cuentos de mi tía Panchita, un libro que recoge 23 relatos de la tradición popular y otra serie de cuentos cómicos y picarescos del famoso Tío Conejo.

Dos años después fue becada por el gobierno a Europa, donde el contacto con los revolucionarios ideales socialistas cambiaron su vida.

Si antes había estado comprometida con la educación y la justicia, desde ese momento se involucró además con los movimientos sociales costarricenses de la época y llegó a formar parte del partido comunista.

Pero su actividad política no la sustrajo de su principal interés: los niños y la educación. En 1926 fundó la Escuela Maternal Montessoriana, escribió libros de texto y lectura para nuestros escolares, introdujo el teatro para niños dentro de la literatura nacional, impartió la cátedra de literatura infantil en la Escuela Normal de Costa Rica y junto a la escritora Luisa González, publicó la revista para niños: San Celerín.

Y como si fuera poco, esta incansable mujer, tan inalcansable como la Tía Panchita, colaboró con el Patronato Nacional de la Infancia y la Biblioteca Nacional.

Pero eran otros tiempos y su actividad política fue castigada con el exilio. Así que la niña María Isabel, Carmen Lyra y la Tía Panchita, todas fueron expulsadas de la tierra que tanto amaban y tuvieron que vivir sus últimos días en México. María Isabel Carvajal murió en el año 1949.

Pero no creamos que con ella se fueron Carmen Lyra y su Tía Panchita, no señor, esas siguen muy vivas, como si el tiempo no pasara y aun estuvieran en la estancia de la casita del Morazán, donde entre risas y sueños deleitan a los niños de Costa Rica con sus historias y cuentos.

Comprar los “Cuentos de mi tía Panchita”

Carta de Magón a Carmen Lyra

New York, Abril 17 de 1920.
Srta. María Isabel Carbajal
San José – Costa Rica.

Estimada Carmen Lira:

El mutuo amigo García Monge, alias “Moto” acaba de enviarme el último tomo de sus colecciones “Cuentos de mi tía Panchita”, debidos a su pluma. No he podido resistir al impulso de escribir a Ud. unas dos gruesas palabras de felicitación y mi promesa de escribirle largo y tendido cuando concluya la lectura. Voy o iba anoche por “Uvieta”, hasta ahora el que más me ha gustado.

Como yo reclamo y mantengo ser el iniciador en Costa Rica de la literatura de Costumbres, tengo y asumo el derecho de lamentarme o felicitarme con la aparición de nuevos libros del género.

El suyo es de los que me han “Vuelto turumba” y me han puesto más contento que negro con zapatos nuevos.

Porque yo conocí a su “tía Panchita” que en casa se llamaba “Manuela Jiménez” y en otras casas allá por 1890 debió llamarse “Sunción” o “Mona” o “Chedes” o “Trenidad” y fuí grandísimo Compinche de ella y me le arrecostaba con temblorosa ansiedad y temerosa expectación a escucharle sus fantásticos “Cuentos de Camino” con súbitas apariciones y aventuras del Cadejos, la Zegua y la Llorona y el Patas, todos más o menos tarde derrotados y hechos chuicas por la flamante espada del “Príncipe Encantador” o por las burdas Argucias del “Tonto” que siempre resultaba ser el más “Vivo”.

La boca la tengo hecha agua, leyendo su libro y lanzando mi memoria a los felices años de mi niñéz, cuando mi Cátedra preferida era la Cocina, mi Liceo el corredor de mi tía “Cholita” Castro de Zúñiga y mis teorías las de Bertoldo, Sancho, Don Quijote, Pedro Urdemales y ñor Valentín y Sequeira o Secaira, el atormentador de Don Braulio Carrillo.

Dios se lo pague y la Vírgen me la guarde de toda contingencia por haberme sonado ese cascabelito de oro en la purísima oreja, que me ha causado íntimo regocijo. Así se hace que ya prontito el “Moto” echará también mis Cuentos en el libro y entonces me daré el gustazo de dedicarle un ejemplar pa que vea!

Eche acá esos cinco libros y no se caliente si le digo que soy su servidor y amigo,

Magón

 —-

Fuente: Cosas de Jota (Blog)

Comprar “Cuentos de mi tía Panchita”

Responso a Carmen Lyra

Fabián Dobles

Recordando a Carmen Lyra

No.
que no descanse en paz.
Que no descanse en paz su cuerpo,
ya mineral feroz,
flor de tierra.

Que no descanse en paz su voz,
ahora inefable,
aquella exhuberante voz de mariposa
que libaba mieles y dolores
y sonaba tan como suena la verdad,
tan como saben la vida, las auroras,
las corrientes del agua.

Que no descanse en su paz
su eterno, suave grito,
su cariñoso, humano, entero corazón
que no descanse en paz…
Que descanse en nosotros.

Tomado de la página de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados

Comprar obras de Carmen Lyra

Carmen Lyra escribió para todos los niños

“Carmen Lyra escribió para todos los niños”. La Nación, 3 de agosto de 1988, p. 3c

Compuso atractivas páginas de textos de lectura para la escuela primaria. En ellas, lo pedagógico, lo instructivo, lo adoctrinador se convertían en lecturas atractivas con las que encantaba a los lectores.

Uno de los mejores resultados de la cátedra de Literatura Infantil que desempeñó en la Escuela Normal de Costa Rica, fueron sus obras de teatro para niños: “Ponerle el cascabel al gato”, “La Cigarra y la Hormiga”, “Caperucita Roja”, “Zarzuela” con música del maestro Julio Fonseca, “Ensueños de Navidad”, “La Niña Sol” y “Había una Vez”.

Carmen Lyra fue la introductora y la creadora, en nuestro país, del teatro destinado al público infantil.

Entusiasmadas por dar a los niños literatura a su alcance, Lilia González, educadora eminente y Carmen Lyra, publicaron la primera revista con orientación moderna ofrecida a nuestros escolares “San Selerín” la que muy pronto llegó a ser famosa en el mundo escolar del país.

Su famosa obra de la literatura infantil es “Los Cuentos de Mi Tía Panchita” publicado en 1920, en la que recogió 23 relatos de la tradición popular y otra serie de cuentos cómicos y picarescos del personaje Tío Conejo, considerado compatriota nuestro, a pesar de que se cree que vino de África.

Sus preocupaciones sociales

Después de graduarse como maestra normal en el Colegio Superior de Señoritas, Carmen Lyra ingresó como novicia religiosa, a trabajar en el Hospital San Juan de Dios. Pero sus preocupaciones sociales la alejaron de los hábitos e inició su actividad literaria en los periódicos y revistas más importantes de la época, tales como Páginas ilustradas, Pandemonium, Ariel y Atenea.

A sus 26 años, asumió la dirección de la revista artística y pedagógica Renovación y en 1918 se publicaron sus primeros libros Fantasías de Juan Silvestre y la novela romántica En una silla de ruedas.

En 1931 publicó en Repertorio Americano, y su ensayo “Bananos y Hombres” también colaboró con el periódico Trabajo órgano del Partido Comunista. Como ves, Carmen Lyra no sólo fue educadora y escritora, también fue una castigada tiempo completo con el exilio en México, país que la acogió.

Porque Carmen Lyra era tan enérgica y combativa, que identificada con las demandas del pueblo, participaba en mitines y manifestaciones. Ella misma dirigió a los maestros contra el Gobierno de Tinoco, el 13 de junio de 1919, lo que culminó con la quema del periódico “La Información”, vocero de esa dictadura.

El arma de Carmen Lyra, la espada con la que trataba de construir un mundo justo para sus niños, era su pluma.

Carmen Lyra murió un 13 de mayo en Ciudad de México. Sus restos llegaron a Costa Rica el 19 de mayo, y nuestra tierra le dio sepultura.

Tiempo después, Costa Rica quiso brindarle homenaje, y en la planta baja del quiosko del Parque Central, se inauguró en San José en 1971 la Biblioteca Infantil que lleva su nombre.

Comprar obras de Carmen Lyra

Comprar obras de Carmen Lyra

Carta a las mujeres trabajadoras de Costa Rica

Carmen Lyra

Carmen Lyra. “Carta a las mujeres trabajadoras de Costa Rica”. La Prensa Libre, 14 de junio de 1999. Página 3

(más…)

Historias conyugales

Quiros J. Maribelle. “Historias Conyugales”. La Nación.  (San José, C.R.), 10 de marzo 1993


Anacristina Rossi trabaja en los últimos detalles de su libro de relatos “Historias conyugales”

Anacristina Rossi comenta su premio centroamericano y el éxito en librerías de La loca de Gandoca”

La posición de la mujer en la pareja y lo que el matrimonio significa para ellas, en el marco de una naturaleza marina amenazada, es analizada por la escritora Anacristina Rossi en su cuento Marea alta.

Con esa obra la costarricense, autora de las novelas María La Noche (premio nacional 1985) y La loca de Gandoca, obtuvo el premio único del certamen XXX Juegos Florales Carnaval Mazateco 1993, en febrero pasado.

Este certamen regional es organizado anualmente por el Centro Universitario de Sur Occidente, de la Universidad de San Carlos de Guatemala, y la Municipalidad de Mazatenango Suchitepequez.

Comprende las ramas de teatro, narrativa corta (cuento) y poesía, y pueden participar escritores centroamericanos residentes en el área o en el exterior.

“Es un premio modesto pero muy importante, como todo reconocimiento. Es la primera vez que participo en un concurso. No lo había hecho porque considero que el mejor premio es que lean mis obras, pero necesitaba una reafirmación literaria después de tanta ecología”, comentó la escritora.

Explicó que Marea alta es un cuento largo que forma parte del libro Historias conyugales, el cual reúne once relatos sobre la convivencia entre parejas.

El escrito, que está prácticamente listo para ser publicado, está basado en historias reales o imaginarias. “No son relatos de denuncia, tienen su origen en cosas que he visto o vivido”.

Crisis matrimonial

Al final, en esas historias de parejas prevalece el desencuentro sobre el encuentro.

“Concluyo que el matrimonio, no la vida en pareja en sí, es una institución en crisis, obsoleta por no adaptarse a los cambios de la sociedad, en la que la peor parte siempre la llevan las mujeres”, explica la escritora.

En el caso de Marea alta, el relato se desarrolla en las playas del pacífico costarricense, en 1992, donde el mundo miserable del “campesino subdesarrollado” se confunde con el “miamisado” de la sofisticada burguesía nacional” y la lucha de los ecologistas contra el desastre natural inminente.

“Es sobre todo una historia de amor entre un visitante y una mujer que no existe. Es un cuento de misterio en que el personaje femenino es un enigma, su intención no es ecologista.”

Anacristina asegura que el relato está inspirado en el poema Mañana, de A. Tennyson, pues toma su esencia de ‘la espera de la mujer, porque a todas nosotras, aunque no queramos, la vida nos enseña a esperar”.

Si bien diferencia Marea alta de María La Noche o La Loca de Gandoca, Rossi acepta que comparten la temática del deseo de una mujer, la lucha por la vida y por la naturaleza, como el resto de los cuentos de Historias conyugales.

Sobre el éxito en librerías de La loca de Gandoca, novela de denuncia ecológica en torno a la destrucción del refugio de fauna silvestre Gandoca Manzanillo, la escritora se mostró muy satisfecha.

El mes pasado, Editorial Universitaria Centroamericana puso a circular la tercera edición de la obra, que consta de 3.000 ejemplares, al agotarse los 2.000 de la primera y segunda edición entre octubre de 1992 y enero de 1993.

“Espero que por lo menos sirva para cambiar en algo la situación que amenaza a la ecología costarricense. Me demuestra que si el tico no lee es porque no se le está escribiendo sobre los temas que le interesan.”

Comprar obras de Anacristina Rossi

Gandoca no está loca

Tovar, Enrique. “Gandoca no está loca”. La República.  (San José, C.R.), 27 de mayo 1995 

La exuberancia de la costa del Caribe hechiza y captura a los visitantes con sus bellas playas y su selva tropical.

Foto de Enrique Tovar

El turista llega al borde del litoral e inmediatamente se siente poseído. Es más, siente la magia del lugar. Las vibraciones son diferentes. El medio tiene una fuerza telúrica, una fuerza invisible que subyuga. En Gandoca, allá por Uvita y Manzanillo en la costa Atlántica, en un día de verano las palmeras –como dice la canción­– están borrachas de sol. La vegetación, el azul oscuro del mar y la radiante luminosidad se imponen. Realmente es una de las más bellas playas de Costa Rica, por eso le han puesto el ojo empresarios y turistas.

Decenas de hoteles, de pequeños y cómodos hospedajes se encuentran a lo largo de la vía entre Puerto Viejo y Manzanillo, dos lugares bellísimos también junto con Cahuita, Puerto Vargas y Punta Uva.

El visitante puede encontrar alojamiento del gusto que desee, desde una habitación doble que pasa los $75 hasta dormir en la playa, a la sombra de un almendro y bajo el arrullo de una palmera.

Desde el año pasado (1994)  se propagó una noticia: en Gandoca hay una loca, derivado del excelente libro de Anacristina Rossi, una de las obras más valientes escritas en nuestro país y concebida con solvencia literaria.

La gente llega al lugar y –especialmente aquellos que no se han leído el libro y que apenas han visto su título o que medio han oído algo– pregunta por la Loca de Gandoca.

En realidad, Gandoca no está loca ni existe ninguna demente suelta en ese bucólico paraje marino. Loca –eso sí– se pone la gente al sentir el rumor de las olas, la brisa salobre, y al embriagarse de las tonalidades verdes de la espesa vegetación. Los sábados y domingos es cuando llegan más visitantes a Gandoca, y el camino está en regulares condiciones, de Penshurt a Cahuita la vía asfaltada presenta muchos huecos y hendiduras ocasionadas por el terremoto del 22 de abril de 1991. Luego sigue la vía lastrada hasta Manzanillo.

¿Y cómo es Gandoca?

Uno de los logros del libro de Anacristina Rossi es que no vacía de un solo porrazo la descripción total y rotunda sobre el Refugio de Gandoca.

Hábilmente esta escritora inserta en determinados momentos pinceladas con el fresco y cautivante aroma de ese Refugio, y el lector, entre pasajes de romanticismo, momentos de coraje y sentimientos quebrantados –que se exponen en la novela– va captando el panorama de Gandoca.

Seguidamente, entresacados de la obra, se ofrecen algunas de las descripciones de la región.

“He sido depositada agotada y laxa sobre la arena de oro. Una manada de congos baja de los árboles a observarme. La que me mira es una mona. Se soba mucho el vientre: está embarazada”.

“Hay mares lisos de un azul índigo uniforme, mares perfectos como el Océano Pacífico. Hay mares con 20 metros de transparencia, como el Caribe en San Blas. El mar del Refugio Gandoca es una cosa distinta.

“No es un mar de buceo porque pasa revuelto diez meses al año. No es azul, tiene un alma cambiante, ora verde, ora violeta, ora gris. No se le puede ofrecer al turista tradicional que mide el éxito de sus vacaciones por el bronceado porque muchas veces llueve y no hay sol. Yo lo conozco bien y sé que no es un mar sino un lugar interior, un temperamento, una importante etapa en el conocimiento de sí. Sentarse en las playas del Refugio Gandoca es trascenderlo todo, incluso su propia arbitraria belleza, sus flores, sus algas, eternas, perfumadas, putrescibles”.

Poesía tropical

“Hundirse en los verdes repastos marinos, en lechos de esponjas…”.

“Los estudios de Álvaro eran casi poéticos. Hablaban de arrecifes fósiles, de los arrecifes vivos, de las esponjas en su frágil e inmensa variedad. Hablaban de moluscos excepcionales y decían que por ejemplo de 60 especies nuevas de algas descubiertas en nuestro país, el 90% eran del Refugio”.

“Los jobos, los cativos, el cashá y los guácimos hijearon. Yo no quiero aquí jardín, quiero la selva. Además no maté nunca los cangrejos, porque son como los trabajadores municipales, procesan la basura. Es verdad que los cangrejos son grandes y atrevidos, entran a la casa y se llevan el pan, los cepillos de dientes o las cajas de fósforos. Por eso hay que dejar todo bien guardado. Son grandes como gatos pero tampoco me decido a agarrarlos y hacerlos en sopa”.

Edén del Caribe

“Los árboles altísimos tapaban el cielo y se afianzaban con esas raíces como paredes que se llaman gambas. La selva intrépida hervía de especies útiles, especies muy antiguas. La selva enmarañada llegaba hasta un cocal y después del coral seguía la arena cremosa. La transición de selva a playa era original: los árboles arralaban y surgían flores grandes, brillantes y endémicas como heliconias. Y frutos prohibidos: manzanas de mono y anonas de mar. Las palmas tenían los troncos anaranjados y estaban invadidas por orquídeas de plena floración. Todo eso iba a desaparecer pronto bajo los bulldozers”, las palas mecánicas, los tractores de oruga”.

Comprar el libro “La loca de Gandoca”