Carin Heurlin-Spinelli

Carin Heurlin – Spinelli escritora sueca, ha dejado en los muchos países donde ha vivido su imborrable marca de defensora del medio ambiente. Esta escritora sueca dibuja animales silvestres en junglas asediadas, pinta lo que ve y, con sus relatos, educa a los niños para que aprendan a cuidar la madre naturaleza que a todos nos cobija. Ya en 1994 había publicado en los mares de Oceanía (Nueva Caledonia) su primer cuento para niños: Tori, una defensa de los pájaros y su trascendente papel en los ecosistemas del bosque. Luego recorrió medio mundo, y siempre defensora del hábitat, vivió en Suecia, Francia, Argentina, Colombia, Surinam, Singapur, Sarawak y Vanuatu, hasta enamorarse de la Cordillera Central costarricense y sentar sus jaulas en una finca del bosque tropical, donde protege aves, selvas, dibuja y escribe libros sobre esa preocupación existencial y solidaria que la anima. Apoya a su marido Christian en la siembra de retoños para un bosque nuevo y cuida los grandes troncos de una selva primaria en las cumbres del volcán Barva, Costa Rica. En este mismo sello editorial publicó La Jaula (2002), Cambio de Planeta (2004) y La muñeca de Emilia (2006), tres obras para niños que ahora enriquece y complementa con El Bosque que desapareció.

la-muneca-de-emilia-78-273x312

La muneca de Emilia

Anuncios

¿Quién es Anacristina? ¿Qué es La loca de Gandoca?

¿Quién es Anacristina Rossi?

Anacristina Rossi es una escritora ecologista, que también fue por muchísimos años (casi 20) activista, pero que tuvo que dejar el activismo ecológico por amenazas de muerte que iban en serio, como ocurre tantas veces en este país, aunque es una realidad que nunca se muestre, que a los ecologistas nos amenazan de muerte, y por eso dejamos de luchar. Pero sigo siendo escritora, y sigo siendo ecologista.

¿Qué es La loca de Gandoca?

La loca de Gandoca es un testimonio de una de las luchas más dolorosas que se han dado probablemente en este país por un maravilloso lugar que debió haber sido parque nacional, y por los intereses de los empresarios se convirtió en refugio de vida silvestre, y no en parque nacional, lo cual permite que comercien con las tierras y se vendan y toda esa maravilla y esa belleza sea asesinada.

Da el testimonio con un enorme sufrimiento de la destrucción de ese maravilloso lugar, una destrucción lenta que La loca de Gandoca ayudó a mantener en ciertos momentos, pero que sigue inexorablemente y cualquiera que vaya y visite se dará cuenta de que La loca de Gandoca está 100% vigente en Gandoca Manzanillo y desgraciadamente en muchos otros lugares de Costa Rica y en el mundo.

Anacristina Rossi, 4 de octubre, 2011

Comprar “La loca de Gandoca”