En los noventa años de Alberto F. Cañas Escalante. La sabiduría nacional

Vargas Araya, Armando. “En los noventa años de Alberto F. Cañas Escalante. La sabiduría nacional”. Diario Extra. Página abierta (San José, Costa Rica), 23 de marzo de 2010, p.1

Si una persona pierde el rumbo en esta ciudad capital, vuelve sus ojos hacia Las Tres Marías y sabe donde está el Norte, por La Carpintera encuentra el Este o el Sur por el Pico Blanco. Cuando un costarricense requiere orientarse en las encrucijadas cotidianas de nuestra civilización y de nuestra cultura -constreñidas ciertamente pero de nosotros aún-, busca con el entendimiento a don Alberto F. Cañas y pronto recupera el sentido vital. Porque Don Beto, que alcanza la respetabilísima edad de 90 años, es el Norte Intelectual de la costarriqueñidad contemporánea. Se puede estar a favor o se puede estar en contra de sus perspicaces afirmaciones, más su criterio singular es indispensable como término modélico de referencia.

Sí, Don Beto, a secas. Porque a fuer de razonar y de actuar, de escribir y de discurrir a lo largo de las décadas, es, por antonomasia, el Alberto de los Albertos. Así como se reconocen a don Juan Rafael Mora y a don José Figueres por sus honorables renombres sonoros de Don Juanito y Don Pepe, el licenciado Cañas Escalante es, en la admiración, el aprecio y el cariño de sus compatriotas, Don Beto. Dicho sea con el debido respeto, beneméritos se cuentan por docenas, Don Beto solamente hay uno.

Piensa y siente Don Beto con mente y corazón entrañablemente costarricenses. Existe una manera de oler, de saborear, de escuchar, de ojear y de palpar distinta –que no mejor a otras- en quienes, junto con la leche materna, embebieron el ser de nuestra nacionalidad. Es una sensibilidad única, que trasciende la razón pero que él logra aprehender y expresar con su lenguaje culto y fuerte. Consúltese, a manera de ejemplo, su añoso y actual ensayo “Uso y práctica del chunche” en el cual nos define. Sus reflexiones son ágiles, chispeantes, ligeras en la apariencia como profundas en la realidad, entretejidas con el comentario sobre hechos comunes y corrientes de la educación y la cultura, los usos y las costumbres, la política y todo aquello que concierna a la persona. A veces, ese pensamiento resplandece en un feliz manojo de palabras que corren de boca en oído y de oído en boca por academias y autobuses, el hogar o la oficina. Es una voz que habla por muchos.

Heredero de ideales y de valores esenciales para nosotros, pues sustentan la convivencia humana forjada entre estos valles y llanuras, estas montañas y mares, su talante y su talento son de magnífica prosapia. Doña Manuelita Escalante, su tía bisabuela, descolló como intelectual de fama centroamericana en el áureo siglo XX. El general Don José Maria Cañas, su bisabuelo, fue héroe de la Guerra Patria y arquetipo de centroamericano generoso. Lo suyo es oro viejo, no relumbrón reciente. Por eso protege y promueve, con elocuente bravura, el patrimonio espiritual que nos une a todos. Para él, la patria es esperanza.

Es un intelectual de acción, nunca aislado en una torre de marfil. Secretario de actas en el último Gobierno de facto que conoció el país, embajador en Naciones Unidas, vice Canciller de la República, dos veces diputado y presidente del Poder Legislativo, primer ministro de Cultura, Juventud y Deportes, en fin nuestro André Malraux. Por cierto, le duele que su generación se quedara sin formación europea debido a la Segunda Guerra Mundial. A la abogacía que practicó poco y al periodismo que le es inherente, agrega la docencia universitaria, estatal o particular, que ejerce, entre otros motivos, para mantener alerta su ánimo por el contacto con la juventud estudiosa. Su vida es un combate permanente, sin jadear ni descansar, a favor de las mejores causas de la libertad, la justicia, la cultura y la democracia sin objetivos.

Su voz áspera y, si se quiere, bronca, así como una expresión vehemente, pueden velar una personalidad afectuosa y delicada en lo íntimo de la amistad y de la familiaridad. La prosa sutil de sus cuentos y de sus novelas, su poesía suave y tierna, el dramaturgo ingenioso y pulido, reflejan matices de una rica vida interior. Bueno… y hasta hace poco bailaba melancólicos boleros, en dos por cuatro, sobre un ladrillo. Cualquier ciudadano puede abordarlo en la calle, como sus discípulos que realizan diálogos socráticos con él en los pasillos universitarios.

Lector insigne, asumió voluntario el apostolado de la literatura nacional desde la Editorial Costa Rica, las páginas de la prensa y la Academia Costarricense de la lengua. Participa en toda empresa que propenda al impulso de los escritores, a la difusión del libro y al ensanchamiento del público lector. Su gestión ministerial produjo notables series editoriales como “Nos ven” o “Quien fue y qué hizo”, que ahora continúa en la presidencia del Consejo Editorial de la EUNED. Por muchos años reseñaba cada sábado una obra de autor costarricense; me cuento entre quienes ampliaron su horizonte literario gracias a ese impagable servicio cultural.

O. M. es uno de los seudónimos suyos para la crítica de cine y de teatro que, desde diversos periódicos, alumbra toda una época de avance estético del país. Las artes representativas, sobre las tablas y en el celuloide de ayer o el video de hoy, se arraigan, crecen y fructifican con la crítica que ilumina el gusto y educa el alma hacia lo bello. ¿Quién puede imaginar aquel Londres de la primera mitad del siglo XX sin la pluma fulgente de George Bernard Shaw, o aquel San José de la segunda mitad de la pasada centuria sin los espléndidos análisis artísticos y aleccionadores del O. M. de Don Beto? Se impone realizar una antología de sus más sustanciosas columnas de crítica cinematografía o teatral como valioso aporte a la historia del desarrollo cultural en la Costa Rica agrícola e industrial previa a la mundialización de los servicios digitalizados.

Hay un ejercicio puntilloso de ciudadanía vigilante es sus “Chisporroteos” bisemanales, que igual celebran o censuran desde su muy personal perspectiva. Con su acendrado civismo, va, en enunciados sapienciales, del humor a la ironía, de la fisga a la ternura, en pro y defensa de esa evanescente quintaesencia costarriqueña. Su periodismo de opinión es, en verdad, una llama de conciencia encendida; a la manera de Rubén Darío, puede decir: “mi filosofía práctica es mía en mí”. Así, verbo en ristre, ejercitaban sus derechos fundamentales los compatriotas de antaño –de Don Ricardo para abajo-, cuando aún no habían sido emasculadas generaciones enteras por medio de una escuela, de una prensa y de un sistema que en vez de espolear, amansan.

En sus artículos se respeta la autoridad, pero se la escudriña, se la reprocha o se la aprueba con libertad absoluta, sin temor a consecuencias autoritarias.

Es que, guardadas las proporciones, Don Beto es a esta Costa Rica anhelante lo que Ralph Waldo Emerson fue en su tiempo a los Estados Unidos o Michel de Montaigne en sus días a la Francia perenne: la sabiduría nacional. Afortunados nosotros, sus contemporáneos.

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Triunfa obra de Alberto Cañas en El Salvador

“Triunfa obra de Alberto Cañas en El Salvador”. La Nación . Sección B (San José, Costa Rica), 26 de marzo de 1983, p. 4B

Francisco Andrés Escobar: productor y miembro del elenco de la versión salvadoreña de “Uvieta” de Alberto Cañas.

Montada por la agrupación Teatro del Alba, “Uvieta”, la obra de Alberto Cañas, tuvo un exitoso recibimiento en los escenarios salvadoreños, demostrando que su validez no es solo tica”.

Después de un proceso de montaje de ocho meses y un cuidadoso estudio de mesa, los miembros del elenco descubrieron que la pieza es centroamericana.

El mito del hombre que hace subir a la muerte a un árbol y no lo deja bajarse “lo encontramos vivo en toda región”, dijo el productor y parte del reparto de la versión salvadoreña de “Uvieta”, el poeta Francisco Andrés Escobar.

Los personajes transcienden el ámbito costarricense: las murmuradoras, “el loquillo del pueblo”, son típicos de toda el área. Pasa lo mismo con las situaciones, pues la acción transcurre un domingo después de misa y es algo natural para las cinco naciones.

Pero el Teatro del Alba también encontró elementos en “Uvieta” que la elevan a un plano universal. “La pieza es un  alegato a favor de la capacidad de descubrir y de maravillarse ante lo que se va descubriendo”, opina Escobar.

En un momento de la obra, el protagonista declara: “Todos los  días son especiales para el que sabe verlos. Acordate de esto: las puestas de sol son gratis”. El drama de Cañas es un elogio de la vida sencilla. Con el dinero sólo se compra lo barato “y la pieza pugna por eso”.

El tratamiento del tema de la recíproca relación entre la vida y la muerte y la razón como instrumento para “resolver los desequilibrios que produce el hombre” son aspectos que contribuyen a que “Uvieta” sea universal.

Una tenue lucecita que apunta.

El Teatro del Alba nació el año pasado para contribuir a una tradición que aún no esta bien cimentada en El Salvador y “en medio de la hecatombe, sostener la vida desde dentro, echar las raíces que únicamente el arte puede descubrir y tomar”, explicó el escritor.

Sin presupuesto que los sostenga sin la participación de artistas profesionales, el grupo trabajó hasta diez horas por semana para llevar a cabo el montaje de “Uvieta”.

Carlos Morales, Francisco Andrés Escobar, Marisol Salinas, René Iván Morales, David Hernández, Irma Aída Zeledón, Any Casstellanos y Mauricio Yañez componen el elenco, dirigido por este último.

Muchos de ellos se vieron obligados a interpretar varios papeles. Cualquier cosa se hace para una puesta en escena “muy digna, hecha con mucho amor, cariño y dedicación, y dando cada quien de si mismo lo más que podía dar”.

¿Qué dijo el público salvadoreño del resultado?

Para Escobar se consiguió una versión “muy nuestra, el espectador la siente muy de él, muy de nuestra vida cotidiana; disfruta mucho de la anécdota y capta bien su mensaje”.

El Teatro del Alba fue bautizado así  “porque en lo oscuro de la vida es una tenue lucecita que apunta, así como el alba; es abrir un rastrito de luz en un panorama bastante negro: es el día que se renueva a pesar de que el hombre se empeña en que los días , no se renueven”.

Esta agrupación responde a una “voluntad de vivir a pesar de todo” y forma parte de un movimiento de las artes salvadoreñas que, a la par de ser testimonio de la crisis, quiere ser un refugio de ella y darle sentido a la vida.

La Escuela Nacional de Danza y sus tres temporadas de baile moderno,  folklórico y clásico, la literatura el teatro, la plástica, la Orquesta Sinfónica de Cámara forman parte de este florecimiento.

“La historia ha demostrado que los conflictos pasan, pero el arte queda”, sostuvo Escobar.

Comprar "Uvieta" de Alberto Cañas

Comprar “Uvieta” de Alberto Cañas

Empieza semana de prensa

Bulgarelli, Pablo. “Empieza semana de prensa“. La Nación. Viva (San José, Costa Rica), 25 de setiembre de 1995, p.2

 Con una serie de actividades, previas y posteriores, hoy se inicia la XXVI semana de prensa.

“Más fortalecidos que nunca”. Con este lema, hoy comenzará la vigésimo sexta Semana de la Prensa, dedicada al periodista Alberto Cañas Escalante.

“Escogimos a don Alberto por varias razones, una es por su calidad de promotor y creador de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica y por su condición de maestro de muchos periodistas”, explicó Johnatan Molina, director ejecutivo del Colegio de Periodistas.

Molina agregó que otros motivos son su condición de fundador del Colegio y defensor de la colegiación, y lo más importante –manifestó- su ilustre dedicación al ejercicio del periodismo.

Las actividades de esta Semana de la Prensa, comenzaron el pasado sábado con un torneo de boliche dedicado al Colegio por los organizadores del Torneo de la Raza. Ayer domingo, se realizó la siembra de árboles en la ribera del río Itiquís, Alajuela, con la participación de periodistas, scouts, funcionarios del Ministerio de Recursos Nacionales Energía y Minas y de la municipalidad de Alajuela.

Para hoy, a partir de las 6.00 p.m. se llevará a cabo el acto inaugural en el Teatro Nacional con la presencia, entre otros del presidente de la República, José María Figueres,y de monseñor Román Arrieta Villalobos, quien hará una invocación para recordar a periodistas fallecidos.

La actividad concluirá, oficialmente, el próximo sábado 30 de setiembre con un baile en el hotel Cariari. Entregarán ahí el premio Jorge Vargas Gené a los periodistas Fernando López González y Carlos Arguedas Castro, ambos del Diario Al Día, como los más destacados del año.

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Un Pícaro en la Asamblea

Azofeifa, Isaac Felipe. “Un pícaro en la Asamblea. “Semanario Universidad (San José, Costa Rica), 27 de mayo de 1983 (Fragmento)

Alberto Cañas acaba de sacar en la Editorial Costa Rica su último libro. Se titula La soda y el F. C. y lleva un subtitulo: Biografía de una partida específica. Es un relato simple que deja un sabor a cuento largo porque no llega a alcanzar la complejidad narrativa de una novela corta. En realidad, parece pensado como un episodio más de esa obra más basta que esperemos ver desarrollarse, y que llegará a tener su buen título: Historias de San Luis, por ejemplo.

Uno se pregunta por qué no se ha hecho en Costa Rica la segunda edición de Feliz Año, Cháves, Cháves, cuya primera edición, de 1975 en Buenos Aires, debe haber circulado muy poco entre nosotros. Y es que esta no es solo una de las mejores obras de nuestra narrativa contemporánea, sino que con ella inaugura Alberto Cañas la saga de nuestro pueblo y de nuestro siglo. Radica en el mismo San Luis nuestro autor la historia de Uvieta, (1980) que es una obra maestra de nuestro teatro. Y ahora, contando la hazaña del diputado por San Luis, Lesmes Arrieta, nos agrega la tercera de sus obras al propósito estético-literario de ir penetrando en la carne, la sangre y la moral de nuestros prójimos sanluiseños para que los ticos nos veamos en ellos como en un espejo.

San Luis va adquiriendo un valor claro de símbolo. San Luis es Costa Rica misma. Pero la Costa Rica rural, aldeana, que se resiste a desaparecer y sigue profundamente anclada en nuestras provincias, en los cantones, en los cientos de pueblos silenciosos pero presentes como el San Luis de Alberto Cañas.

La intuición de Cañas no es nada simple, también ha visto que la ciudad sigue un destino diferente: el cambio de su sociedad, de sus instituciones, de sus costumbres, es lo que nos ha ofrecido en su novela corta Una casa en el barrio del Carmen y luego en su obra dramática tan melancólica por eso mismo: Ni mi casa es ya mi casa.

Lo mismo que le admiramos en su teatro, en su narración despliega Alberto Cañas sus cualidades de humor jovial y aguda observación irónica de nuestras costumbres y de nuestra gente. Especialmente rico en sorpresas de estilo es su hábil manejo de los matices de nuestra lengua hablada. Y sabe colocarlos con clara intención de castigar con la risa de la sátira amable nuestras costumbres expresivas. Jerga de los educadores, de los técnicos, de los hampones, de los abogados, y de los diputados junto con los burócratas.

Pero en La soda y el F. C. lo mismo que en Feliz Año, Chaves, Chaves, nuestro gran narrador y dramaturgo pone en juego mucho de su experiencia en los ajetreos políticos de muchos años….

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Semana Alberto Cañas

“Semana Alberto Cañas“. La Nación. Editorial (San José, Costa Rica), 28 de setiembre de 1995, p. 14A

 El Colegio de Periodistas celebra en estos momentos la Semana del Periodista, que ha dedicado a don Alberto Cañas Escalante. Que se cumpla con la tradicional celebración de esta semana tiene, este año, un mérito especial. El fallo dado por la Sala Cuarta que declaró inconstitucional la colegiación obligatoria de los periodistas infligió al Colegio un serio golpe. Pero, la actual junta directiva se ha empeñado en demostrar que el golpe no fue ni puede tener esperanza de ser mortal. Contra el temor de que se hiciera de esa manera naufragar al Colegio, este ha aumentado su actividad y participación ciudadana. Ha emprendido una interesante experiencia para la práctica gremial costarricense; esta ha tenido por dogma la colegiación obligatoria como base de toda su existencia. En cambio, el Colegio de Periodistas comienza a mostrar una interesante posibilidad: su mantenimiento pese a la pérdida de esa condición, mediante la demostración de espíritu de cuerpo y de solidaridad profesional. La celebración de la actual Semana de Periodista es un buen paso un esa dirección. El colegio existe, vive y tiene toda la intención de mantener su vitalidad, de lo cual, los órganos de prensa debemos sentirnos muy satisfechos.

El homenajeado de la actual semana no podía ser más distinguido. Sus ejecutorias de hombre de prensa son de lo más brillante que pueda darse en la actual Costa Rica: fue director de este periódico, ha sido editorialista, crítico literario y teatral, comentarista político, humorista y por sobre todo, ha mantenido a través de los años una columna, “Chisporroteos”, que constituye su actual trinchera, y desde la cual habla sobre todo lo divino y humano, y que La República se honra en publicar. Además de periodista ha ejercido la diplomacia, sirviendo la embajada ante Naciones Unidas y el Viceministro de Relaciones Exteriores; fue el primer Ministro de Cultura, dos veces diputado, habiendo ejercido la presidencia de la Asamblea en el primer año de la actual administración. Tiene además una profusa obra literaria, que va desde la poesía hasta la novela, con un énfasis muy especial en el teatro. De vez en cuando, hasta se acuerda de que es abogado, lo cual, dada su gran capacidad argumentativa, tampoco le cuesta.

Por todos los méritos, la escogencia hecha por el Colegio de Periodistas de su nombre para denominar la actual Semana de Prensa es un merecido homenaje de uno de los tantos grupos de profesionales que tienen la fortuna de contar a don Alberto entre sus miembros. Además, permite al Colegio mostrar los valores que se encuentran entre los periodistas.

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Unas Letras para Uvieta

Rojas, Miguel. Unas Letras para Uvieta”. Semanario Universidad (San José, Costa Rica), s,f., p 20.

A pesar de que en Costa Rica existe una producción dramática bastante irregular en cantidad y calidad que tiene más de un siglo, no es sino con Alberto Cañas y Daniel Gallegos en que se dan a luz piezas que realmente valen la pena, hablando en términos de creación por parte de verdaderos dramaturgos, originales y de gran valor literario. Los estilos de ambos son bastante diferentes, pero son importantes para la iniciación de una búsqueda de valores nacionales y universales. Posteriormente, aparecen Samuel Rovinsky y Antonio Iglesias, con una producción que todavía cumple el período de ajuste entre el creador, su obra y el tiempo.

Alberto Cañas tuvo la ocurrencia de crear su UVIETA, un UVIETA que solo toma la idea del cuento africano recreado para nuestra literatura por Carmen Lyra. Su Noé Redondo, como se llama el civil que apodan Uvieta, es un empleado de un hospital de El Seguro Social, del que se vale Beto para darnos una muestra de sensibilidad poética y madurez dramática como dramaturgo. Beto es, por antonomasia, nuestro dramaturgo para dominguera en el terruño.

Al igual que los griegos del siglo V antes de la muerte de Jesucristo, Beto recoge, temas y personajes locales, se apoya en el espejo de una dimensión poética sencilla y directa que tiene olor y sabor de nuestros compatriotas. Y por ahí empieza su éxito. A esto le agrega una estructura dramática convencional de tiempo y espacio –sin ninguna novedad ni experimentación de ningún tipo- para contarnos sus historias y sus ocurrencias que generalmente rompen el molde de lo que creemos irreal pero que en sus manos se convierte en real e imaginativo. Con el paso de los años, Beto se ha ido convirtiendo en un gran tío cuenta historias para el teatro costarricense.

Espejo de su pueblo que tiene arraigo y parto en lo rural y agrario, que cada vez más se larga desbocado hacia una superfluosidad urbana, Beto observa con fina ironía y sarcástico escalpelo aquello que le sirve para sus fines de crítica mordaz. Entonces vemos que le clava sus dardos al Seguro Social, a los diputados, a la policía especializada en desenredar hechos de crimen y misterio, y valerse de soplones para realizar sus pesquisas. Esto nos hace disfrutar a los costarricenses de hoy, como también Aristófanes lo hizo en Grecia, cuna del teatro, allá por los siglos V – IV a. de c. Y es que los espectadores gustan y les gusta que les hablen en su lenguaje y con personajes que ellos conocen en la vida real que los rodea todos los días. Les causa profundo deleite sentirse costarricenses en la butaca y verse representados, viendo transcurrir parte de su idiosincrasia y costumbres en el espejo de la acción dramática.

Cuando reflexionamos sobre el rotundo éxito de UVIETA en el montaje de Lenín Garrido para el Teatro Universitario, encontramos las raíces de una Costa Rica que todos queremos, que quisiéramos ver detenida en el río de la historia, y continuar siendo nosotros, con nuestros mangos, nuestra naranjas y nísperos y toda esa poesía implícita en nuestra sencillez, asentada sobre pequeños valles, candorosas nubes de azul y las sabrosas tertulias que la chispa del costarricense sabe acompañar con el café y el tamal en hoja de plátano.

Desgraciadamente, preferimos imitar como monos los frutos decadentes de los imperios y la parla de los vividores profesionales que trafican con los puestos de Gobierno, Salud y larga vida, Beto. A Daniel Gallegos lo mismo, y que no nos prive de su trilogía, ya escrita pero todavía inédita, pues no le pertenece a él –creemos-, sino que es patrimonio de todos los costarricenses.

Comprar "Uvieta" de Alberto Cañas

Comprar “Uvieta” de Alberto Cañas

Beto Cañas, señor de causas

Parra Aravena, Ana María. “Beto Cañas, señor de causas”. La Nación. Viva (San José, Costa Rica), 17 de octubre de 1999, p.1

Aunque él no lo admite, deja un invaluable legado con su verbo y con su pluma, por eso le otorgaron un doctorado honoris causa.

“Tengo fama de ser bravo, pero en realidad tengo el carácter más dulce del mundo…”, dice don Alberto Cañas Escalante. Tira la cabeza un poco hacia atrás y sonríe. Cruza los brazos y respira profundamente, más cansado que resignado.

“¿La verdad? Yo no soy un malcriado y no me interesa lo que diga la gente”, afirma don Alberto, y todavía mantiene la sonrisa. A lo mejor la tarde de lluvia lo tenia de buen humor.

“¿Sabe una cosa? Es que dicen que soy un malcriado porque una vez dije en televisión que Federico Tinoco era un hijo de p… Y lo dije porque lo dije, no me importo que hubiera cámaras o no. Había que decirlo y yo lo hice. Eso es todo”.

Don  Beto Cañas -como lo llama la mayoría- es toda una figura en el panorama nacional de las ideas.

Abogado, escritor, dramaturgo, exdiputado, político y periodista, es uno de esos señores de los que ya no quedan; de los que extrañan la Costa Rica de Omar Dengo, Brenes Mesén y García Monge; de cuando Constantino Láscaris se sentaba con sus estudiantes a filosofar; de cuando los hombres defendían sus ideas hasta con las armas, como en el 48. La Costa Rica donde la prensa publicaba extensas crónicas de la Asamblea Legislativa y donde la juventud protestaba por lo suyo y por lo ajeno.

“Mire, yo un día, le decía a mis estudiantes que si esto de Pinochet se hubiera dado en mi época ya nosotros hubiéramos marchado hacia la embajada británica dos veces”.

A don Alberto, que ha llamado siempre la atención de los medios de comunicación nacionales, la Universidad  Estatal a Distancia (UNED) le otorgó el galardón.

Este grado lo comparte también con Luis Ferrero y Guido Miranda.

“Son tres maestros, tres educadores que con su ejemplo y tesón han señalado, a lo largo de varias décadas, derroteros y valores donde la UNED aprueba el Honoris Causa para estos tres ilustres ciudadanos.

Tenaz indagador

Don Beto es una de esas personas que no tienen pelos en la lengua. Dice lo que piensa y la vehemencia con que defiende sus argumentos lo hace levantar el tono de voz; entonces a muchos les tiemblan las rodillas y a otros se les hace un nudo en la garganta. Se ganó la fama de cascarrabias y de criticón despiadado.

Y es que don Alberto siempre fue preguntón.

“Yo me acostumbré desde muy niño a preguntar ¿por qué? y era una plaga para mis tíos. Entonces, en la Asamblea pregunto ¿eso del principio de la caja única … por que? A mi me tienen que dar respuestas”, dice con un tono energético.

“Sí, a mi se me puede convencer. Hay gente que me ha explicado su punto de vista y yo cambio de ideas ¡no de principios! Lo que pasa es que yo no tolero la estupidez, para eso si que no tengo paciencia”.

Cualquiera concluiría que esa capacidad suya de indagar es la que lo empujó a cultivarse en tantos campos. Pero él solo dice que ha hecho lo que le place.

Es que no puedo estar de vagabundo. Me he dedicado a todo lo que he podido, todo lo que me ha gustado y todo lo que he querido”.

“Tuve la vocación de escribir desde muy joven y la posibilidad para hacerlo era el periodismo. Estudié derecho porque no quería ser un simple bachiller y cerré mi bufete porque no quise convertirme en lo que son muchos abogados en Costa Rica: mandaderos de compañías extranjeras. Cambié el derecho por la docencia y me entregué a ella en cuerpo, alma y corazón”.

Ha dictado clases en la Universidad de Costa Rica y en la UNED.

-Entonces ¿qué se siente más don Beto: abogado, periodista, escritor, profesor o político?

Me siento más periodista y escritor. He sido político a la manera antigua de don Cleto (González) y don Ricardo(Jiménez), pero he sido político a ratos, no de profesión. Del periodismo me satisface ese contacto con la gente que no conozco”.

Señor en su tinta

La veta de escritor es una de las más productivas de don Alberto. Ha publicado 21 obras de teatro, entre ellas unas muy aplaudidas como Uvieta, La segua, Una bruja en el río y Tarantela y todavía tiene unas tres inéditas.

Su cosecha literaria también ha sido abundante y destacan en su producción los libros Los molinos de Dios, La soda y el F.C (Biografía de una Partida Específica), Feliz Año Chaves, Chaves y La exterminación de los pobres.

Don Alberto publicó sus primeras novelas a las 40 años de edad y es uno de sus oficios que más satisfacciones le trae.

“Yo me siento feliz cuando me invitan a algún colegio a hablar sobre mis obras, más de lo que me sentiría si me dieran un premio internacional que nunca he buscado”.

Todavía trabaja en el texto de sus memorias -lo comenzó a escribir hace cinco años atrás- y está también elaborando un libro de cuentos que no sabe cuando terminará.

“Hay tres de mis textos que son totalmente autobiográficos: Mi casa ya no es mi casa y dos cuentos por ahí que nadie sospecha. Uno es de una historia amorosa que me ocurrió a los 20 años y es tan inverosímil que nadie lo cree y otro es un episodio divertido del cual fui protagonista”, afirma don Beto y se niega a dar los nombres de esos cuentos a los que se refiere.

“Mis personajes son todos y son nadie. Invento todo y no invento nada”.

Don Beto Cañas continua hablando de cómo hay tanto de su vida en sus obras y de los misterios que ellas encierran.

ADN de don Beto

Nombre completo: Alberto Francisco Cañas Escalante

Fecha de nacimiento: 16 de marzo de 1920

Edad: 79 años

Esposa: Alda Collado

Hijos: Víctor, Daniel, Alberto y Alda

Nietos: 10

Profesión: Abogado, político, periodista, escritor, profesor

Vive: San Pedro de Montes de Oca

Frases sueltas:

“Yo leo un promedio de 1oo libros al año”.

“Internet es, después de 300 años, el ejemplo puro de la libertad de expresión Hay que velar porque Racsa no lo censure”.

“Estoy harto de abrir los periódicos y encontrar reproducciones de la revista Fortune”

“En la política a Costa Rica le hacen falta hombres con capacidad de decisión, no camarones que se lleve la corriente… o peor, el viento”.

“Este mundo está globalizado desde que Magallanes le dio la vuelta”.

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante

Comprar libros de Alberto Cañas Escalante