Asturias, un idealista inmortal

IPS Guatemala. Asturias, un idealista inmortalLa Nación, Viva (San José, Costa Rica), 17 de noviembre de 1999, p.3

Este año se celebra el centenario de este novelista, uno de los grandes de este siglo.

El centenario del escritor Miguel Ángel Asturias, que en 1967 ganó el Premio Nobel de Literatura, marco este año la actividad cultural en Guatemala, su país, y los homenajes aún no han terminado.

Asturias, nacido el 19 de octubre de 1899 y muerto el 9 de junio de 1974, dejó un legado de más de 40 obras que lo identifican como uno de los grandes novelistas latinoamericanos  de este siglo. También es uno de los más traducidos a lenguas extranjeras.

“Fue un idealista, preocupado por la solución de los problemas de Guatemala a través de una visión democrática pero  a la vez revolucionaria del sistema”, señaló el excomandante rebelde Rodrigo Asturias, hijo mayor del escritor.

En su homenaje

El gobierno de Álvaro Arzú, presidente de Guatemala, creó la Comisión Nacional del Centenario de Miguel Ángel Asturias, que  desde principios de este año realizó  actividades  oficiales  y populares en homenaje al autor de Mulata de Tal.

El programa comprendió también la reedición de las obras de Asturias, que también fue diplomático y abandonó Guatemala tras el derrocamiento en 1954 del presidente constitucional Jacobo Arbenz, forzado por Estado Unidos.

El Ministerio de Cultura de Guatemala colocó una placa recordatoria en la fachada de la casa de Asturias y dio el nombre del novelista a una avenida de la capital.

El presidente de la Comisión del Centenario, Juan Cifuentes, indicó que se han realizado concursos de literatura y de pintura sobre la vida y “el legado ideológico-cultural” del escritor.

La Comisión gestiona ante una casa editorial la traducción a las lenguas quiché y cakchiquel de dos novelas de Asturias, que probablemente serán El Señor Presidente, de 1946, y Hombres de Maíz, de 1949 informó Cifuentes.

Sus clásicos

El Señor Presidente, una novela que recreó el opresivo clima de la larga dictadura de Manuel Estrada Cabrera (1898-1920), es un clásico latinoamericano y una de las obras que llevaron a la Academia de Suecia a premiar a Asturias con el Nobel.

Pero el escritor guatemalteco prefería Hombres de Maíz, por tratarse de “una denuncia” y “una protesta social” en defensa “de la tierra y de los valores culturales de la población indígena”, dijo  Rodrigo Asturias,  que en la guerrilla era conocido como el comandante Gaspar Ilom.

El compromiso político de Asturias se expresó especialmente en la llamada trilogía bananera, conformada por Viento Fuerte, (1950), El Papa Verde, (1954) y Los Ojos de Enterrados (1960), destacó el ex guerrillero.

Esas obras describen la explotación  de los obreros de las plantaciones y la influencia de las compañías  bananeras estadounidenses en Guatemala hasta la segunda mitad de este siglo. United Fruit, promovió la intervención de Estados Unidos para derrocar a Arbenz.

Entre sus creaciones también se destacan Leyendas de Guatemala, de 1930, Weekend en Guatemala, de 1957, y El Alhajadito, de 1961.

Asturias se matriculó en la Facultad de Medicina en la estatal Universidad de San Carlos, pero abandonó esos estudios por el derecho, y en 1923 obtuvo el título de abogado con una tesis sobre El problema social del indio.

Viajó luego a Londres, para seguir cursos de economía política, y también y realizó estudios sobre las culturas americanas precolombinas en Francia.

Se desempeño como diplomático a partir de 1946 y luego de la caída de Arbenz vivió en Argentina, Italia y Francia. Murió en Madrid, aunque fue sepultado en París, según lo había pedido.

Comprar “El Señor Presidente”

Anuncios

Miguel Ángel Asturias

Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes. Miguel Ángel Asturias.  Papel Impreso. Nº9 , página 3,  1974

El domingo 9 de junio del presente año (1974), murió en Madrid a la edad de 75 años, el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias, primer novelista de habla hispana galardonado con el Premio Nobel de la Literatura. Sangre Maya de su tierra corría por sus venas y la pena del indio y la riqueza de sus tradiciones, fueron la suprema inspiración de su obra literaria, casi toda ella de un acentuado carácter político-social. Alumno brillante de la Universidad de San Carlos, en su tierra natal y de la Soborna de París posteriormente, inició su vasta producción literaria con sus conocidas “Leyendas de Guatemala”. Publicadas en 1932. Siguieron luego creaciones como “El Señor Presidente”, publicada en 1946 después de la caída del tirano Jorge Ubico, de nefasta trascendencia histórica política de Guatemala, “Hombres de Maíz”, obra inspirada en la maravillosa contemplación del maravilloso pasado del hombre quiché y la penetración en las suprarrealidades interiores del indígena y del campesino contemporáneo. Siguieron a continuación “Viento fuerte”, “Sien de Alondra”, “El Papaverde”, “Los Ojos de los Enterrados”, “Mulata de Tal”, “Week end en Guatemala” y “El Ahijadito” entre muchas otras obras. Premio Nobel de Literatura y Premio Lenin de la Paz, he aquí credenciales de quien fue un gran hombre y un gran escritor en toda la extensión de la palabra.

Comprar El Señor Presidente

Prohíben en Nicaragua libro de M. Asturias

“Prohíben en Nicaragua libro de M. Asturias”. La República (San José, Costa Rica), 18 de mayo de 1976,  p. 17

Aunque parece inverosímil, el libro más afamado del Premio Nobel de Literatura, Miguel Ángel Asturias, titulado “El señor Presidente”, ha sido totalmente prohibido en Nicaragua por la dictadura de Somoza.

La noticia nos llega por intermedio del director de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA), doctor Sergio Ramírez, quien le ha escrito al director de aduanas de Nicaragua reclamando la extraña posición.

Cien ejemplares de “El señor Presidente” fueron decomisados por la aduana de Nicaragua, con la siguiente nota: “se requisa por no estar permitida la entrada de ese libro al país”.

El libro de Asturias, que de cierto modo se puede considerar como el que le mereció un Preimo Nobel en 1971, trata sobre la historia de un dictador que siempre se identificó con el militar Cabrera Infante, que gobernó Guatemala en el primer cuarto de este siglo. El libro retrata la miseria del pueblo y los manejos engañosos y sucios del dictador para oprimir al pueblo y mantenerse en el poder.

Fue llevado al teatro hace un año, por un grupo guatemalteco de la Universidad Popular, que utilizó una versión del autor francés. La puesta en escena fue vista en Costa Rica durante tres días que estuvo en el Conservatorio Castella.

El doctor Sergio Ramírez ha enviado copia de la carta a intelectuales y organismos internacionales y en uno de sus párrafos indica:

“A menos que se trate de un error la inclusión de “El Señor Presidente” en las listas de libros prohibidos del gobierno de Nicaragua, no necesitaría recordarle que Miguel Ángel Asturias es Premio Nobel de Literatura, hecho que es seguramente de su conocimiento por ser Ud. miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua, correspondiente a la Real Española; y que “El Señor Presidente” es texto oficial de lectura para los estudiantes de la lengua castellana y en las universidades, en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Honduras, para no citarle más que algunos países de Latinoamérica y el mundo cuyas autoridades de educación han decidido incluirlo entre los textos formativos de la juventud”.

Comprar "El señor Presidente"

Comprar “El señor Presidente”

Miguel Ángel Asturias (1899-1974)

“Miguel Ángel Asturias (1899-1974)”. La Nación (San José, Costa Rica), 15 de julio de 1987, p. 2C

Conocer la vida y la obra de Miguel Ángel Asturias es identificarse con la realidad de los pueblos lationamericanos y extender un amplio ámbito, sin importar la distinción de nacionalidad o de raza, su temática va dirigida a los que cuestionan la libertad y la justicia. Su obra expresa la sensibilidad de un escritor, que refleja el drama de la condición humana señalada por el dolor, por la opresión y la falta de humanidad.

Su novela cumpre “El señor Presidente”, escrita en 1946, presenta recuerdos dolorosos vividos en Guatemala, cuando era apenas un niño, junto con situaciones políticas. Describe la existencia servilista de un país hispanoamericano, gobernado por una dictadura.

En efecto, la persecución política en el año 1900, lleva a los padres de Asturias (abogado y maestra) a suspender sus actividades y correr a refugiarse en el campo, donde tienen que llevar una vida llena de dificultades.

Es allí donde el futuro escritor tiene contacto con la miseria del país, y al mismo tiempo descubre en la gente pobre una gran riqueza espiritual, que lo alienta a tener fe en el futuro, estas inquietudes le despiertan su gran sensibilidad, que manifiesta en su proceso creativo.

Entre 1921-1923 ante el violento clima político del país, los padres de Asturias decidieron enviarlo a Europa para que estudiara Economía Política.

La meta era Londres, pero Asturias se trasladó a París.

En este país fue donde inicia su actividad como escritor, se inscribió en un curso sobre “Mitos y Religiones de Centroamérica”, dirigido por un gran maestro George Raymoud, en la Universidad de Sorbona. Se interesó tanto por ese curso, que su inquietud lo llevó con urgencia a investigar los remotos orígenes de la cultura maya. Se dedicó a la traducción del “Popol Vuh y de los Anales de los Xahil”. (libros sagrados de la civilización precolombina).

Asturias, entusiasmado, dedicó gran parte de su tiempo a la creación original y emprendió la redacción de “Leyendas de Guatemala” que lo reveló como un gran escritor, y los críticos más calificados de la época lo aprueban.

En “Leyendas” se funde la magia y la realidad, revestida de una atmósfera poética. En uno de sus viajes a España publica éstas leyendas (1930), al año siguiente fueron traducidas al francés.

En “hombres de maíz”, (1949) Asturias explotó artísticamente los mitos de la tradición guatemalteca. Él decía que el maíz no está en la tierra para ser vendido como cualquier otro producto agrícola, de él se hizo la carne de indio y solo debe usarse como sagrado alimento.

Aunque se ha distinguido como novelista, también publicó su propia Antología Poética, denominada “Sien de Alondra” (1949) en la que incluyó poesías de campo, de emoción viajera, poesías populares, etcétera. Le siguieron otros poemarios en forma de soneto, sobre temas de Horacio (1951) y también tiene obra de teatro: “Soluma” (1957).

Las obras “Viento Fuerte” (1950) “El Papa verde” (1954) “Los Ojos de los enterrados” (1960) “Mulata de Tal” (1963) son otras novelas con las que contribuyó valiosamente, dando su aporte realista a las letras hispanoamericanas.

Por tal motivo los críticos han definido a Asturias como el máximo escritor hispanoamericano del novecientos, y uno de los maestros de la novela moderna.

Su incansable actividad artística le valió la máxima distinción que un escritor puede recibir: “El Premio Nobel de Literatura” en 1967.

Comprar “El señor Presidente”, de Asturias

El Señor Presidente

El Señor Presidente

El Señor Presidente

Miguel Angel Asturias (1899-1974), es uno de los padres fundadores de la literatura centroamericana y su figura de mayor renombre mundial. En 1967 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura y desde entonces, sus obras han sido traducidas a casi todos los idiomas. Al cumplirse el centenario de su nacimiento se efectuaron homenajes en las principales ciudades de América Latina y Europa. La UNESCO realizó una exposición en su sede, publicó un libro conmemorativo y anunció el auspicio a la publicación de sus obras. Cultivó la novela, el cuento, el teatro, la poesía, y el periodismo. Su extensa obra narrativa —campo que cubre la mayor parte de su producción— quedó plasmada en Leyendas de Guatemala (1930), El señor Presidente (1946), Hombres de maíz (1949), Viento fuerte (1950), El papá verde (1954), Los ojos de los enterrados (1960), Week end en Guatemala (1956), El alhajadito (1961), Mulata de tal (1963), El espejo de Lida Sal (1963) y Viernes de dolores (1972).

Poseedor de refinada sensibilidad poética y magistral dominio de las técnicas literarias, elevó sus escritos a la categoría de obras de arte. Su prosa —pionera del realismo mágico— renovó la literatura en lengua española al incorporar mitos, creencias, alegorías y símbolos enraizados en la cultura mesoamericana. La universalidad de su legado se basa en que supo penetrar en los problemas económicos, sociales y políticos de su Guatemala natal, vale decir, de América Latina entera. El señor Presidente —su obra más difundida— muestra los extremos de opresión que puede sufrir un pueblo por la acción perversa de un gobernante, al tiempo que exhibe los sinietros mecanismo de la dominación dictatorial. Es una novela para todos los tiempos y para todas las latitudes.

Comprar “El Señor Presidente”