Carin Heurlin-Spinelli

Carin Heurlin – Spinelli escritora sueca, ha dejado en los muchos países donde ha vivido su imborrable marca de defensora del medio ambiente. Esta escritora sueca dibuja animales silvestres en junglas asediadas, pinta lo que ve y, con sus relatos, educa a los niños para que aprendan a cuidar la madre naturaleza que a todos nos cobija. Ya en 1994 había publicado en los mares de Oceanía (Nueva Caledonia) su primer cuento para niños: Tori, una defensa de los pájaros y su trascendente papel en los ecosistemas del bosque. Luego recorrió medio mundo, y siempre defensora del hábitat, vivió en Suecia, Francia, Argentina, Colombia, Surinam, Singapur, Sarawak y Vanuatu, hasta enamorarse de la Cordillera Central costarricense y sentar sus jaulas en una finca del bosque tropical, donde protege aves, selvas, dibuja y escribe libros sobre esa preocupación existencial y solidaria que la anima. Apoya a su marido Christian en la siembra de retoños para un bosque nuevo y cuida los grandes troncos de una selva primaria en las cumbres del volcán Barva, Costa Rica. En este mismo sello editorial publicó La Jaula (2002), Cambio de Planeta (2004) y La muñeca de Emilia (2006), tres obras para niños que ahora enriquece y complementa con El Bosque que desapareció.

la-muneca-de-emilia-78-273x312

La muneca de Emilia

El bosque que desapareció

El bosque que desapareció

El bosque que desapareció

Se trata de una didáctica historia en la que Diego, el niño protagonista, se deslumbra primero con las maravillas de la naturaleza y luego se conmueve al contemplar los perjuicios que el hombre es capaz de producir.

El niño ve como una montaña, a causa de la deforestación, es arrasada por los deslaves y, el propio hombre, culpable del daño, sufre las consecuencias. Una lección de dolorosa actualidad, expresada con lenguaje conciso al alcance de los niños, bellamente ilustrada por los hermosos dibujos que la propia autora confecciona con mucha fuerza, gracia y colorido. Nacida en Suecia, ha convivido en cinco continentes y su amor por el planeta que habitamos lo ha cultivado tanto en Francia como Colombia, Argentina, Singapur, Sarawak, Vanuatu o Nueva Caledonia, donde alguna vez fijo su residencia, previo a enamorarse del bosque tropical húmedo del volcán Barva, en Costa Rica. Aquí, junto a su esposo Christian Spinelli, han creado una extensa finca destinada a restituir el bosque originario y a la construcción de corredores forestales donde las especies primigenias puedan habitar sin los riesgos de la llamada civilización. Con anterioridad publicó el libro para niños Tori (Editorial Demain, Nueva Caledonia, 1994) y un cuento bellamente defensor de la libertad de los pájaros frente al encarcelamiento irracional a que los someten los humanos (La Jaula, Editorial Legado, Costa Rica, 2002).

Comprar "El bosque que desapareció"

Comprar “El bosque que desapareció”