La violenta masculinidad de los poetas del mal

Sánchez, Hugo. La violenta masculinidad de los poetas del mal. En: http://www.contracultura.com.sv/la-violenta-masculinidad-de-los-poetas-del-mal

 

SAN SALVADOR – Manlio Argueta tiene el rostro ovalado, los cabellos blancos y la sonrisa de mazorca. Es un hombre de figura robusta y estatura mediana. Nacido en el San Miguel de 1935, y de orígenes humildes. Pero sobre todo es escritor. Un escritor que con una voz narrativa de mujer ha retratado la intimidad humilde de las mismas, en un país misógino por antonomasia. Voz que en sus dos últimas novelas muta.

(05:30 a.m.- No hay día de dios que no esté de pie a las cinco de la mañana. Cuando el gallo ha cantado un montón de veces y ya voy para arriba, cuando el cielo esta todavía oscuro y solo es cruzado por el silbido de un pájaro volando, me levanto-)

Así como Gregorio Samsa, Manlio, un día tuvo una metamorfosis, y es que según Beatriz Cortez, maestra en el Programa de Estudios Centroamericanos en la Universidad Estatal de California en Northridge, las novelas “Siglo de o(g)ro” y “Los Poetas del Mal” cargan con esa “nueva voz y esa nueva experimentación”.

“Me parecen las obras más importantes de Manlio después del periodo de la guerra, cuando Manlio escribía sus novelas testimoniales. Son dos novelas que exploran un espacio más personal que rompen con una de las características más importantes, que es la exploración de esa voz femenina, que él ha podido capturar tan bien”, dice Cortez.

“Siglo de o(g)ro” fue publicada en el año 2000 y “Los Poetas del Mal” fue presentada al publico el pasado 20 de julio. La primera es una novela escrita en clave autobiográfica que contiene las evocaciones de un niño con una memoria privilegiada, que vive en un entorno de pobreza, rodeado de mujeres y leyendas rurales.

“En ‘Siglo de o(g)ro’ ya comenzaba a explorar con la construcción de una masculinidad en ciernes, en ese mundo pequeño, domestico y poblado de mujeres ese niño va construyendo su propia identidad como hombre y lo construye rodeado por todas esas mujeres”, expone la doctora en Literatura Latinoamericana.

(05:45 a.m.- Un día le iba a tirar una piedra a un sapo. Entonces conocí la voz de la conciencia (…) acababa de cumplir los doce años. Lo recuerdo porque en esa época me hice mujer, me llegó el cambio.)

Por su parte “Los Poetas del Mal” es la historia de tres poetas que deambulan entre la realidad y el ensueño en un mundo propio: la Ciudad de los Poetas Muertos.

“En ‘Los Poetas del Mal’ esta exploración adquiere un carácter fundamental. Es una novela en donde la masculinidad se construye de la mano con la identidad del poeta”, explica.

Cortez señala que la construcción de esta masculinidad y de la identidad de poeta es doblemente complicado por la clase de sociedad en la que se desenvuelven los personajes en “Los Poetas del Mal” que al final es también en parte la sociedad salvadoreña.

“Este es un país donde ser poeta puede poner en tela de juicio no solo el reconocimiento sino también la masculinidad misma. No es un símbolo de masculinidad en una sociedad llena de prejuicios como la nuestra decir ‘soy poeta. Ser poeta, y lo vemos en el texto, es también quedarse fuera del juego voraz del capitalismo, es ser vago, una excusa más para decir desempleado”, declara.

Agrega la construcción de la masculinidad de los tres poetas y de la misma voz narrativa se de en un espacio violento y que exploran varios de los autores en la posguerra de El Salvador, entre ellos Salvador Canjura, Horacio Castellanos Moya y Rafael Menjívar Ochoa.

Lo que significa es que esta obra de Manlio de alguna forma le hace “guiños” a la “Generación del Cinismo”.

(11:30 a.m.-Pues mire que todas las mujeres son unas putas. Ser mujer es haber nacido puta, mientras que los hombres se dividen en dos clases: los maricones y nosotros los machos, los que vestimos este uniforme (…) los que comemos puré de papas para ser fuertes).

“Entonces la masculinidad se construye en un espacio donde un joven va creciendo, pero va creciendo viendo y experimentando muchas cosas que incluyen abusos, violencia, la violación de un niño, el descubrimiento de la sexualidad entre jóvenes, las confusiones que surgen, un mundo con doble moral. Un mundo donde la masculinidad se mide por la virilidad, por las potencias sexuales y no por el alma, no por la mente”, reflexiona.

Cortez dice también que “Los Poetas del Mal” se vuelve “la novela de la diáspora, la novela donde los poetas se dispersan por el mundo”.

Los comprometidos-realviceralistas

Hay quienes dicen que todas las historias ya han sido contadas y que cambian de solo de matiz, quizá ese es el caso del más reciente libro de Manlio que guarda ciertas similitudes con “Los Detectives Salvajes” de Roberto Bolaño. Ya que los tres “Poetas Malditos” de Manlio, tienen un ligero olor a los tres Detectives Salvajes” de Bolaño o Los “Detectives” de Bolaño huelen a los “Poetas Malditos” de Manlio.

Ante esto Cortez señala que “hay tantas historias de a tres”. Pero ambos libros comparten más que las aventuras y desventuras de tres poetas que salen de su país.

(11:45 a.m.- No sé por qué me estoy acordando de voz. A lo mejor me estas acompañando como me habías prometido cuando estabas chiquito. Mejor que no vinieras pues podrías morir dos veces. Aunque no hayas muerto ni una vez. Mejor. Pero si querés venir vení. Porque desde hace mucho tiempo vos sos mi san Antonio, mi magnifica, mi piedra de rayo, todas las cosas en las que uno creyó en la vida-).

En primer lugar la novela de Bolaño esta estructura de manera coral, es decir diversas voces contando la historia, cosa que es similar con “Los Poetas del Mal”, y otras obras de Manlio como en “Un Día en la Vida”. Pero la obra de Manlio ofrece ciertos cambios de perspectiva que no tiene Bolaño en “Los Detectives Salvajes”.

“(‘Los Poetas del Mal’) es una narración que juega con muchísimos cambios. Por un momento uno es uno de los personajes y por otro solo está observando desde fuera y por un momento también nos habla a nosotros”, reflexiona Cortez.

Por otra parte Manlio al igual que Bolaño hablan del exilio, pero son exilios diferentes, por una parte los “Poetas” son exiliados a la viaja usanza del conflicto armado y de la diáspora salvadoreña, mientras los “Detectives” son “parias” exiliados de la humanidad.

Pero sin duda otro gran tema que ambas obras abordan es la literatura, Bolaño habla acerca de la literatura de Hispanoamérica, sus escritores de antes y los actuales, sus lectores y sus críticos, aunque con mucho énfasis en los escritores mexicanos.

Manlio Argueta, según Cortez, nos cuenta a pinceladas pasajes vividos por los miembros de la “Generación Comprometida”.

“Creo que son tres poetas simbólicos, hay pedacitos de la historia donde uno dice: esto le paso a Roque (Dalton), esto le paso a Álvaro (Menéndez Leal), esto a (José Roberto) Cea”, explica.

(12:00 m.-Cuu-cuu, suena la tortolita en el pali de la maculis. La tortolita color canela y su ribete blanco en las alas. Cuuu-cuuu, alargando cada vez más las úes, como un llanto de niño. La tortolita es la paloma triste y mansa. Canta para decir que ya son las doce y la gallina no se cose-).

Manlio Argueta formó parte de las filas de la “Generación Comprometida” junto a Italo López Vallecillos (1932-1986), Roque Dalton (1935-1975), Álvaro Menen Desleal (1931-2000), Waldo Chávez Velasco (1932) y otros.

Otra gran diferencia que encuentra Cortez es la desesperanza con la que Bolaño presenta las cosas.

“Yo no creo que Bolaño hable así, de una manera llena de esperanza, sino que Roberto Bolaño tiene textos mucho más desencantados, mucho más cínicos y no creo que se parezcan, aunque tenga tres poetas”, dice.

Pero Manlio da la clave para entender este fenómeno y habla de temas universales acompañados de técnicas similares.

“Ahí esta la clave de facturar una obra, el tema es nacional pero empapado de universalidad, temática, técnica. El modo de narrar, de expresar un tipo de narración que puede ser igual en Inglaterra como en El Salvador; que allá puede ser un burgués aristocrático es que esta hablando y acá puede ser un campesino”, dice Argueta.

Entre las principales influencias para escribir “Los Poetas del Mal” se encuentran Charles Baudelaire, ya que retoma el nombre del libro “Las Flores del Mal”; también confiesa Manlio que lo influencio la serie televisiva Seinfeld, que fue una comedia emitida entre 1989 y 1998 y considerada entre las más populares e influyentes de los años noventa en los Estados Unidos.

Las mujeres de Manlio Argueta

“Podemos recordar la voz de Guadalupe como una voz muy real en ‘Un Día en la Vida’, o la voz de Beatriz y darnos cuenta que Manlio ha logrado capturar la voz de una mujer porque ha observado con mucho cuidado por toda su vida, muchos detalles de las mujeres reconstruidos en su vida cotidiana”, reflexiona Beatriz Cortez.

(01:00 p.m.- Nacimos pobres y quisieran que siguiéramos pobres o quisieran terminar con nosotros. Eso vemos por la manera cómo nos tratan, por la manera cómo se deshacen tan fácilmente de las personas. Vivimos en la pobreza. Vivimos en el hambre y aún así quisieran exterminarnos (…) ¿Quién les va a cortar entonces el algodón, quién entonces les va a cortar el café, quien les va a chapodar los terrenos para que puedan sembrar esos grandes hacendones que tienen? ¿Acaso lo van hacer ellos?-)

Argueta dice que “Siglo de o(gro)” es su “novela de niño” y de las mujeres que le han acompañado “en un lugar muy humilde, muy limitado, sin libros”.

El escritor nacido en San Miguel dice que se decía que provenía de “ahí en de Lempa”, por la frontera que el río Lema significaba entre ese departamento y la “metrópoli”.

Argueta creció rodeado de su madre, abuela y hermana. Otra mujer que significo mucho en su niñez fue “Chela” (Graciela) que le contaba las historias de las “Mil y una noches” y las “Novelas Ejemplares” de Miguel de Cervantes, también les cantaba tangos a él y su hermana.

“Mi hermana llora cuando se acuerda”, cuenta Argueta.

Otra mujer que recuerda es a Herminia quien cocinaba los tacuacines que la madre no quería ni ver en la casa.

“Yo casaba tacuacines, pero mi madre decía: aquí nadie va a comer ese animal sucio, esa rata sucia. Herminia me decía: no te preocupes yo te voy hacer el tacuacín. Y solo yo y sus hijos comíamos tacuacín”, relata.

(02:00 p.m.- Fue hasta que estuvo cerca que me dí cuenta que eras vos, que tenias la cara cubierta de sangre que se asomaba un guiñapo de uno de los ojos, un guiñapo que alguna vez había visto estas cosas que le estaban rodeando; porque era un ojo de fuera, era un ojo de fuer el que traía (…) y ahí se me viene a la mente que a lo mejor yo te conozco, pero estoy con la duda. Yo no te conozco ni quiero conocerte. Cuando te veo el pantalón se me llena la cabeza de pesadillas, no te conozco, no te conozco-).

La madre de Manlio, Adelina Argueta, le compraba periódicos viejos para que pudiera leer.

“No encontrábamos libros, pero de pronto comenzaron a llegar ferias de libros, libros baratos a la alcaldía, allí descubría todos los libros de los que me hablaba esta “Chela”, y de los que me hablaba mi madre también”, relata.

Manlio es reconocido como narrador pero en sus inicios la poesía lo movía.

“Yo aprendí poesía, adquirí el chip de la poesía a través de los poemas que me decía mi madre de memoria, en mi casa no había libros; pero mi madre tenía un cerebro privilegiado, había tenido una juventud bastante educada, sabia francés e ingles y nos reíamos cuando nos hablaba. Era inaudito estar oyendo francés e ingles en una casa tan humilde donde ni siquiera había libros”, reflexiona.

*En cursiva fragmentos de “Un Día en la Vida”.

Comprar obras de Manlio Argueta

Comprar obras de Manlio Argueta

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: