Prólogo

Morales, Carlos. “Prólogo”. En: Gutiérrez, Joaquín. Vietnam crónicas de guerra. San José, Costa Rica. Editorial Legado, 2002. P. 9-11

Para estas cosas de la historia, veinte años son un buen término. Es un período adecuado a la comprensión en escorzo de los fenómenos político sociales, con la ventaja de que, al cabo de dos décadas, la legislación de los Estados Unidos permite ventilar ciertos documentos del Pentágono y de sus organismos de defensa, que durante el correr de los hechos permanecían en secreto.

Por eso no es de extrañar que Vietnam se haya puesto de moda en los ochenta. La prensa, los investigadores, todos los medios de comunicación y el cine en particular, han tenido mejor acceso y documentación más segura sobre lo que fue aquella guerra. La cadena de películas sobre la gesta de Indochina es buena prueba de que esa guerra de los 60 alcanza hoy nueva repercusión. “Regreso sin gloria”, “El cazador”, “Apocalipsis now”, “Platoon”, “Full metal jackett”, “Hamburger Hill”, etc., son una muestra de ese gran interés.

Pero además la guerra de Vietnam se dio en un contexto muy particular en las relaciones del mundo. Los años sesenta son la época de los Beatles, de las revueltas de mayo en París, de la matanza en Tlaltelolco, de la Revolución Cultural en China, de las manifestaciones en Berkeley, de la aparición de los hippies, del Che. En fin, toda una época para, inspirar nostalgia y señalizar rumbos.

Es natural entonces que ese despertar de los sesenta, ese resurgimiento de las atrocidades de Vietnam sea también interpretado y visualizado desde nuestro prisma occidental. Recuperamos sus imágenes y su historia, desde un enfoque doliente, nostálgico y distorsionado por la diversidad de valores que nos separan del heroico pueblo peninsular.

Joaquín Gutiérrez, el más certero novelista de Costa Rica y uno de sus periodistas andariegos más experimentados y en mejor posesión del lenguaje noticioso-literario, nos trae ahora —con estas “Crónicas de guerra”— un Vietnam distinto. Un Vietnam mucho más real y verídico, en el que no figuran aquellas páginas engañosas de la prensa ni los corresponsales maniatados por su agencia.

El suyo es un Vietnam desde adentro, contemplado desde las llamas de esa ametralladora que en un abril como este derribó —hace veinte años— el avión número 1.000 de las fuerzas invasoras. Es el Vietnam bizarro de los campesinos espectrales que combaten como hormigas heroicas para salvar la soberanía y la dignidad de la tierra que los alumbró. Es la Indochina secular y maravillosa de ese bardo llamado Ho Chi Minh, a quien el propio cronista tuvo ocasión de entrevistar.

El libro de Joaquín Gutiérrez, reportero, convoca muchas satisfacciones en el rescate vívido para la memoria colectiva de todos nuestros pueblos, con un estilo vibrante, preciso, fresco, de admiración, de ternura y con limpio sentido del humor. Y contempla también dos enseñanzas que quisiera resaltar: una la juventud indoblegable de un escritor revolucionario que, en la cumbre de sus 70, sigue tan firme, joven y leal a sus principios de una vida, como si acabara de velar las armas en el templo de Minerva. Y la otra, la fuerza crepuscular de ese pueblo indómito que en medio de las penurias más asombrosas y los sacrificios más increíbles, hizo valer su garra y alteza hasta derrotar y poner en fuga al último de los intrusos.

Es este un libro hermoso, rico de contenidos, nostálgico, aleccionador y pleno de enseñanzas para nuestro futuro. Se juntan en él ambas fuerzas: la del escritor comprometido que arriesgó su vida y afiló su pluma por una causa que le apasionaba; la de un pueblo admirable que le ha enseñado al mundo que cuando se tiene decoro, no hay expoliador posible —por grande y amenazante que sea— capaz de imponer su jáquima a una población erguida.

Apenas para Centroamérica. Apenas para nuestro tiempo  y nuestros rostros mestizos y hambreados. Y todo en un hermosísimo estilo que rompe las barreras entre periodismo y literatura, y entre los dos discursos, la trágica realidad y el artístico relato.

Una visión inusual y oportuna de ese Vietnam que nos marcó a todos, que marcó al mundo, y se volvió inolvidable.

Carlos Morales

Abril 1988 – octubre 1999

Comprar "Vietnam: Cronicas de guerra" en Kindle

“Vietnam: Cronicas de guerra” para Kindle

Comprar "Vietnam: crónicas de guerra"

Comprar “Vietnam: crónicas de guerra”

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: