Joaquín Gutiérrez vive en francés

Doriam Díaz. “Joaquín Gutiérrez vive en francés”. La Nación. Suplemento Viva (San José, Costa Rica), 6 de junio de 2003, p. 9

La espera de más de una década se transformó en un logro para la literatura costarricense. La editorial Actes Sud, una de las más prestigiosas de Francia y Bélgica, acaba de publicar en francés la novela Murámonos Federico (1973), del escritor costarricense Joaquín Gutiérrez  (1918-2000).

Dicha edición se titulada Mourons (ensemble), Federico (Murámonos (juntos), Federico) y es una traducción del español realizada por Roland Faye, quién también pasó al francés la novela Ceremonia de casta, de Samuel Rovinski.

Faye tradujo la novela de Gutiérrez a principios de los años 90; no obstante, el trabajo tuvo un azaroso destino que culminó en mayo pasado con la publicación del libro en Actes Sud.

Y la espera valió la pena pues Actes Sud, fundada en 1978, tiene un catálogo con 1.800 títulos, publica 140 títulos nuevos por año y ha dado a conocer en lengua francesa a unos 2.200 autores.

Es más, ese sello le ha descubierto a los francófonos a autores como el húngaro y Premio Nóbel de Literatura Imre Kertész, la cubana Zoé Valdés y el norteamericano Paul Auster.

Cuidadoso trabajo

Mientras en Costa Rica se ha  privilegiado la lucha de Federico contra la compañía bananera, la edición en francés acentúa desde la portada hasta la contratapa los elementos más universales de la novela.

“Son justamente los elementos menos realistas del texto: la historia casi mágica de Estebanita, el humor, la ironía, la pugna entre dos mundos sometidos ambos –el personal –subjetivo y el social-objetivo- a la presión de la modernidad y de la tradición …”, explicó el escritor Carlos Cortés, quien revisó en detalle la obra en francés.

Es más, la contratapa del libro llamada El punto de vista de los editores expresa: “…el autor diseña una pintura de la alienación de los pueblos centroamericanos. Él entrega a sus personajes, todos admirablemente cincelados y coloreados, a las fronteras estrechas y reductoras de un mundo que vacila entre la tradición y la modernidad, seducción del sur y presión de norte”.

Según afirmó Cortés, la traducción es muy cuidadosa. Por ejemplo, las expresiones y nombres de los personajes se mantienen en el texto y se explican brevemente en notas al pie. Además, “…la versión reproduce el lirismo ingenuo del niño frente al relato narrativo de acción”, agregó.

La traducción de Murámonos Federico tiene 256 páginas y se encuentra en el catálogo de Actes Sud (www.actes-sud.fr).

Un detalle curioso: la novela estuvo dentro de las novedades de mayo del sello, junto a un libro del Nóbel Kertész.

Esta es la segunda novela costarricense que publica Actes Sud, la primera fue María, la noche (Maria, la nuit), de Anacristina Rossi.

El camino de Murámonos Federico en francés apenas comienza. La novela le sigue los pasos a Cocorí, que ha sido traducido a 10 idiomas, y mantienen vivo en el ambiente literario a Joaquín Gutiérrez.

Comprar "Murámonos Federico"

Comprar “Murámonos Federico”

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: