La gran huelga de 1934. “ Calufa” en los bananales

Naranjo Chacón, Gustavo A. “La gran huelga de 1934. “ Calufa” en los bananales”. La Prensa Libre. (San José,C.R.), 4 de agosto del 2001. p.3.

Hace 67 años Jaime Cerdas Mora y Carlos Luis Fallas lideraron la huelga contra la United Fruit Co.

La gran huelga bananera de 1934 fue el epítome de las diversas huelgas y protestas iniciadas en 1888 por diferentes grupos de trabajadores que solicitaban en su mayoría las mismas cosas: mejora en las condiciones y los salarios, seguridad laboral…

Fueran los italianos, los trabajadores bananeros o los “tutiles”, esta cadena de rebeldía no podía pasar desapercibida por el incipiente Partido Comunista, el cual había visto validar su posición tras la crisis de 1929.

En 1934 Manuel Mora es elegido diputado al Congreso. Ese mismo año se da la gran huelga bananera, en la que participan cerca de 10 mil trabajadores, jefeados por Carlos Luis Fallas y Jaime Cerdas. Al año siguiente, aparecen dos de las obras más polémicas que haya visto el país: “ Costa Rica, Suiza Centroamericana” de Mario Sancho y “El Infierno Verde” de José Marín Cañas y hay una gran polémica por la medalla de oro que recibe Francisco Zúñiga por su Monumento a la Madre. Poco a poco, los alegres años veinte iban quedando más y más atrás en el tiempo.

La grande

Ya desde entonces -¿Quién dice que ahora es diferente? –el precio del banano dependía de la demanda de los mercados estadounidenses, mucho más temperamentales que los europeos y únicos accesibles desde la primera Guerra Mundial. Muchas fueron las ocasiones en que la United destruía las recimas de banano para mantener sus precios altos en el país del norte, haciendo a os finqueros nacionales asumir las pérdidas. Estos a su vez, preocupados por quedar con algo de ganancia, pagaban a sus trabajadores por las racimas recibidas en lugar de las cosechadas… cuando no remuneraban con boletas. Esta práctica fue denunciada por el escritor izquierdista de pensamiento y socialista de corazón Carlos Luis Fallas:

“Así llenan sus áreas de los ogros que viven en Wall Street, con el oro amasado con lágrimas, sudor, esputos de sangre y gritos de angustia y que hiede a pus, a pierna podrida y a ron”.

Magnificado en ocasiones, deplorables eran las condiciones y nulas las garantías que tenían los trabajadores de la tierra de Mr. Chittenden –gerente de la bananera- negándose a entrar las leyes nacionales dentro de aquellos parajes.

Bajo estas condiciones no fue difícil hacerles entender la necesidad de organización.

Aquí hace su entrada Carlos Luis Fallas quien habiendo sido trabajador bananero y encontrándose exiliado en Limón por increpar al Gobernador de Alajuela, comenzó la monumental tarea de crear comités dentro de la inmensidad de las fincas que se extendían desde el Valle de la Estrella hasta Guápiles.

Fallas se convirtió así en el eslabón que unió al Partido Comunista con la masa de trabajadores, y gracias a su labor de hormiga, pudo junto a Jaime Cerdas levantar en huelga a 10.000 trabajadores para el 9 de agosto.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: