La loca de Gandoca

Tovar, Enrique. “La loca de Gandoca”. La República, 20 de mayo de 1992

 

Basta una sola palabra para calificar esta obra de Anacristina Rossi: ¡Excelente! No obstante, hay que dar las razones para justificar esta apreciación sobre la mejor novela de los últimos años de Costa Rica.

Primero, está bien escrita, en lenguaje ameno y claro y despierta constantemente el interés del lector.

Segundo, se trata de la primera novela de denuncia ecológica de nuestro país. Expone un problema permanente que ha convertido a Costa Rica en la nación de mayor deforestación y destrozos de los recursos naturales del continente y quizás del mundo. Por lo menos esto le ha valido ganarse el premio del “Diablo ecológico”.

Tercero, no obstante narrar con pasión los acontecimientos, la autora no cae en el panfleto literario. Más bien engarza el problema ecológico a una vivencia amorosa estableciendo una simultaneidad o paralelismo de destrucción tanto en el mundo exterior como en la interioridad ser.

La Loca de Gandoca“, del sello EDUCA, y de 140 páginas, agota en pocos meses sus ediciones. Algo inusual en un medio cuyos ciudadanos han sido preparados desde el hogar hasta la universidad, pasando por la escuela y el colegio, para que no lean. Incluidos, por supuesto, los profesionales.

Quinto, la autora prácticamente no cae en lugares comunes. Por el contrario, tiene creatividad en el decir, en el llamar las cosas de manera original. De allí su gran valor como obra de arte.

Sexto, las pinceladas descriptivas del refugio de Gandoca, que van salpicando el relato, son verdaderas expresiones pictóricas, que sumergen constantemente al lector en ese paraíso de la vertiente Atlántica de Costa Rica y que, por falta de aplicación de las leyes, están destruyendo algunas empresas que solo ven el lucro inmediato.

Sétimo, es una obra didáctica y estimulante, que informa sobre las riquezas naturales al tiempo que despierta y refuerza el amor por las bellezas de nuestra tierra bendita, y que la mayoría de los costarricenses –¡ciegos o indolentes que somos!– no vemos ni sabemos apreciar.

Estas apenas son siete razones fundamentales sobre “La Loca de Gandoca”, una novela de solo dieces, escrita por una compatriota que ha expuesto abiertamente su dolor –su doble congoja, una de ellas verdadera angustia kafkiana– y que ha sacudido la apatía y la indiferencia de nuestro cotarro.

Comprar el libro “La loca de Gandoca”

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: